publicidad

El Gran Final de Por Siempre Mi Amor: Lo Bueno, Lo Malo y Lo Que Celebramos

El Gran Final de Por Siempre Mi Amor: Lo Bueno, Lo Malo y Lo Que Celebramos

Por Siempre Mi Amor tuvo un final espectacular. Hubo suspenso, alegría, besos y mucha felicidad. Acompáñanos a repasar los mejores momentos del desenlace.

Como dicen por ahí, todo en esta vida tiene su final y Por Siempre Mi Amor llegó al suyo. No podemos negar que estamos muy tristes porque ya no vamos a ver juntitos a Guy Ecker y Susana González, pero nos va a quedar el gran gusto de recordarlos en esta gran novela.

¡Ahh! Pero no serán los únicos a quienes vamos a extrañar. Para nada, Pablo Lyle y Thelma Madrigal se ganaron un rinconcito en nuestro corazón. Y seguiditos de Martha Julia y Alejandro Ruiz, quienes nos demostraron que el amor puede esperar y triunfar.

Eso sí, el final fue espectacular. Hubo suspenso, alegría, besos, amor y mucha felicidad. Pero antes de seguir, ¿qué te parece si repasamos los mejores momentos del último capítulo?

¿Qué te pareció el final?

Lo Bueno

Juntos por siempre

Ya creíamos que Fernando se iba a salir con la suya, pero gracias a la astucia de Arturo, cayó redondito ante la policía. Después de tremenda aventura, Arturo e Isabel merecían ser felices. ¡Y qué bueno que lo consiguieron! Esa cena con mariachis nunca la vamos a olvidar, ¡hasta se nos antojó!

¡Por fin papás!

Y para cerrar con broche de oro su gran amor, Isabel y Arturo por fin se convirtieron en papás. ¡Cuánto gusto nos dio saber que su pequeño nació sin complicaciones! Y más gusto nos dio cuando Isabel decidió ponerle Eugenio como un recuerdo y agradecimiento para Eugenia. ¡Así se hace Isabel!

publicidad

Casados se ven felices

Aunque se casaron por salvar a Arturo, Esteban y Aranza se veían preciosos como esposos. ¡Qué bueno que decidieron quedarse juntos para siempre! Eso sí, Aranza se convirtió en la envidia de muchas, tener para ella solita al papito de Esteban, no se vale. ¿O no chicas?

¡Qué bonita familia!

Se pasaron años buscando la felicidad juntos y al final la encontraron. Sí, Bruno y Gabriela finalmente se convirtieron en esposos rodeados de unos preciosos hijos. ¡Ayy! Cuánto se nos alegró el corazón al verlos tan enamorados. ¡Ya era justo!

Lo malo

El infierno fue su condena

Tantas maldades que hizo merecían un castigo del mismo tamaño. Toda la historia se la pasó haciéndonos repelar y sacándonos canas verdes.

Y qué bueno que Fernando recibió su merecido. Y no podemos negarlo, nos dio mucho gusto verlo pagar por sus villanadas. Muy bien por Arturo cuando lo puso en su lugar al dejarlo noqueado y en bandeja de plata para la policía.

Y bravo también por la justicia, todo el rigor de ella cayó sobre él. Y no sólo eso, fue condenado a 120 años de prisión totalmente aislado. Y para terminar, Fernando fue traicionado por su cómplice dejándolo tuerto. Ni modo, bien dicen que el crimen no paga.

Fue enterrada viva

Otra que pagó todas sus maldades fue Sonia, hasta tuvo el descaro de confesarle a Arturo y Aranza que mató a Eugenia. ¡Ahh! Pero el destino ya le tenía preparado su final. Y quién se iba a imaginar que vendría de las manos de su eterno cómplice. Los días de Sonia terminaron por culpa de Fernando, quien después de dispararle la enterró viva. ¡Pobre Sonia, qué fea forma de morir!

publicidad

Lo que celebramos

Por Siempre los recordaremos

¡La felicidad encontró a Arturo e Isabel, bravo! Después de tantas tristezas e intrigas que los separaron, el amor triunfó sobre todos los obstáculos. ¡Ahh, pero la alegría también! Y en verdad que se nos antojó tanta alegría al ver a toda la familia reunida. ¡Qué envidia… pero de la buena!

Y qué buena fiesta armaron, hasta nos dieron ganas de comer y comer pastel y soltar un globo al aire.

Siempre celebraremos esta gran historia llena de amor, pasión, tristeza, alegría y mucho cariño. Además, Isabel y Arturo se despidieron sabiendo que ‘Por Siempre serán nuestro amor’.

publicidad
publicidad
El director técnico de Chivas femenil aceptó que su equipo jugó sobrado en la final de ida, aunque confía en el conseguir el título pese al 2-0 en contra para la final de vuelta.
De las tres veces en las que 'Auriazules' y ‘Esmeraldas’ se han visto las caras en la Liguilla, dos triunfos fueron para los de Nuevo León y sólo uno para los dirigidos por Gustavo Díaz. Aquí el recuento.
La hegemonía del Clásico Joven lo tienen las Águilas con nueve victorias, mientras que la ‘Máquina’ sólo suma cinco. La última vez que se toparon en la 'Fiesta Grande' fue en el Clausura 2013.
TBC | Copa MX (Apertura) | 2017
El DT del Atlante es consciente que los ‘Tuzos’ tiene como única opción la lucha por el título del torneo copero tras ser eliminados de la Liguilla. “Entendemos el riesgo que existe en este juego”, advirtió.
publicidad