Contrabando

Un ‘coyote’ que se convirtió en narcotraficante revela cómo cruza la frontera

Un video obtenido por Univision Arizona muestra el modus operandi de un narco que transporta marihuana desde México hacia EEUU, una actividad que lleva a cabo desde hace 25 años cuando comenzó a cruzar inmigrantes.

TUCSON, Arizona. – Este hombre confesó que durante 25 años ha cruzado toneladas de marihuana desde México hacia EEUU burlando a las autoridades fronterizas. Para respaldar su historia grabó una de sus travesías en un video en el que se observa como él junto a sus secuaces cruzan la droga empacada en bultos y llevada sobre su espalda.

Este narcotraficante que pidió ser identificado como ‘Carlos’ contó que antes de iniciar la travesía empaca una maleta con 20 kilos de droga, cuatro botellas de agua y comida no perecedera hasta completar 35 kilos, ese es el peso que pueden cargar sobre su espalda.

Aseguró que su ruta preferida es el corredor de Ajo, un área al oeste del desierto de Arizona, donde en los últimos meses las autoridades han realizado varias incautaciones y arrestos de inmigrantes indocumentados.

La frontera de Arizona se ha convertido en los últimos años en la puerta para la entrada de marihuana al país , cada año los contrabandistas cruzan toneladas de droga, escondida en compartimientos de vehículos, en partes del cuerpo de las personas, por túneles o cargada en bultos como lo cuenta este contrabandista.

“Nos toca de tres a cuatro días [caminando] a veces hacemos 15 días, hasta un mes para llegar, todo depende de cómo este vigilada la frontera”, comentó el narcotraficante, quien con cámara en mano este narcotraficante documentó el cruce de contrabando en un viaje que le tomó más de seis días.

Dijo que apenas había cruzado la frontera cuando un helicóptero de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) los ubicó y les siguió el rastro. En el video se observa como la nave volaba aproximadamente a una milla de distancia y el muro se ve a lo lejos. También se observa que los contrabandistas visten atuendos camuflados.

“Cuando nos toca descansar dejamos la droga a los lejos en caso de que nos encuentren no nos pueden vincular [con el cargamento] luego regresamos”, contó. Después de descansar, los vigilantes o halcones, que son quienes siguen su recorrido desde los cerros para avisarles a través de los radios como está el movimiento de las autoridades, les dan el aviso para continuar.

“Si perdemos la droga pues no la cobran”, sostuvó sobre las exigencias de sus jefes.

‘Carlos’ dijo que empezó a cruzar la frontera a los 15 años de edad guiando inmigrantes indocumentados y que le fue también que recibió la propuesta de dedicarse al transporte de droga porque obtiene más dinero.

Agentes de la Patrulla Fronteriza que recorren esa área afirman que es difícil detectar y capturar a estos grupos con la droga porque llegan cerca de una carretera donde descargan los paquetes, lo que han logrado es incautar el cargamento que dejan abandonado cuando los sienten cerca.

“Aquí desbaratan los paquetes les quitan esto y no más agarran lo bultos, es difícil agarrarlos porque como estamos cerca de una carretera es un punto donde llegan y descargan”, dijo Vicente Paco, agente de la Patrulla Fronteriza, durante un recorrido reciente por Ajo.

Con el contrabando también incautaron galones de agua, ropa y paquetes de atún.

Burlan también a la tecnología

‘Carlos’ reconoció que la tecnología con la que cuenta la Patrulla Fronteriza es su peor enemigo.

“Sabemos de la tecnología que tienen, los sensores, el avión no tripulado, traen drones, pero siempre buscamos la forma de burlarlo, darles la vuelta a los sensores”, dijo. “Cuando nos damos cuenta que van unos enfrente y los tumban tratamos de no pasar por ahí mismo”.

El narcotraficante aseguró que en este negocio participan cientos de ‘burreros’ o cargadores de droga y saben que de la frontera a Casa Grande deben caminar alrededor de 125 millas, algo que no siempre logran.

Este hombre ha sido arrestado y deportado en varias ocasiones, pero asegura que el negocio es tan rentable que continúa cruzando. “Tengo mis cosas, propiedades mi casa, departamentos, terrenos”, comentó.

También admite que se siente culpable de cruzar droga “porque estas envenenando personas, pero el que las usa es porque quiere, nunca he obligado a una persona para que le ponga”.

‘Carlos’ dijo que el último cargamento que cruzaron se los incautó la Patrulla Fronteriza y arrestaron a cuatro de los ocho que venían en el grupo. “Cuando ya se pierde la mercancía los patrones no se preocupan por uno”, puntualizó.