Univision Chicago Investiga

Contratos de palabra al rentar lo pueden dejar en la calle y a los caseros con perdidas económicas

Este reportaje del Equipo Investigativo de Chicago le explica paso a paso cómo funcionan las cortes de desalojo en el condado de Cook y a lo que se enfrentan inquilinos y caseros a la hora de tener una disputa.

Por Adriana Cardona

Cuando se trata de rentar una vivienda en Chicago la situación está cada vez más complicada. No solo hay que encontrar un lugar cómodo y económico, sino también llegar a un buen acuerdo con el dueño de la propiedad que usted estará alquilando.

Para Estefanía Salgado las cosas se pusieron difíciles cuando el edificio donde vivía cambio de dueño. “No hacía nada para arreglar, estuvimos como un día y medio sin agua y tampoco hizo nada para solucionar eso”, cuenta Salgado.

Al terminarse su contrato, el propietario les dijo que tendría que pagar el doble de renta o desalojar.

Estefanía es una estudiante de tiempo completo que trabaja como niñera para costear sus gastos, la repentina notificación le cayó como un balde de agua fría.

Su caso es cada vez más común en vecindarios que están pasando por un rápido desarrollo urbano o gentrificación, donde nuevos dueños, llegan a cambiar las reglas del juego.

“Se les da una noticia de 30 días diciéndoles que un nuevo dueño compró el edificio y que tienen 30 días para salir de este apartamento y desalojar un edificio entero”, dice Antonio Gutiérrez, organizador de la Unión de Inquilinos.

Y los que no tienen un contrato por escrito, llevan las de perder.

“En cualquier momento el dueño o dueña de tu casa te puede dar una noticia de 30 días diciéndote que tienes que desalojar y no tienen de darte una justificación o una razón por la cual quieren que desalojes”, dice Gutiérrez.

Ante esta situación, inquilinos como Estefanía tienen pocas opciones: salirse a los 30 días, pagar el doble de lo que pagaba de renta y quedarse y pelear su caso en la complicada corte de desalojo.


¿Cómo funcionan las cortes de desalojo?
Allí llegan a parar las miles de disputas entre inquilinos y propietarios donde en general el dueño busca reestablecer posesión de la propiedad o el pago del alquiler.

Según expertos entre menos preparado este el litigante más lleva las de perder, algo común entre Latinos.

“No hay muchos abogados y personas que hablan español para dar asesoría y asistencia”, dice la abogada Melissa Wemstrom de CARPLS, una organización que brinda asistencia legal gratuita. “También los papeles y la información de la corte llegan en inglés. Entonces a veces es difícil entender la información”.

Wemstrom agregó que ya en la corte, las cosas se vuelven más complicadas, pues nadie estará ahí para explicarle sus derechos.

El equipo investigativo de Univision Chicago estuvo visitando la corte de desalojo del condado de Cook y notó que, en la mayoría de los casos, los inquilinos no tienen un abogado o no saben que le pueden pedir al juez una extensión de tiempo para buscar ayuda legal o para salirse de la propiedad.

Y con la falta de asesoría legal inquilinos como Estefanía no tienen muchas opciones.
“Desafortunadamente nosotros buscamos leyes o algo que nos protegiera a nosotros como inquilinos y no encontramos absolutamente nada”, dice Salgado.

Pero algunos casos son los caseros los que se sientem desprotegidos.

Alejandro Chávez es uno de ellos. Para él están en juego más de 3,000 dólares que perderá de renta y el costo de un abogado.

“El proceso es tardado y en ese tiempo son pérdidas para los caseros básicamente”, dice Chávez.

Y ya sea inquilino o casero, por lo general, es casi seguro que cada litigante estará perdiendo algo en la corte de desalojo: un día de trabajo, dos meses de renta, o un techo donde vivir.

Esta pesadilla comienza cuando hay un desacuerdo y el casero le da al inquilino 30 días para salir. Algo que no es suficiente para aquellos con familia.

