publicidad

Aún hay esperanza para hermanas hondureñas que están pidiendo asilo político en Illinois

Aún hay esperanza para hermanas hondureñas que están pidiendo asilo político en Illinois

Al no haber sido entrevistadas aún por representantes de la oficina de asilo del gobierno federal, un juez de inmigración les pidió a las jóvenes que regresen en seis meses para revisar el caso.

Hermanas hondureñas que presuntamente fueron abusadas en su país buscan asilo en EEUU Univision

CHICAGO, Illinois. Sigue en el limbo la situación migratoria de dos hermanas hondureñas en Illinois que huyeron de su país por el abuso al que fueron sometidas durante años, pero la batalla aún no se ha perdido.

Este jueves, Nicole y Angélica, de 17 y 21 años de edad, quienes prefirieron no mostrar sus rostros por temor a represalias, se presentaron ante un juez de inmigración en Chicago con la esperanza de que su caso fuera resuelto definitivamente. Sin embargo, aún deberán esperar varios meses más para conocer el veredicto, pues representantes de la oficina de asilo del gobierno federal aún no las ha entrevistado.

publicidad

"Cuando tenía seis años fui abusada por un tío. A los 12 por otro tío”, narra Nicole sobre la amarga experiencia que ella y su hermana vivieron en su país de origen, y que es la base para su solicitud de asilo político. "Tengo miedo de que nos digan que no, porque no quiero regresar. Me da miedo”.

Las hermanas forman parte de los más de 60 mil menores centroamericanos que cruzaron la frontera solos entre el 2013 y 2014.

"Yo tenía 17, mi hermana tenía 13 años. Fue una travesía muy difícil. Llegamos a la frontera con Texas, estuvimos en un lugar al que llaman ‘hieleras’, donde hay muchos niños también. Luego nos mandaron a una casa hogar. Ahí estuvimos por 23 días, y luego nos pudimos reunir con mi mamá", cuenta Angélica a Univision.

Aseguran que desde que se reunieron con su mamá en Waukegan, Illinois, a unas 186 millas al suroeste de Chicago han podido estudiar, aprender inglés y tratar de recuperar los nueve años que estuvieron separadas de su madre.

El abogado que representa a las jóvenes dice que los argumentos de abuso y violencia al que fueron sometidas las jóvenes están bien sustentados. Incluso ambas reciben terapia sicológica en este momento.

“La persecución no puede ser cuantificada. Es difícil demostrar que alguien ha sufrido más que otro o lo suficiente como para acceder a un asilo, pero el caso de estas chicas es particular, porque además de la violencia que se vive en las calles de Honduras, ellas sufrieron el rigor de dos tíos abusadores”, explica el abogado Christopher Helt, quien lleva el caso.

Por el momento no se sabe cuándo podrían ser entrevistadas.

"Las oficinas de asilo están muy atrasadas", dijo la activista Julie Contreras de la organización LULAC en Waukegan, quien ofrece ayuda a estas jóvenes.

No obstante, el juez que atiende su caso les ha dado la oportunidad a las hermanas de esperar en la casa de su madre en Waukegan, hasta que se resuelva el tema. De llegar a un resultado favorable, el caso migratorio quedaría descartado.

De no haber resolución por parte de la oficina de asilo, la próxima comparecencia de las jóvenes en la corte de inmigración sería el próximo 12 de enero.

"No queremos que nos manden a nuestro país, porque si nos mandan a Honduras, nos están sentenciando a la muerte prácticamente", dijo Nicole.

Con información de Viviana Ávila y Mariano Gielis

En fotos: El inmigrante hondureño atrapado en un limbo legal en Canadá
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad