publicidad

Hallazgo de un auto podría ser clave para resolver la desaparición de una joven hace 16 años

Hallazgo de un auto podría ser clave para resolver la desaparición de una joven hace 16 años

Un Pontiac Trans Am decomisado en Dallas este mes ha devuelto la esperanza a las autoridades que investigan uno de los casos no resueltos más conocidos en Texas. Rachel Cooke, de 19 años, salió a hacer ejercicio cerca de su residencia en Georgetown en enero del 2002 y nunca más se supo de ella.

Hallan automóvil que podría estar vinculado con desaparción de Rachel Cook KAKW

El 10 de enero del 2002, Rachel Cooke, de 19 años, salió con su walk-man amarillo en el brazo a trotar cuatro millas, como solía hacer a diario. Pero nunca regresó a la casa de sus padres en la ciudad de Georgetown, en el centro de Texas.

Este mes, luego de más de 16 años, el hallazgo de un vehículo Pontiac Trans Am "podría ser clave" para determinar lo ocurrido esa mañana, señalaron autoridades.

“Esta es la primera vez que realmente tenemos una evidencia tangible”, dijo Shawn Dick, fiscal del condado Williamson.

Autoridades hallaron el vehículo deportivo en Dallas, luego de recibir una pista. El auto, de color blanco, coincide con el descrito por testigos interrogados en el caso y está vinculado con varias personas de interés en la desaparición de Cooke, señaló el alguacil del condado Robert Chody durante una rueda de prensa.

Expertos del Buró Federal de Investigaciones lo examinaban buscando recabar evidencia.

“No soy un experto en ADN, pero si hay evidencia en ese vehículo, estamos seguros de que aún pueda ser buena”, dijo Chody.

Testigos aseguraron en el 2002 que vieron un auto con las mismas características que iba por Navajo Trail y luego giraba hacia el sur por Neches, a unos 100 metros de la casa de Cooke, en el día que desapareció. La última persona que vio a la joven fue una vecina. Cooke estaba caminando en el sendero Neches para refrescarse al final de su sesión deportiva, recordó el Austin-Statesman.

publicidad

En abril del año pasado, la oficina del sheriff anunció la apertura de una unidad con detectives voluntarios que se encarga de revisar casos no resueltos. La desapareción de Cooke encabeza su lista, según reportó el medio.

El hallazgo fue celebrado con mesura por Janet Cooke, la madre de Rachel.

“Tal vez esto es realmente algo o tal vez no, es difícil”, dijo. “He estado, como saben, en este camino. Hay cosas que vienen y van, pero voy a dejar que estos chicos hagan su trabajo y cuando me digan que es tiempo para celebrar, entonces celebraré”.

El Departamento de Alguacil del condado Williamson aseguró que no se rendirán hasta que Rachel llegue a casa. Janet Cooke comparte ese sentimiento.

“Estoy aquí para el largo plazo. No me voy a ir. Si esto no es nada, entonces no es nada y vamos a lo siguiente”, dijo la madre.

Las autoridades recordaron a la comunidad que la recompensa ofrecida por pistas que lleven a resolver el caso, ofrecida por el FBI y la familia Cooke, es de 100,000 dólares.

Rachel tiene dos cerezas en forma de corazón tatuadas en su hombro izquierdo y una estrella negra en su pie izquierdo, cerca su dedo meñique. Estaba estudiando en el San Diego Mesa College en San Diego, California, pero había vuelto a Texas por las vacaciones de invierno, según la hoja de búsqueda emitida por el FBI.

Vea también:

La familia de Christina Morris no dejó de buscarla desde que desapareció en el 2014
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad