Cuba

Exilio cubano reacciona a las sanciones de EEUU a Raúl Castro y sus familiares

Consideran que se está haciendo justicia y catalogan la fecha como un día histórico.
26 Sep 2019 – 11:40 PM EDT

Exiliados cubanos recibieron con beneplácito las sanciones impuestas por Estados Unidos contra Raúl Castro y sus familiares. Las calificaron como "justicia" y llamaron al 26 de septiembre del 2019, como un día histórico.

Publicidad

La medida, que no tiene precedentes, fue tomada por la implicación de Raúl Castro y sus familiares en graves violaciones a los derechos humanos.


“No solamente les impide la entrada a Estados Unidos, sino que abre el camino hacia el enjuiciamiento de estas personas por crímenes de lesa humanidad”, comenta Orlando Gutiérrez, del Directorio Democrático Cubano.

Las sanciones fueron anunciadas por el secretario de Estado, Mike Pompeo, e incluyen los hijos de Raúl Castro, Alejandro, Debora, Nilsa y Mariela.

“Todo el mundo sabe que lo que queda del viejo régimen es Raúl Castro, y esencialmente (las sanciones) van dirigidas a sacar a Raúl Castro del escenario político, sentándolo como un criminal”, comenta el analista político Luis Zúñiga.

El analista añade que, en su concepto, con esta medida EEUU busca darle una oportunidad a las nuevas generaciones, como el actual presidente Miguel Díaz-Canel que, según Zúñiga, todavía no tienen las manos manchadas de sangre, para que traten de cambiar el proceso en Cuba.

Publicidad

Las sanciones se anunciaron un día después de que el presidente Donald Trump acusara a Nicolás Maduro de haberle vendido el alma de Venezuela a la dictadura cubana.

De acuerdo con Trump, el régimen de la Habana está acusado de socavar la democracia venezolana y ayudar a apuntalar la dictadura de Maduro, a través de la violencia, la intimidación, la represión y la tortura.

Por su parte, el senador Marco Rubio aplaudió la medida y señaló que la participación de Raúl Castro en violaciones grotescas de los derechos humanos, su complicidad con organizaciones terroristas como el ELN y las Farc, y su vínculo con el régimen de Maduro, evidencia la amenaza que representa para los Estados Unidos.

Algunos expertos creen que la medida sienta las bases para un tribunal internacional que enjuicie a Raúl Castro, por crímenes de lesa humanidad.

“Es un día histórico, un día de justicia”: EEUU anuncia sanciones contra Raúl Castro y su familia
David Maris
1/14
Cuando la noticia de la muerte de Fidel Castro se confirmó, los cubanos de Miami salieron a la calle con un destino claro: el restaurante Versailles.
Crédito: David Maris
David Maris
2/14
Fundado hace 41 años por un cubano que combatió en el desembarque de Bahía Cochinos, este restaurante ubicado en el corazón de la Calle 8 se convirtió -como dicen los hombres mayores que lo frecuentan- en la “alcaldía del exilio”.
Crédito: David Maris
David Maris
3/14
Lejos del exotismo de los lugares de la Habana, de baldosines blancos y negros, este restaurante extrañamente intentó replicar un cafetín europeo y la opulencia de espejos del verdadero Salón de Espejos de Versalles, en Francia.
Crédito: David Maris
Publicidad
Desliza aquí para continuar con la galería
David Maris
4/14
“Queríamos comernos un sanduchito cubano, un pastelito de guayaba, un jugo de mamey y en este lugar no solo encontrábamos nuestra cocina sino que fue el que empezó a reunir a todos los que dejábamos atrás nuestra patria”, dice Mario Machado, un hombre mayor que ha vivido su vida lejos de la isla frecuentando este lugar.
Crédito: David Maris
David Maris
5/14
Ese sábado 26 de noviembre -que pasará a los anaqueles de la historia como el día de la muerte de uno de los líderes más influyentes del siglo XX-, los alrededores del restaurante Versailles estaban a reventar. Ese lugar que era una especie de cabildo de todos los desterrados, ahora se convertía en el lugar para celebraciones y las algarabías. Con banderitas y pitazos de carros decían todos: "Fidel ha muerto".
Crédito: David Maris
David Maris
6/14
Sin embargo, unos días después, el lunes 28, todos trataban de mantener las maneras en su interior. Las lámparas de cristales, los amplios salones de ventanales enormes y un piso de baldosines de plástico (que intentan replicar complejas formas de cerámica), congregaban a la gente cubana en torno a un sentimiento aún más poderos que el de la política: el amor por el lechón con arroz y frijoles.
Crédito: David Maris
Publicidad
Desliza aquí para continuar con la galería
David Maris
7/14
El encuentro de exiliados entre coladitas, la forma como los cubanos le llaman a su café de sabor fuerte y dulce, y pastelitos de guayabas hizo que con las décadas la fama de este lugar creciera y se conociera como "La casa del exilio". A las afueras hay incluso un pequeño monumento que profesa: "En reconocimiento a los cubanos hombres y mujeres que nunca se resignaron a vivir sin libertad".
Crédito: David Maris
David Maris
8/14
El Versailles fue creciendo al punto que hoy ocupa casi una cuadra completa. Aunque los despampanantes espejos podrían hacer pensar que se trata de un lugar muy formal, en el interior realmente palpita la frescura de los cubanos. Así, las lámparas y los arabescos contrastan con mesas sin manteles, servilletas de papel y sillas de cafetería corriente.
Crédito: David Maris
David Maris
9/14
Hoy en día, los turistas que visitan Miami sienten que rasguñan algo de la cultura cubana cuando visitan el Versalles y prueban el café típico servido por una chica que te llama con cercanía, "mi amor", "mami linda", antes de servirte la bebida caliente.
Crédito: David Maris
Publicidad
Desliza aquí para continuar con la galería
David Maris
10/14
"Mi papá salió de la Habana, porque el Che Guevara lo había condenado a muerte, alguien le avisó y logró embarcarse en un bote hacia Cayo Hueso. Desde ese 1960 vivimos acá y nunca volvimos a la isla. Pero este lugar ha sido mi mejor manera de mantener mis recuerdos vivos de Cuba", dice Randy Espinet, un cubano erudito, mientras espera su segundo café de la tarde.
Crédito: David Maris
David Maris
11/14
A juzgar por lo que ofrece este restaurante, los sabores de Cuba están hechos de pocas especias, influencias europeas, mucha devoción por el cerdo y un compromiso por los frijoles y por los pasteles de hojaldre que albergan en su interior el dulzor de la guayaba.
Crédito: David Maris
David Maris
12/14
Claro, no hay Cuba, no hay patria, sin tabacos. Hileras blancas y organizados de cigarros 'La gloria cubana' se ven en sus estanterías.
Crédito: David Maris
Publicidad
Desliza aquí para continuar con la galería
David Maris
13/14
"Desde el principio el Versailles fue un lugar importante en términos políticos", asegura Randy ahora reunido con sus compinches. "Ahora somos un exilio poderoso y predominante. Pero hace décadas, cuando llegamos, éramos pocos y no teníamos capital. Este lugar, sin embargo, fue nuestra casa y a medida que el exilio creció, creció también el Versailles".
Crédito: David Maris
David Maris
14/14
Ahora, incluso que Fidel Castro se ha ido, Versailles tiene grabado en piedra en sus puertas una bienvenida para los cubanos: "La peña del Versailles, para aportar ideas y compartir el sueño de un regreso a la patria que espera".
Crédito: David Maris
Publicidad