publicidad

Olga Breeskin visitó la corte de la jueza Cristina Pereyra

Olga Breeskin visitó la corte de la jueza Cristina Pereyra

La vedette más grande de México de los años 80 visitó a la jueza Cristina Pereyra en Veredicto Final.

Olga Breeskin visitó la corte de la jueza Cristina Pereyra c0d1f430078c4...

La vedette más grande del México de los 80's, pisó la corte más famosa de Estados Unidos, la corte de Veredicto Final. Allí acompañó a la jueza Cristina Pereyra para opinar sobre los casos que se presentan. Olga Breeskin escuchó las historias y conflictos que buscan el Veredicto Final para arreglar sus problemas y, en exclusiva, habló de los conflictos que la mantienen separada de su hermano con el cual no tiene contacto desde que su madre murió. La vedette aprovechó las cámaras para pedirle perdón y establecer contacto con él.Además, Olga habló sobre sus adicciones y la terrible experiencia de ser abusada sexualmente, algo que nunca le confesó a su madre.

Pero su visita no sería completa sin verla actuar. Así que la corte se transformó en un escenario para verla bailar y cantar como lo hacía unos años atrás.

publicidad

Olga Breeskin fue un sexsymbol de los 80's en México, y dijo que en aquella época las famosas se inyectaban silicona y otros líquidos para adelgazar o ponerse más glúteos. “Es una pena que Alejandra Guzmán haya pasado por eso. Le quiero decir que ella es bella así como es, que debe aprender a amarse así como lo ha hecho yo”.

También afirmó que nunca cayó en manos de médicos inescrupulosos.

Ella no quiere volver a la palestra pública como lo hacía en la década de los 80's, dice que si regresa a los escenarios sería para “alabar al Señor, pues quiero que mi música y el talento que me dio él, sirva de algo bueno”.

Es su primera vez en la corte más famosa de Estados Unidos, la de la jueza Cristina Pereyra, pero no es la primera vez en una corte. Debido a sus problemas de adicciones cayó en un problema legal, del cual prefirió no acordarse.

Dentro del programa envió una invitación a su hermano, al que no ve desde hace décadas. “Manito, yo ya te perdoné. Búscame, tú sabes cómo encontrarme. Ya todo está olvidado, espero que nos reunamos pronto”.

publicidad
publicidad
Secuestro
Se cree que la sospechosa, Luz María Garza, de 51 años, está rumbo a Monterrey, México, donde vive. Fue vista por última vez con su nieta Alisha Martínez sobre la calle Seneca en Victorville.
Decenas de personas que producen ropa para grandes almacenes se manifestaron porque afirman que la empresa no les da el entrenamiento adecuado de seguridad, y exigen salarios competitivos.
Todo ocurrió cerca de la calle 28 y el parque Jefferson. Según reportes policiacos, dos sospechosos armados se enfrentaron con las autoridades. Hasta el momento, no se reportan heridos.
En la tercera edición del Grand Bikini, celebrado en China, participaron más de 400 mujeres de 55 años o más.
publicidad