Emprendedores Hispanos

Hispana emprendedora crea la dieta de la esperanza para luchar contra las enfermedades cardiovasculares

Elizabeth González- Gann y su esposo, el cardiólogo Dietmar Gann, fundaron Diet of Hope, un instituto que ha demostrado ser muy exitoso con su programa nutricional para el tratamiento de la obesidad, la diabetes, la hipertensión y otras enfermedades relacionadas.
14 Mar 2018 – 12:31 AM EDT

TUCSON, Arizona. – Elizabeth González-Gann es una mujer sencilla y emprendedora, se describe como una luchadora que logra lo que se propone. Ha recibido varios reconocimientos nacionales entre ellos Mujer Influyente en 2017 y Mujer Emprendedora Nacional del Año en 2006.

Su carrera inició en 1987 cuando creó su compañía JanCo Janitorial, ella era la única empleada, en la actualidad la empresa tiene 65 empleados e ingresos de más de 1 millón de dólares al año.

“Yo vine de una familia muy pobre, mis padres eran campesinos, eramos 10 y vivíamos en un cuarto que nosotros hicimos para poder vivir”, contó a Univision Noticias González-Gann. “Gracias a Dios yo siempre he dicho que quiero algo mejor para mi vida, la vida de mis padres, de mi familia y he tenido mucho éxito”.

El español fue su primer idioma, su padre, quien falleció hace unos años, era indio Tarahumara, originario de Chihuahua, México.

En 2010, junto con su esposo el cardiólogo Dietmar Gann crearon la dieta de la esperanza. Un programa nutricional balanceado nutritivo, bajo en carbohidratos y controlado en porciones, que ha demostrado ser muy exitoso en el tratamiento de la obesidad, la diabetes, la hipertensión y otras enfermedades relacionadas.

El Instituto Diet of Hope (Dieta de la Esperanza) ha logrado el reconocimiento en el sur de Arizona y ha traspasado la frontera, desde su fundación han atendido a más de 16,000 personas.

“La obesidad se ha convertido en una epidemia en Estados Unidos, este es un problema que está afectando a muchas personas, incluso a niños. Estamos viendo niños desde la edad de 7 años”, comentó González-Gann, Consultora de Nutrición Certificada.

Mencionó que anteriormente atendían niños desde los 12 años, a hora los doctores nos están refiriendo niños de 7 años.

“Es un crimen medicar a un niño y hemos visto como llegan niños tomando pastillas para perder peso, nuestro programa no es de pastillas, ni cirugías”, afirmó la nutrióloga.

Su explicación para los problemas de obsesidad se resume en el azúcar.

“Para ponerlo sencillo, antes nosotros comíamos como 20 libras de azucar al año ahora son 120 libras de azúcar por año, cada persona, en todo lo que comes, en cosas que ni te imaginas hay azúcar”, explicó.

Diet of Hope

En fotos: Diet of Hope un programa nutricional que lucha para mejorar la salud

Loading
Cargando galería

Su esposo comenzó a notar hace 20 años que había una conexión entre la nutrición y los problemas del corazón.

“El le decía a la gente que cuidara lo que comían pero su profesión no le daba tiempo para informar a la gente entonces cuando se retiró dijo ahora si tengo tiempo para hacer lo que quiero”, contó González-Gann.

Esa decisión coincidió con el fallecimiento de su mamá. “Mi madre murió por los efectos de la diabetes, ya le habían cortado los dos pies, y le pusieron un cateter para la diálisis, entonces dije, no pude salvar a mi madre pero podemos ayudar a alguien más”, recordó la nutrióloga.

Su plan inicial era trabajar con su esposo dos días a la semana en Diet of Hope, pero la popularidad del programa los llevó ampliar el proyecto y cruzar fronteras. Actualmente, tienen dos clínicas en Tucson, abrieron una en San Carlos, Sonora, México, una en Alemania y hace tres meses iniciaron en Hawaii.

Cuando comenzaron algunos doctores cuestionaban el programa, se preguntaban cómo puede cambiar la salud de una persona con simplemente cambiar la manera de comer.

“Para nosotros perder peso es un efecto secundario de cambiar su nutrición porque la gente se está aliviando, es un efecto tremendo, ahora tenemos doctores en nuestro programa porque han visto algo increíble”, explicó.

Dijo que en pocas semanas la Universidad de Arizona iniciará un estudio sobre su programa.

“Ellos van a ver cómo trabaja nuestro programa trabaja y eso nos tiene muy emocionados”, sostuvo.

Según González-Gann con este programa de nutrición los cambios se comienzan a sentir en una semana y es supervisado por médicos.

“Eso es muy importante porque cuando alguien está tomando medicinas para la presión alta o la diabetes tenemos que decirle que va a ver un cambio inmediatamente durante la primera semana así que tienes que ajustar tu medicina porque de lo contrario puede haber problemas”, señaló.

El programa es cubierto por la mayoría de los seguros médicos pero para que sean aceptados la personas debe tener o padecer alguna enfermedad relacionada con la obesidad.

Su esposo el cardiólogo Dietmar Gann

El doctor Gann es originario de Alemania y obtuvo su grado en medicina de la Universidad de Tuebingen en Berlín. Hizo una pasantía en Tucson Medical Center y obtuvo una beca de Cardiología en la Universidad de Miami.

Trabajó 7 años en la Universidad de Miami como profesor asociado de Cardiología. Durante este tiempo, publicó más de 40 artículos científicos. De 1979 a 2012 ejerció su profesión en Tucson.

Su biografía señala que realizó la primera angioplastia de Tucson, el primer implante de marcapasos de doble cámara, la primera valvuloplastia aórtica y los primeros stents medicados. Además, fue cofundador del Tucson Heart Hospital.

Vea también:

Obesidad, cáncer y desnutrición: el peligro de consumir alimentos ultraprocesados

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:SaludDiabetesHipertensiónArizona