Explosiones

Lo que se sabe de las víctimas y la investigación policial tras explosiones de paquetes en Austin

Dos afroamericanos han muerto y una hispana fue gravemente herida en los estallidos ocurridos este mes en la capital texana. La policía ha recibido casi 400 llamadas reportando paquetes sospechosos.

¿Qué se sabe de las víctimas de los ataques?

La primera explosión ocurrió durante la mañana del 2 de marzo y provocó la muerte de Anthony Stephan House, de 39 años. House encontró un paquete en el frente de su casa, el cuál explotó provocándole heridas severas. La víctima murió en el hospital casi una hora después de la explosión.

“Parecía un buen tipo. Llevó a nuestros hijos a la fiesta de cumpleaños de su hija. Trajo de vuelta a mi hijo cuando no se sentía bien. Parecía un tipo muy decente”, dijo Sean Philips, vecino de House y la primera persona en auxiliarlo tras la explosión, a KVUE.

En la segunda explosión murió Draylen Mason, un joven de 17 años. El jefe de la policía de Austin, Brian Manley, lo describió como un “joven extraordinario con un futuro prometedor”. Mason era estudiante de la preparatoria East Austin College Prep. El joven tocaba el bajo en la banda Austin Soundwaves y para la Orquesta Juvenil de Austin, según refleja su perfil de Facebook.

Había sido aceptado en la escuela de música Butler de la Universidad de Texas, le confirmó un vocero al Austin-Stateman.

Su amigo, Stephanie Lucio, le dijo al diario que Mason era "talentoso al máximo". Bailaba y tocaba varios instrumentos, señaló.

El exconcejal de Austin, Mike Martínez, recordó en un post de Facebook que el joven ganó un concurso de ensayos de la asociación de abogados hispanos Hispanic Bar de Austin en 2013.

"Su ensayo fue sobre la categorización racial", señaló. "Fue muy maduro y profundo para un chico tan joven"

En esa explosión en la cuadara 4800 de Oldfort Hill Drive , también resultó herida su madre, quien fue trasladada al hospital Dell Seton Medical Center en donde se encuentra en condición estable.

Las familias de House y Mason, ambos afroamericanos, se conocían y las autoridades están investigando esa conexión.


En la tercera explosión resultó gravemente herida una hispana de 75 años, quien estaba en estado crítico. El Washington Post la identificó como Esperanza “Hope” Moreno Herrera. La policía no ha dado a conocer su identidad.

¿Cuál es el móvil de los ataques?

Como las víctimas que se conocen han sido afroamericanos y una mujer hispana, varios reporteros le han preguntado a la policía si puede haber una motivación racial en los crímenes. El jefe de la policía de Austin ha dicho que no quieren descartar ningún ángulo.

“No descartamos terrorismo, ni crímenes de odio y no queremos dejar fuera ninguna otra explicación a lo ocurrido”, dijo Manley en conferencia de prensa. “No estamos diciendo que creemos que se trata de terrorismo o de crímenes de odio, pero debemos considerarlo porque no queremos limitar lo que estamos investigando y cómo nos aproximamos a este caso”.

¿Ha habido nuevas alertas?

Desde las explosiones ocurridas el lunes, el Departamento de Policía de Austin ha recibido al menos 495 reportes de paquetes sospechosos. Sin embargo, ninguno ha resultado en una alarma verdadera.

A pesar de esto, las autoridades continúan pidiendo a la comunidad que se mantenga alerta y vigilante ante la presencia de paquetes sospechosos.


¿Quién investiga las explosiones?

La investigación es liderada por el Departamento de Policía de Austin, con apoyo de agencias federales.

Participan asismismo otras autoridades locales como el Administrador de Austin, Spencer Cronk, quien está a cargo de que los agentes tengan los recursos necesarios. El asistente del administrador de la ciudad, Rey Arellano, se encarga además de los servicios de asistencia al público.

El Buró de Investigaciones Federales (FBI), la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos (ATF), el Departamento de Seguridad Pública de Texas y el Servicio Postal de Estados Unidos están contribuyendo, señaló Manley.


Los agentes federales declararon que sus equipos no se marcharán de la ciudad hasta que encuentren y arresten a la persona o personas responsables de los estallidos.

Aunado a la participación de agentes especiales, se ha pedido la colaboración de la comunidad. El gobernador de Texas, Greg Abbott, anunció una recompensa de 15,000 dólares para quien ayude a encontrar a los responsables. Este martes, ese monto se incrementó a 65,000 dólares.

Si tiene información sobre lo ocurrido en Austin, la policía pide que localmente llame a Crime Stoppers al 512-472-TIPS (8477, mande un mensaje de texto con las siglas “DPS” seguido de su mensaje al 274637 o se comunique con la agencia de seguridad estatal a través del 1-800-252-TIPS.


¿Qué se sabe de los explosivos utilizados?

Las autoridades se han negado a dar información específica sobre los explosivos que están siendo utilizados, ya que no quieren darle ideas a imitadores o revelar más detalles de la investigación.

Se limitaron a decir que los paquetes estaban siendo colocados en frente de las residencias de las víctimas durante la noche y que los explosivos son creaciones “sofisticadas” y “peligrosas”.

Los tres fueron puestos en cajas de cartón y explotaron cuando las víctimas los recogieron o trataron de abrirlos.

Vea también:

RELACIONADOS:seguridadBombasComunidadHeridosMuertes