publicidad
Primer Impacto
Lunes a Viernes - 5PM / 4C

Familia hispana no encuentra consuelo

Familia hispana no encuentra consuelo

Dos miembros de una misma familia fueron asesinados por el pistolero en el colego de Santa Mónica, California. 

Familia hispana no encuentra consuelo

Leticia no encuentra consuelo ni una explicación a la suerte que corrieron su esposo Carlos y su hija Marcela Franco, quienes se encontraban en una camioneta cuando fueron alcanzados por las balas durante el tiroteo del viernes pasado en el colegio de Santa Mónica. 

Comenta que al ver las noticias, supo de inmediato que se trataba de sus seres queridos, ya que reconoció la camioneta de su esposo Carlos, quien trabajo en el colegio  comunitario de Santa Mónica por más de 20 años.  El murió casi de inmediato y su hija Marcela quedo conectada a un respirador artificial, pero ayer decidieron desconectarla.

 Lo que hace mas desesperante su situación es que su familia se redujo de cinco a solo dos miembros en poco tiempo, ya que hace dos años perdió a otro hijo en un accidente automovilístico.

Si usted desea ayudar a la familia Franco con los gastos de los servicios funebres pueden enviar su donación a:

 “The The Carlos Franco Family Memorial Fund”

por internet:

https://foundation.smc.edu/FrancoMemorial

o por correo   Santa Monica College Foundation, 1900 Pico Boulevard, Santa Monica, CA 90405

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad
Armados con machetes, este grupo de hombres patrulla las calles de su pueblo para combatir la violencia. Aseguran que los pandilleros aterrorizaban a los vecinos e incluso mataron a una pareja de ancianos como parte de un rito de iniciación.
La joven estaba siendo trasladada a un hospital de Perú porque estaba a punto de dar a luz. Mientras la bajaban de la ambulancia con la camilla, un mal movimiento de los enfermeros hizo que la mujer cayera al suelo. Cuando trataban de volverla a colocar en la camilla, se volvió a caer.
Algunos aseguran que se trata de una señal divina, pero otros dicen que les asusta porque, según ellos, cada vez que el Cristo sangra hay muertos en el poblado. Dicen que la sangre huele a rosas. Una muestra de la sustancia fue enviada a los laboratorios para analizarla.
Al parecer, el responsable de otorgar los permisos obligaba a los choferes a besarse y tocarse las partes íntimas mientras otras personas grababan el momento. Las imágenes se volvieron virales y han causado indignación en la comunidad. Las autoridades investigan al sujeto.