publicidad
Jason Van Dyke/ Laquan McDonald

Solicitan a periodista que destapó el caso Laquan McDonald que revele sus fuentes

Solicitan a periodista que destapó el caso Laquan McDonald que revele sus fuentes

Abogados del oficial de policía acusado de la muerte del adolescente de 17 años solicitaron que el reportero Jamie Kalven divulgue detalles de su investigación. El Comité de Reporteros para la Libertad de Prensa y 18 organizaciones de noticias, presentaron un escrito rechazando la medida.

Jason Van Dyke/ Laquan McDonald
Jason Van Dyke/ Laquan McDonald

CHICAGO, Illinois. Jamie Kalven, periodista de Chicago, fue el primero en cuestionar la versión policial del tiroteo en el que perdió la vida Laquan McDonald. El oficial Jason Van Dyke está siendo juzgado por asesinato en primer grado por disparar contra McDonald, un afroamericano de 17 años en 2014.

Van Dyke, de 37 años, declaró que temió por su vida cuando disparó 16 veces en menos de 15 segundos contra McDonald. Al declararse inocente de seis cargos de asesinato en un tribunal en diciembre de 2015, aseguró que el adolescente se habría acercado amenazante con un cuchillo. No obstante, en un video que se dio a conocer 13 meses después de lo ocurrido, se ve a McDonald alejarse del policía.

publicidad

El reportero publicó un artículo titulado “16 disparos” en la revista en línea Slate.com, cuatro meses después de ocurrido el tiroteo.

La defensa de Van Dyke quiere que Kalven divulgue más detalles de cómo consiguió la información con la que escribió su artículo. Kalven se presentó en corte este miércoles donde los abogados defensores del policía solicitaron que revelará detalles sobre sus fuentes.

Los abogados de Van Dyke alegan que el periodista tenía contactos dentro de la desaparecida Agencia de Revisión Independiente de la Policía (IPRA), que investiga tiroteos relacionados con oficiales, e incluso con el FBI, y que había obtenido documentos filtrados y los empleó para "dar forma" a sus entrevistas con los testigos del tiroteo.

Además, calificaron los informes de Kalven como sesgados, aludiendo que actuó como un investigador y activista, en lugar de un reportero neutral de los hechos.

Kalven, quien subió al estrado brevemente, dejó claro que ha trabajado como reportero durante toda su vida adulta y que él siempre ha sido un periodista.

Después de su breve participación en la corte, se desató un acalorado debate entre los abogados sobre si se le debería ordenar al periodista que testificara.

La defensa alegó que el reportero presuntamente recibió información filtrada que contenía declaraciones legalmente protegidas. Según Daniel Herbert, abogado del policía, Kalven de alguna manera se hizo con los registros de IPRA que el juez Vincent Gaughan dictaminó que no pueden ser utilizados como evidencia y usó esa información para entrevistar a testigos, lo que influyó en sus declaraciones posteriores a las autoridades.

Por su parte, Matthew Topic, abogado del periodista, negó que su defendido hubiera recibido esa información y mucho menos influido en los relatos de los testigos y alegó que Kalven se basó en los registros públicos.

“La idea de que la defensa del Sr. Van Dyke era una especie de misterio no se confirma”, dijo Topic al juez según el Chicago Tribune. "Su propio representante (sindical) dejó en claro que iba a argumentar que su vida estaba amenazada".

La versión inicial de la policía refería que el adolescente se había acercado a los oficiales con un cuchillo y Van Dyke le había disparado temiendo por su vida, pero en un video de lo acontecido la noche del 20 de octubre del 2014 se ve al menor alejarse del policía cuando este empieza a dispararle.

Policía de Chicago revela video de la muerte del joven Laquan McDonald Univision

La publicación del video, que fue dado a conocer un año y un mes después de los hechos y en el que se ve a Van Dyke descargar su arma 16 veces en menos de 15 segundos contra McDonald, provocó semanas de protestas, el despido del superintendente de la policía y una investigación del Departamento de Justicia sobre las prácticas de la policía de Chicago.

Este es el primer caso en 35 años en la ciudad de Chicago en que un policía en servicio es acusado de asesinato en primer grado.

El juez Vincent Gaughan dijo que retrasaría su decisión sobre si una citación que ordene que Kalven declare debe ser descartada. Si el juez no anula la citación judicial, Kalven debe testificar sustancialmente, a pesar de su estado legalmente protegido como reportero.

publicidad

Por su parte, el Comité de Reporteros para la Libertad de Prensa y 18 organizaciones de noticias, presentaron un escrito en apoyo de Kalven para anular la citación en el que dicen que "esta historia ilustra con precisión por qué son necesarias las protecciones de fuentes confidenciales. Sin ellas, es posible que el público nunca haya sabido cómo murió McDonald, privándolo de la oportunidad de responsabilizar al gobierno y las fuerzas del orden público".

"Consideramos que la relación entre el periodista y la fuente es sacrosanta", dijo Brendan Healye, representante del comité al Chicago Sun Times. "Creo que la ley hace todo lo posible para proteger eso".

No es la primera vez que Kalven, cuyo artículo ha ganado un distinguido Premio Polk, así como el reconocimiento del Chicago Headline Club, ha sido citado en corte.

Hace más de una década, abogados municipales trataron de obligarlo a entregar sus notas de una serie de historias que escribió sobre la mala conducta policial en los proyectos de viviendas de Stateway Gardens. Un juez federal dictaminó en ese momento que Kalven no tenía que revelarlas.

Corresponderá al juez si Kalven se ve obligado o no a responder preguntas en el estrado. Aunque el periodista ha manifestado que no revela a sus fuentes bajo ninguna circunstancia.

Recuento del caso Laquan McDonald, el crimen que desató la investigación sobre la policía de Chicago
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad