Educación

Juez federal dictamina que Arizona no puede prohibir los estudios mexicoamericanos

Wallace Tashima le impuso un bloqueo permanente a la ley, luego que en agosto afirmara que había racismo detrás de la medida estatal que eliminó el programa de estudios Mexicoamericanos (MAS) en las escuelas públicas de Tucson.

Un juez federal dictaminó este miércoles que Arizona no puede implementar una polémica ley, aprobada en el 2010, que prohíbe las clases de estudios étnicos en las escuelas públicas de Tucson y que, según sus detractores, estaba sostenida sobre prejuicios racistas.

Wallace Tashima, del distrito de Arizona, emitió un bloque permanente a la legislación. Recalcó en su sentencia que los legisladores que votaron la ley violaron la Constitución. De esta manera, el juez puso fin a una pelea judicial iniciada hace siete años cuando un grupo de estudiantes interpuso una demanda contra la medida.

En su querella alegaron que la iniciativa iba dirigida sobre todo contra un grupo étnico en particular, los mexicoamericanos, por lo que la tacharon de racistas.

Políticos conservadores, liderados por el entonces superintendente de educación Tom Horne, arremetieron contra los estudios mexicoamericanos al considerar que suponían una politización de las escuelas públicas.

Finalmente aprobaron la ley en el 2010. Según sus promotores, estaba destinada a que los estudiantes recibieran "valores como individuos y no enseñarles resentimiento y odio a otras razas o personas". Además, prohibía cualquier curso donde se promoviera "el resentimiento hacia el gobierno de Estados Unidos".


El juez le dio la razón a los opositores de la medida, al indicar este miércoles que la ley no estaba basada en "un propósito educativo legítimo, sino en un propósito racial discriminatorio e injusto y un propósito políticamente partidista".

De esta manera, el magistrado subrayó que el estado de Arizona no puede seguir sin dar fondos a aquellos centros escolares que tengan cursos mexicoamericanos. En el 2012, la junta escolar de Tucson votó a favor de dejar de ofrecerlos tras la amenaza de no recibir más de 14 millones de dólares en fondos estatales.

Tashima ya había declarado el pasado verano que tras la ley existía una base racista y era inconstitucional. A finales de agosto sostuvo que Arizona promulgó esta ley con intenciones discriminatorias, violando los derechos constitucionales de los estudiantes "porque tanto la promulgación como la ejecución estaban motivadas por la animosidad racial".

En aquel momento, los defensores de los estudios étnicos mostraron su alegría, así como su confianza en que finalmente la justicia les diera la razón.

"Esto confirma las sospechas que teníamos los maestros, las escuelas, los que conocemos de la enseñanza de estudios mexicanos de que estas acciones estaban basadas en el racismo de Arizona”, dijo entonces a Univision Noticias Anna Oleary, directora del programa de Estudios Mexicoamericanos de la Universidad de Arizona.

Vea también:

RELACIONADOS:DiscriminaciónJuiciosArizona