publicidad

Eva acabó con las joyas de la corona de Plutarco

Eva acabó con las joyas de la corona de Plutarco

Eva se llevó nuestro aplauso de foca cuando defendió su honor y le pateó a Plutis donde más le duele: en las joyas de la corona.

Eva se llevó nuestro aplauso de foca cuando defendió su honor y le pateó a Plutis donde más le duele: en las joyas de la corona. Y es lo menos que se merecía el idiota de Plutarco. Hagamos un repaso de los "lindos" insultos que le propinó Plutis.

¿Se mereció Plutarco el golpe que le dio Eva?

Comenzando con un "Vieja bruta" que nos dejó en shock. No contento con eso, le sumó "Bruta y estúpida". Y además, le confesó que detesta que lo llame Don Pluti, a lo que nuestra Eva contestó, "¿O prefiere que los llame Don Pluta?" Sencillamente 'PRICE-LESS.'

Todo esto viene porque Plutarco está harto de que Eva se esté metiendo entre él y Helena, pues Plutis quiere conquistarla sea como sea. Y Eva, por supuesto, no va a permitir eso. Pero ándate con cuidado Eva, que pronosticamos que lo que te viene no va a ser fácil.

publicidad
publicidad
Amanecerá fresco en Los Ángeles este sábado 23 de septiembre, pero la temperatura irá aumentando a lo largo del día. La máxima será de 77 grados.
Según la Comisión Federal de Comercio, estas ofertas fraudulentas de viaje son una de las estafas más comunes. Por eso, hay que asegurarse siempre de que las compañías estén registradas en la Procuraduría General del estado.
Varios jóvenes que salieron de una función en un club nocturno terminaron en una pelea frente al puesto de tacos de Ana Leti Sadurán. Los agresores comenzaron a destruir el negocio, llamado ‘Los güeros’. La policía de Los Ángeles todavía investiga el incidente.
A más de 72 horas del sismo, hay cansancio, pero el espíritu de los socorristas y voluntarios se fortalece ante la posibilidad de que haya sobrevivientes bajo los escombros. Muchos todavía mantienen viva la esperanza de encontrar a personas con vida. Hay aparentemente 46 personas aún bajo los escombros en Álvaro Obregón.
publicidad