Ejecuciones

Ejecutan en Texas a un hombre que asesinó a sus dos hijas mientras la madre lo escuchaba por teléfono

El Departamento de Justicia Criminal de Texas dijo que las últimas palabras del reo fueron: "Procedan, por favor". El intento de sus abogados de parar la ejecución a última hora fracasó.

DALLAS, Texas.- El estado de Texas ejecutó este jueves al preso John David Battaglia, un hombre blanco de 62 años condenado por asesinar a sus dos hijas en 2001, después de un intento fallido de sus abogados para detener la ejecución en el último momento.

El Departamento de Justicia Criminal de Texas confirmó que el reo murió a las 9:40 de la noche, hora local, y que sus últimas palabras fueron: "No, bien, Hola Mary Jean (su exesposa). Nos vemos luego. Procedan, por favor".

En un intento de última hora, abogados de Battaglia introdujeron una petición que buscaba detener la ejecución programada para este jueves en Huntsville, Texas. Argumentaban que los químicos usados en las dos ejecuciones realizadas en el estado esta año estaban vencidas y fueron "tortuosas", reportó el Texas Tribune.

Hace casi 17 años, Battaglia disparó contra Faith, de 9 años, y Liberty, de 6, mientras la madre de las niñas escuchaba los tiros y lamentos al otro lado del teléfono.

La fiscalía argumentó que Battaglia enfureció cuando su exesposa, Mary Jane Pearle, le avisó a la policía que la estaba acosando, violando las condiciones de su libertad condicional. El hombre, quien tenía antecedentes de abuso doméstico, le había pegado a Pearle en la Navidad de 1999.

En la noche del asesinato, Pearle dejó a las niñas en el apartamento de su padre en Dallas para una visita semanal y fue a cenar. Cuando la madre notó que tenía una llamada perdida de Battaglia, llamó a su expareja y éste la puso en altoparlante.

"Mami, ¿por qué quieres que mi papi vaya a la cárcel?", le preguntó Faith por órdenes de su padre, relató Pearl. Después, la madre escuchó cuando la niña rogaba: "No, papi. No lo hagas". Pearl les pidió a las niñas que huyeran, pero la respuesta fueron tiros. Faith recibió tres, Liberty cinco.


En el pasado, Battaglia, quien actualmente tiene 62 años, ha logrado aplazar su ejecución dos veces. Sus abogados también le habían pedido a la Corte Suprema que interviniese. Argumentan que Battaglia delira y no tiene la capacidad mental para ser ejecutado, reportó la AP.

Documentos judiciales citados por The Dallas Morning News señalan que Battaglia cree ser objeto de una conspiración del Ku Klux Klan, pederastas y abogados homosexuales y "está convencido que su juicio y condena fueron una farsa".

En una entrevista con el medio en 2014, el condenado dijo que tenía fotos de sus hijas en prisión y aseveró incluso: "No siento que las maté".

Durante uno de las audiencias de apelación de Battaglia, un experto testificó que probablemente estaba fingiendo o exagerando sus problemas mentales para evadir la pena de muerte, reportó el Dallas Morning News.

Además, el reo usó la biblioteca de la prisión para investigar cómo el estado mental afecta un caso de pena capital e incluso se refirió al "juego de ajedrez" que era evitar su ejecución durante una conversación con su padre, según el testimonio presentado en una de las audiencias, señaló la AP.

Battaglia "tiene la motivación y la capacidad intelectual para sostener deliberadamente un ardid o treta a fin de evitar su ejecución", concluyó el juez estatal Robert Burns, quien determinó que tiene la competencia mental legalmente requerida.

El exadministrador fue arrestado en mayo de 2001, horas después de los asesinatos. Cuatro oficiales tuvieron que intervenir para detenerlo. Lo hallaron en un local de tatuajes en los que se ilustró dos rosas en el brazo izquierdo, una por Faith y otra por Liberty.

Vea también: