publicidad

Sortilegio nos muestra un romance que ha comenzado con el pie izquierdo

Sortilegio nos muestra un romance que ha comenzado con el pie izquierdo

¿Puede el matrimonio de Maria José y Alex sobrevivir al engaño sobre el que se fundó? Eso sí es un Sortilegio.

Érase una vez una chica llamada María José (Jacqueline Bracamontes) que se casó con un tal Alex Lombardo,  sólo para descubrir que Alex estaba muerto y que ella estaba casada con un tal Bruno Albéniz (David Zepeda) que la quería nada más para cobrar los millones del difunto. Para mas remate, Alex (William Levy) resucitó y Maria José debe fingir ser su mujer, pero  se está enamorando de este desconocido. ¿Tiene alguna esperanza su amor entre tanta mentira? No te pierdas Sortilegio, de lunes a viernes, a la 1pm/12 Centro por Univision.

Una chica provinciana que tuvo que abandonar sus estudios para mantener padre y hermana, eso en resumen es el currículo de María José Samaniego, heroína de Sortilegio. Vale agregar que,  a pesar de su monótona y mísera vida, María José es digna, integra y casta. Tanta virtud recibe un premio. Alejandro, un hombre sencillo, pero atractivo, le ofrece matrimonio.

publicidad

La enamorada María José se casa por el civil con Alex y se prepara para conocer la felicidad conyugal. Ya al público algo le huele mal cuando Alex, en vez de apresurarse en quitarle lo virgen a  su esposa, se marcha con una oscura excusa de que los negocios lo claman.

Lo próximo es que la esposa  recibe una llamada de su suegra Victoria (Daniela Romo), de quien ni conocía la existencia,  anunciándole que Alex ha muerto. María José y su hermana Paula (Wendy González) se consiguen ropa negra y, aun atontada por la noticia,  parten al funeral de Alex Lombardo que más encima, era millonario.

Un mal comienzo

La desconsolada María José se encierra a llorar su luto en una de las innumerables suites de la gran casa de los Lombardo y ahí se le aparece su marido. No es un espíritu, como le explica a la aterrorizada viuda. El se llama Bruno Albéniz, el difunto Alex era su odiado hermanastro. Ahora María José es viuda y Bruno espera que ella comparta cama y herencia con el timador.

La Sra. Lombardo indignada se marcha de regreso a su humilde hogar. Hasta allá llega Bruno,  no para pedirle perdón ni ofrecerle su amor, sino algo peor. Alex ha resucitado y quiere conocer a su "esposa". María José es chantajeada por Bruno y obligada a regresar a la Mansión Lombardo donde la espera un extraño que cree que una amnesia temporal le impide recordar que se casó. ¿Es eso cierto o Alex desea castigar a la impostora?

publicidad

Escena increíble es cuando María José conoce al verdadero Alex. Soberbia actuación de la Bracamontes a quien su suegra tiene casi que arrastrar de la escalera para saludar a su "maridito". La expresión de terror de María José es impagable. No se le queda a la zaga Levy con su leve sonrisa para nada tranquilizadora y la manera cortante en que acalla las explicaciones de Bruno, demostrando que por muy amnésico que esté, será él quien maneje su vida personal.

Comienza así una irregular relación. Por un lado,  las dudas y desconfianzas de Alex, por otro los remordimientos y miedos de María José. Aun así, la atracción física entre ambos es palpable. ¿Pero es eso suficiente para construir una relación sólida?

¿Qué harías en el lugar de María José?

publicidad
publicidad
El artista mexicano asistió a la presentación del nuevo disco de la cantante colombiana y dijo a Despierta América que le gustaría más adelante colaborar con algún tema.
Las primeras imágenes de la misión Juno en Júpiter muestran, entre otras cosas, que ambos polos están plagados de ciclones del tamaño de la Tierra.
Luego de que las cámaras hayan captado el momento donde la primera dama al parecer intentara evitar tomar la mano de su esposo, durante la reciente gira internacional, se conoció una imagen de la pareja tomados de la mano.
El papá de Ana Brenda fue su acompañante durante una alfombra roja, y ahí lo cuestionaron acerca de la relación de su hija con el actor español Iván Sánchez. Observa su reacción.
publicidad