publicidad

La justicia sepultada en Colombia a manos de los paramilitares logo-show...

Shows

Primer Impacto
Lunes a Viernes - 5PM / 4C

La justicia sepultada en Colombia a manos de los paramilitares

La justicia sepultada en Colombia a manos de los paramilitares

Desde 1985, los paramilitares, grupos armados de extrema derecha han sembrado la muerte en Colombia.

La justicia sepultada en Colombia a manos de los paramilitares 3ef033b48...

Alianza sangrienta

En Colombia poco a poco se va conociendo la tragedia de los más de 40 mil desaparecidos víctimas de la guerra del exterminio que desataron los paramilitares contra la guerrilla y contra todos los que, según ellos, colaboraban con las FARC.

Adriana Villamarín de Primer Impacto tuvo la oportunidad única de acompañar a un equipo de forenses que buscaba una de esas tumbas colectivas en una zona extremadamente peligrosa, y conocer el drama de algunos que sin descanso, buscan los restos de sus seres queridos.

¡Minutos antes de dejar el casco urbano de San José del Guaviare, en el oriente colombiano, la tensión era evidente...la guerrilla estaba en las afueras de la población.

El equipo de Primer Impacto estaba allí gracias a la autorización de la Fiscalía General de Colombia para acompañar a una de las misiones forenses en la exhumación de varios cadáveres sin identificar, sepultados en fosaomunes. Los habitantes de la zona aseguraban que los paramilitares eran los responsables de esas muertes.

publicidad

Y es que, desde 1985, estos grupos armados de extrema derecha han sembrado de muerte el país. Los propios paramilitares reconocieron en recientes audiencias ante la justicia, que estos grupos fueron el resultado de una alianza sangrienta hecha entre ganaderos, empresarios, narcotraficantes y militares para enfrentar a la guerrilla.

Llegaron a ese lugar, que es mitad llano y mitad selva, a finales de 1998, dispuestos a quitarle a sangre y fuego a la guerrilla de las FARC, el control que ejercía por más de 40 años, sobre las gigantescas plantaciones cocaleras.

La guerra entre paramilitares y rebeldes dejó miles de muertos en esta zona. Según sus propios testimonios, los paramilitares asesinaron indiscriminadamente todo lo que olía a guerrilla...han confesado que para infundir terror, descuartizaron vivas a sus víctimas con motosierras, las arrojaron con vida a fosos de cocodrilos o las torturaron hasta morir.

Comisión en la zona

Por eso el objetivo exacto de la Fiscaía colombiana era llegar hasta un lugar conocido como "Las juntas de la sabana", en donde se suponía que los paramilitares habían construido un verdadero cementerio clandestino...el recorrido tomó cerca de tres largas horas, en las que el ejército y la policía estuvieron atentos al desplazamiento de la caravana.

Esta es una de las zonas más peligrosas de Colombia. Aquí frecuentemente transitan guerrilleros y paramilitares; por eso antes de que entrara la misión forense fue necesario que entrara el ejército y la policía.

publicidad

Ya en el área, la misión forense comenzó a trabajar. Palos en manos emprendieron la excavación. La información que tenían era precisa, porque un paramilitar que se acogió a la Ley 975 de 2005 señaló las coordenadas exactas para encontrar los cadáveres.

Esta ley que nació como producto de un acuerdo entre el gobierno y los paramilitares, les garantiza a los homicidas pagar tan solo cinco años de prisión, sea cual sea el crimen cometido, si colaboran con las autoridades, por lo que muchos ofrecieron información detallada y precisa sobre las atrocidades que cometieron.

"Con esta coordenada ya no se repite el trabajo que muchas veces ocurre, que volvemos al mismo sitio!  Para eso la coordenada nos ayuda mucho y orienta al equipo de la Fiscalía o de la Policía para que no lleguen al mismo sector", dice el criminalista Jorge Alberto Torres.

En busca de los restos

En busca de los restos

Nelson Cárdenas, director fiscal de la comisión explica que "el objetivo fundamental es lograr encontrar todos los restos óseos de las personas que se encuentran reportadas como desaparecidas, poder llevarlos a un laboratorio y que ese laboratorio nos diga quien es esa persona, quien era esa persona en vida y poder canalizar una entrega a sus familiares".

Los paramiitares obligaron a algunos de los pobladores de la región a cavar las sepulturas. rené fue uno de estos campesinos: hoy dice que la exhumación de los cadáveres que enterró le quita un peso de encima.

publicidad

Evidencia gráfica

Al aparecer los primeros restos, el equipo forense fija la evidencia a través de fotografías. Luego se procede a recoger uno a uno los huesos del cadáver. Tiene orificio de entrada y otro de salida. La salida siempre es superior a la entrada.

En la comitiva estaba el doctor William Pérez, uno de los mejores antropólogos forenses de América Latina, con una larga experiencia en la búsqueda e identificación de víctimas de la violencia.

"La mayoría de los cuerpos por no decir todos presentan, proyectil de arma de fuego, especialmente en el cráneo y el tronco.  Presentan lesiones múltiples, en la región craneal, neuro-craneal, en el rostro, en la región del tronco, algunos en las extremidades inferiores, fracturas ocasionadas por arma de fuego, proyectil de alta

velocidad", comenta Pérez.

La ropa que porta el cadáver también es vital para identificar a la víctima. En este caso, es evidente que los restos eran de paramilitares que, según los fiscales podrían haber sido el resultado de los enfrentamientos que tuvieron entre ellos mismos a finales de 2003 por disputas de territorios....Los esqueletos tienen uniformes y botas.

Los cuerpos son embalados en bolsas y trasladados hasta laboratorios de ciencias forenses, unbicados en Bogotá, donde se determinará la causa exacta de la muerte.

Tetimonio sobrecogedor

publicidad

En medio del operativo dela Fiscalía, Primer Impacto encontró un testimonio sobrecogedor de un campesino que buscaba afanósamente a su padre desaparecido desde hacía varios años, y convenció al equipo forense de excavar en un lugar donde los paramilitares le habían dicho que enterraron su cadáver.

"Yo lo que había dicho era que algún día tenía que encontrarlo. ¡Si él no es yo tengo que seguir buscando! Yo seguiré buscado", dice Alonso Rivera.

Los fiscales comenzaron a excavar y nosotros a esperar, con el corazón latiendo al ritmo de la angustia de este hombre, que no quitaba los ojos del pedazo de tierra donde podrían estar los restos de su padre...

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad