publicidad

Una receta para disfrutar del delicioso sabor de la cúrcuma y mejorar la digestión

Una receta para disfrutar del delicioso sabor de la cúrcuma y mejorar la digestión

Cada día es más claro que comer saludable y delicioso al mismo tiempo ¡sí se puede!

Muslos de pollo con cúrcuma Univision

De hecho, gracias a la Internet es fácil investigar (siempre en sitios web con credibilidad) acerca de los beneficios de ciertos alimentos o especies, como lo es la famosa cúrcuma o turmeric.

publicidad

Este es un condimento que se hace más y más importante en la cocina hoy día. Su color amarillo / rojizo es tan llamativo, que de solo verlo se hace agua la boca. Es, por cierto, uno de los principales ingredientes del curry.

La cúrcuma, una súper hierba

Se dice que la cúrcuma es una de esas especias que lo tiene todo: desde un sabor agradable, hasta propiedades alimenticias y medicinales.

En particular la cúrcuma (que es prima del jengibre) es una gran aliada en el proceso digestivo, pues sus encimas favorecen la producción de jugos gástricos, así que es bien recomendada para personas que padecen de digestión lenta.

Aunque se puede usar en infusiones, es más común utilizar la cúrcuma en miles de recetas de platillos salados como la delicia que traemos a continuación

Muslos de pollo picantes con cúrcuma

Receta para muslitos de pollo con cúrcuma
Receta para muslitos de pollo con cúrcuma

Ingredientes

2 cucharadas de aceite de coco

1 bandeja de muslitos de pollo

Perejil picado


Para la sazón

1/2 cucharadita de cúrcuma

1 cucharadita de cardamomo

1 cucharadita de cebolla en polvo

1 cucharadita de ajo en polvo

1/2 cucharadita de canela en polvo

1 cucharadita de jengibre en polvo

1/2 cucharadita de sal marina


Preparación

Muslitos de pollo con algo de spicy ¡a la cúrcuma!
Muslitos de pollo con algo de spicy ¡a la cúrcuma!

Mezcla todas las especies en un molcajete o mortero mediano o grande, para que no se derrame nada.

Aparte, pon los muslos de pollo en un tazón y báñalos con el aceite de oliva. Agrega la mezcla de especias y revuelve bien para que todas las piezas queden impregnadas de forma pareja. Puedes usar una cuchara de palo, una espátula o tus manos para masajear bien la carne.

Precalienta el horno a 375ºF.

En una parrilla pon todos los muslos dejando espacio entre ellos y hornea por 20 minutos. Con unas pinzas - y con cuidado de no quemarte -, voltea uno a uno los muslos y deja que se horneen por 20 minutos adicionales, o hasta que estén dorados a tu gusto.

Al servir, adorna con unas ramitas de perejil fresco picado grueso y… ¡disfruta!

Tip: Puedes dejar el pollo ya adobado en la nevera toda la noche para que se impregnen todos los sabores aún más.

publicidad


publicidad
publicidad