Demandas

La funeraria que perdió el cadáver de una mujer de 25 años tendrá que pagar $8 millones

Los padres de Julie Mott, cuyo cadáver desapareció en 2015 de una funeraria en Texas, recibirán el dinero por decisión de un jurado. "No logramos encontrar a Julie, y eso es lo que verdaderamente importa", declaró al abogado de la familia.

SAN ANTONIO, Texas. - Los padres de Julie Mott, una mujer de San Antonio que murió en agosto de 2015 y cuyo cadáver desapareció de la funeraria donde era velado, recibirán una indemnización de 8 millones de dólares tras ganar una demanda.

Después de casi tres horas de deliberación, los 12 miembros del jurado concluyeron que hubo negligencia por parte de la empresa MPII Inc. y los dueños de la casa funeraria, Kristin y Robert “Dick” Tips, en el manejo de los restos de la mujer, que tenía 25 años de edad al momento de su muerte.

Julie Mott perdió la vida el 8 de agosto de 2015 tras padecer fibrosis quística. Sus restos serían cremados el 15 de agosto luego del servicio fúnebre en la iglesia y cementerio Mission Park North. Sin embargo, un día después del funeral, los empleados del lugar descubrieron que el cuerpo de la joven había sido sacado del féretro, que había sido dañado.

Fue así que Sharlotte y Timothy Mott, padres de la difunta, acusaron a la funeraria de negligencia y de haberles ocultado que usaban los servicios de contratistas externos y les otorgaban acceso ilimitado a sus instalaciones. Asimismo, recalcaron que las medidas de seguridad del lugar estaban desactualizadas y llevaban años sin modificarse.

Durante el juicio, los abogados de la casa funeraria argumentaron que un cuerpo robado “era algo que jamás pudieron haber anticipado” y que posiblemente el exnovio de Julie, Bill Wilburn, había extraído los restos. El chico fue considerado un sospechoso de este caso, pero hasta la fecha no se ha realizado ningún arresto y la investigación continúa.

Los investigadores del incidente también consideraron la posibilidad de que Nicholas Moreno, el embalsamador del cuerpo de Julie contratado a través de un proveedor externo, pudiera haber tenido contacto con el cadáver por motivos vinculados al satanismo.

Al ser interrogado, Moreno dijo que había trabajado para la empresa durante más de cinco años y aseguró que jamás se acercó a los restos mientras estuvo en las instalaciones de la funeraria. Explicó que las imágenes satánicas en sus redes sociales, por las que lo consideraron persona de interés, estaban relacionadas solo con una banda musical a la que pertenecía.

“Los Mott están contentos de que obtuvieron un veredicto por parte del jurado, pero al final fallamos, pues no logramos encontrar a Julie, y eso es lo que verdaderamente importa”, dijo Mark Greenwald, abogado de la familia.

“Esto no se trataba de dinero. Ninguna cantidad va a regresarles a su hija”, agregó.

Los padres de Julie no estuvieron en el tribunal durante la sentencia, ya que el papá sufrió un infarto leve el viernes pasado y se encontraba en recuperación, informó el San Antonio Express News.

MPII Inc. cuenta con 14 funerarias y cementerios en San Antonio que operan bajo los nombres de Mission o Mission Park, Alamo, Brookehill, Dellcrest, La Paz All Faiths, Oak Hills y Palm Heights. También dirige San Jose Burial Park y Simplicity Funeral Chapel.

Actualmente se desconoce si los Tips apelarán la decisión. Mientras tanto, la familia Mott aún espera encontrar el cuerpo de Julie para poder regresar a la tranquilidad y darle el último adiós a su hija.

Vea también: