Inmigración

Ni las iglesias de Arizona dan abasto: envían a inmigrantes liberados a hoteles pagados por organizaciones

Las autoridades migratorias coordinan con organizaciones no gubernamentales la estancia de familias en moteles pues los centros de detención ya no tienen capacidad. Allí los alojan mientras estos pueden viajar a su destino final.
19 Oct 2018 – 9:33 PM EDT

TUCSON, Arizona. - Ante la masiva llegada de familias a la frontera de Arizona y de la falta de capacidad de las autoridades migratorias para mantenerlos detenidos, decenas de inmigrantes están siendo transferidos a moteles en los últimos días.

La Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) coordinó con Caridades Católicas, una organización no gubernamental, la liberación de más de 140 inmigrantes en un motel económico del sur de Tucson. Las familias llegaron este martes y miércoles y se hospedarán allí mientras organizan el viaje a su destino final.

La organización sin fines de lucro pagó las habitaciones después de que los refugios para migrantes estuvieran a su máxima capacidad.

La Patrulla Fronteriza detuvo a 16,658 personas en unidades familiares en septiembre, una cifra récord, según datos gubernamentales no publicados obtenidos por The New York Times. Las detenciones para el año fiscal 2018, que terminó el 30 de septiembre, alcanzaron 107,212, superando el máximo anterior de 77,857 en el año fiscal 2016.

"Muchas personas están cruzando la frontera por primera vez, los estamos alojando en hoteles", dijo Teresa Cavendish, directora de operaciones de Caridades Católicas al Times "No he visto esto en todos mis años trabajando en este esfuerzo".


Desde el pasado 23 de junio, dos días después de que el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva para detener la separación de familias, la Patrulla Fronteriza ha detenido a más de 1,200 personas, el 85% de ellos originarios de Guatemala. La mayoría de estas detenciones han sido en la misma área, al este del desierto, cerca del puerto fronterizo de Lukeville.

El presidente amenazó esta semana con retener la ayuda del gobierno hondureño y enviar tropas estadounidenses a la frontera con el fin de detener una caravana con cientos de personas, principalmente de Honduras, que vienen para Estados Unidos.

De acuerdo con activistas que han tenido la oportunidad de hablar con los inmigrantes liberados, estos han expresado que decidieron emprender el camino hacia Estados Unidos porque hay mejores oportunidades laborales y creen que si vienen con un niño pueden evitar una detención prolongada.

De las familias que llegaron al motel habían más padres con niños que madres con sus hijos. Las autoridades fronterizas temen que el número de familias que crucen la frontera este año llegue a cifras récord.

La Patrulla Fronteriza no puede mantener a las personas detenidas por más de 72 horas en un centro de procesamiento y según el director de ICE en Arizona, Henry Lucero, ellos se tardan 24 horas en determinar qué harán con ellos.

ICE admitió que desde el 7 de octubre acordó liberar a las familias inmigrantes que están cruzando la frontera porque no tiene donde alojarlos, para esto coordinan con iglesias y organizaciones no gubernamentales que los reciban y alberguen. También aseguran que estiman que esta ola masiva continuará porque no hay consecuencias para quienes crucen ilegalmente la frontera.

Los tres centros residenciales familiares de ICE, dos en el sur de Texas y uno en Pensilvania, tienen capacidad para 3,326 padres e hijos.

Aunque en los últimos años los números de detenciones se incrementaron en la frontera de Texas, en los pasados tres meses hubo un notable un aumento en el cruce de indocumentados por la frontera de Arizona. Tan solo en el área de Yuma aumentaron casi 130 por ciento en los primeros 11 meses del año fiscal 2018, en comparación con los números del año fiscal 2017.

En fotos: Un recorrido por la frontera de Arizona donde se ha incrementado en un 120% el arresto de padres con niños

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés