Política

En auto y de pueblo en pueblo, la difícil ruta de un demócrata para sacar a Ted Cruz del Senado

El congresista Beto O’Rourke no considera necesario ocultar su filosofía liberal en un estado predominantemente conservador para convertirse en senador y las encuestas parecen estar dándole la razón.
25 Abr 2018 – 1:24 PM EDT

Una mañana de domingo, cuando los tejanos de Austin se preparan para tomar un café y comenzar el día, el congresista Beto O’Rourke ya terminó su primer evento de la jornada; un encuentro comunitario en Georgetown, Texas.

"Una señora me estaba hablando de los problemas con las goats (cabras) y sheeps (ovejas) allá", dice en su español salipicado de inglés, mientras mira a una de las tres personas en su equipo que viajan con él en auto por todo el estado de Texas en su campaña para quedarse con el escaño del senador republicano Ted Cruz.

"Cabras y ovejas", repite, "no se me van a olvidar esas palabras ahora", asegura en una cafetería Starbucks ubicado en el centro de Austin, donde sostuvo esta entrevista uno a uno con Univisión Noticias.

A sus 45 años, O’Rourke pasa la mayor parte de su día arriba de un auto, de evento en evento. Con un área total de 700.000 kilómetros cuadrados, Texas es un animal difícil de domar, pero el congresista aprovecha las largas horas de viaje para conectarse con los votantes, usualmente a través de transmisiones de Facebook Live.

La suya luce como una carrera cuesta arriba. Han pasado 25 años desde la última vez que un demócrata representó a Texas en el Senado en Washington DC. Es un terreno que se considera seguro para los republicanos, pero O’Rourke recorre todo el estado desafiando esa premisa y de paso construye una presencia política fuerte para su futuro.

Cruz llegó al Senado en las elecciones de 2012 con un cómodo 56% de los votos. Pero O’Rourke, quien ha representado el área de El Paso en la Cámara Baja desde 2013, cree que un fuerte trabajo en terreno logrará derrotarlo.

Alivio en las encuestas

La estrategia parece haber rendido frutos. Una encuesta difundida esta semana lo posicionó a 4 puntos porcentuales de Cruz, con un 43% de las preferencias. El sondeo fue realizado en abril y contó con 1,029 posibles votantes. El fenómeno lo ha reconocido el propio Cruz quien advirtió a sus seguidores de "la izquierda está energizada".

“He aprendido mucho. Estuve en Panhandle en un área muy republicana, primariamente anglo, en Booker Texas. La gente ahí estaba hablando de inmigración porque una dreamer había sido deportada. Ella se había graduado de secundaria ahí, Había ayudado mucho en la comunidad y ellos habían invertido mucho en ella, se habían asegurado que pudiera ir a la universidad y justo en el punto de la graduación, fue enviada a un país donde no habla el idioma”, explicó en entrevista con Univisión Noticias.

“Me ha impresionado la existencia de preocupaciones y metas similares en Texas. Hay mucho más que nos une ahora, en comparación a los temas que nos dividen”, agregó.


A favor del congresista parece jugar un ambiente nuevo en el estado de la estrella solitaria, que esta sufriendo algunas transformaciones que están alterando su tradicional republicanismo.

La última encuesta Gallup registró una popularidad de apenas 39% para Donald Trump en el estado. Además durante el periodo de votación temprana en las elecciones primarias, los demócratas doblaron su participación en comparación con 2014. En total 1.5 millones de demócratas votaron, un dato que algunos interpretan como el signo de la 'ola azul' con la que los demócratas aspiran acabar con las mayorías republicanas en el Congreso.

Liberal en territorio conservador

En general los demócratas que compiten por estados republicanos lo hacen desde una posición conservadora lo que les ayuda a ganar a los electores indecisos y republicanos liberales. Pero O’Rourke y su campaña están desafiando esa fórmula y se ha paseado por todo el estado manteniendo ideas y principios progresistas en temas como aborto, salud, armas o inmigración.

“Yo sólo veo oportunidad en inmigración. Tenemos que asegurarnos que los dreamers contribuyan con todo su potencial como ciudadanos, pero que sus padres no enfrenten deportación y tengan un camino a la ciudadanía”, explicó el demócrata.

“Hay otros que quieren venir y luego regresar a sus países. Debemos ser lo suficientemente humildes y no tener un ego tan grande para darnos cuenta que no todo el mundo quiere la ciudadanía. Algunos quieren trabajar y volver a sus países. Eso también debe ser una opción. Creo que Texas debe liderar en esto, porque somos un estado de inmigrantes”, dijo.