“Es frustrante, quieren desalojar en pleno invierno, todavía no termina el invierno entonces es frustrante buscar departamento ahorita”, cuenta José Luis García, un inquilino al norte de la ciudad.

¿ Cómo funciona el proceso de desalojo?
Si usted no llega a un acuerdo o no evacua el dueño puede empezar un proceso legal para sacarlo. Pero ¿cómo funciona?

El inquilino recibirá una notificación entregada por un alguacil indicándole que se tiene que presentar ante un juez, aunque eso no quiere decir que tiene que desalojar inmediatamente.

“Nadie puede sacar sus cosas, nadie puede cortar la luz, ni cambiar las chapas y nada por el estilo antes de que termine completamente el proceso legal”, dice Wemstrom.

Estas cortes están saturadas con un promedio de 50 a 70 casos por sala, donde los jueces escuchan cada uno de ellos.

Un análisis del equipo investigativo de Univision encontró que en el 2016, el alguacil envió casi 31 mil notificaciones a todo el condado de Cook, 6,400 terminaron en desalojos forzados y el 70% fueron en Chicago, donde la mayoría de estos desalojos han afectado desproporcionalmente a residentes en el sur y el oeste de la ciudad.

Entre los vecindarios más afectados están West Lawn, La Villita y New City, que tienen altos porcentajes de latinos.

¿Qué recomiendan los expertos?
Durante nuestra visita sincronizamos el tiempo que duran estas audiencias y encontramos que se toman un lapso de dos a cuatro minutos, aunque esto depende del juez y de si tiene representación legal.

“El proceso de corte no es como en la televisión. En la corte, el juez no tiene mucha paciencia para toda la historia, entonces usted tiene que empezar de inmediato explicando los temas o los puntos legales más importantes del caso, porque el juez tiene muchos casos y no tiene tiempo”, dice Wemstrom.

Estas cortes tampoco cuentan con un taquígrafo judicial que documente exactamente lo que se dijo en la audiencia o en el juicio y así dar más oportunidades a los acusados de apelar en caso.

Al final, lo más importante dicen expertos es que evite a toda costa la corte de desalojo y llegue a un acuerdo con su casero. Y si termina en la corte, le recomiendan que se presente y pida ayuda, de lo contrario podría terminar en la calle.

“Es muy importante presentarse a esa primera corte, para pedir una extensión y conseguir un abogado. Si el inquilino o la inquilina no se presenta a corte, el casero o el dueño automáticamente gana este caso”, dice Gutiérrez.

Pat Milhizer, vocero de Timothy Evans, juez mayor del condado de Cook, explicó en un comunicado que debido a recortes en el presupuesto estatal, los taquígrafos ya no son implementados en las cortes civiles y bajo la ley de Illinois estos sólo son requeridos en algunos casos civiles especiales y en casos criminales, pero no en la corte de desalojo.

En este comunicado se afirma que el juez presidente del primer distrito municipal, Kenneth Wright Jr., identifica a los litigantes que, en base a sus ingresos, califiquen para que se les descuente algunos costos en la corte y explica que los inquilinos suelen tener que pagar 198 dólares para presentar una comparecencia si sólo se busca posesión de la residencia y si el propietario busca la renta atrasada, la cuota de apariencia suele ser de 228 dólares.

El vocero del juez, resaltó que generalmente, se otorga una ayuda cuando los ingresos del inquilino son inferiores o iguales al 125% de las pautas de pobreza establecidas cada año por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. En 2016, una familia de cuatro con ingresos inferiores a 30,375 dólares al año era elegible.

Además añade que su oficina, localizada en el Richard J. Daley Center, ha proporcionado espacio al Programa Coordinado de Asesoramiento y Referencias para Servicios Legales (CARPLS), que asiste a los inquilinos que se enfrentan al desalojo con asesoramiento e información, ayudándoles también a preparar algunos alegatos.

Para más información acerca de dónde obtener ayuda y asistencia legal, visite este link.

Lea también:

RELACIONADOS:Vida ChicagoVivienda