Al hablar de la última crisis de inmigración en 2014, que llevó al extremo a Texas y al gobierno estadounidense, por la falta de recursos necesarios para acoger a los miles de menores no acompañados que llegaron a pedir asilo a la frontera, O’Rourke insistió en que debe haber un camino para aceptar a todos.

“Hay algunos que quieren cambiar la ley de inmigración y hacer más difícil aplicar a asilo y ser capaces de quedarse, especialmente para los niños, lo que es algo con lo que no puedo estar de acuerdo”, comentó.

“Para enfrentar el tema de fondo la solución no son los muros, ni más restricciones en inmigración, la clave es ayudar a la gente de Guatemala, El Salvador y otros países a restablecer el estado de derecho y el buen funcionamiento de la sociedad civil. Las protecciones de las personas que han sido amenazadas, violadas y torturadas. Cuando esas protecciones existen en esos países la gente se quiere quedar. Nadie está emocionado de dejar su país de origen. Nadie quiere poner a su hija de 10 años en las manos de un coyote”, comentó.

El congresista incluso se ha distanciado de su partido en esta área y ha criticado abiertamente a la líder demócrata en la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y en el Senado Charles Schumer. En una entrevista con CNN aseguró que "no entienden a Texas ni tampoco la frontera entre México y Estados Unidos".

Además, en el primer trimestre de este año recaudó $6.7 millones de dólares, en comparación con los $3.2 millones de Cruz. La campaña de O’Rourke no está aceptando ayuda de corporaciones ni comités de acción política (PAC) o intereses especiales. Sólo ciudadanos individuales pueden contribuir a la campaña.

“Mis resultados demuestran que ésta no sólo es la mejor forma de hacerlo, quizás la única manera de ganar y la manera de retomar nuestra democracia”, señaló.

Contra el miedo a los mexicanos

O’Rourke asegura que en sus eventos públicos, más que hablar de Cruz o Trump, prefiere centrarse en las preguntas de los asistentes. Pero de vez en cuando en alguna actividad o entrevista, lanza dardos finos contra sus oponente a quien acusa de incitar al miedo entre los votantes y lo utilizan a su favor en las urnas.

“Ellos quieren que ustedes tengan miedo de los mexicanos. Los llaman violadores y criminales y dicen que sólo un muro los mantendrá afuera”, dijo refiriéndose al liderazgo republicano en Waco, donde un 64.2% de los votantes registrados son precisamente republicanos.

Sin embargo, O’Rourke asegura que al contrario de esa propaganda "la frontera está más segura que nunca antes en la historia de Estados Unidos.

"Todavía hay desafíos y riesgos, todavía se trafican personas, hay tráfico de drogas. Aún existe la necesidad de que hagamos un mejor trabajo en la frontera. Creo que la patrulla fronteriza es parte de eso. Pero no olvidemos que hay más ciudadanos mexicanos que están yendo al sur, en lugar del norte”, mencionó a Univisión Noticias.


El congresista aseguró que el número de agentes en la frontera es el adecuado y que no se necesita a la Guardia Nacional en el sector, una medida que el presidente Trump ordenó en abril con el argumento de reforzar la seguridad.

“Me gustaría ver más funcionarios de aduana en los puertos de entrada de El Paso, Laredo, McAllen, Nogales, San Diego. Cuando hacemos eso, estamos facilitando más comercio y viajes, tener una mejor idea de quién está viniendo a nuestro país”, dijo.

En las primarias de marzo O’Rourke aseguró su puesto, pero falló en consolidar apoyo demócrata al perder una serie de condados contra candidatos con menos recursos. “Quizás en ese punto muchos tejanos no me conocían, quizás incluso hoy no sepan quién soy, y ese es mi trabajo”, insistió en un evento en Houston. O’Rourke sigue ocupando el segundo lugar en las preferencias electorales.

En una de esas transmisiones de Facebook Live con las que el candidato llena sus espacios en auto entre ciudad y ciudad, un compañero circunstancial de ruta, el congresista demócrata de Massachusetts Joe Kennedy III, comentó que “es más difícil para un demócrata ganar Texas que postularse a la presidencia”.

Ciertamente la experiencia de las últimas décadas lo indica así, pero ya sea en el estado de la estrella solitaria o a nivel federal, lo cierto es que O'Rourke ha pasado del anonimato político a las ligas mayores, en una carrera política que lo podría llevar mucho más allá de las fronteras estatales.

Guardia Nacional en la frontera

Loading
Cargando galería