publicidad

La nostalgia se apoderó de una Pequeña Gigante

La nostalgia se apoderó de una Pequeña Gigante

Gretchen Rojas, bailarina de las Megaestrellas, en PG2 añora  ver  a su familia y agradece a sus amigas todo el apoyo que le brindan desde Nueva York. 

Hace más de un mes Gretchen Rojas dejó la ciudad de Nueva York  para cumplir su sueño de ser una de las bailarinas de Pequeños Gigantes 2. La pequeña expresó a Univision.com que añora mucho a su madre y a sus hermanos quienes no pudieron viajar a México para acompañarla, sin embargo es a ellos a quien dedica cada semana su actuación. No te pierdas este domingo  Pequeños Gigantes  es noche de expulsión a las 8PM/7 centro por Univision.

¿Cuál es tu pareja de baile favorita? Opina en nuestro foro

Sin embargo el cariño de su familia y sus amigas del colegio llegó hasta la casa de los Pequeños Gigantes a través de un video que transmitió Despierta América y que Univision.com le llevó a la bailarina.

La niña de once años no pudo contener las lágrimas al ver a su madre en un video. Dijo que la echa mucho de menos, pues es la primera vez que están separadas. Aunque dijo que todo lo que hace en Pequeños Gigantes se lo dedica a ella.

Gretchen con voz entrecortada mencionó que hasta extraña las peleas con su hermano Steve por el gato. Pero sobre todo a su mamá, quien siempre la ha apoyado en todo lo que hace.

La Pequeña Gigante añadió que todo el esfuerzo que hace en Pequeños Gigantes se lo dedica a su gente en Nueva York, a quien aseguró no defraudará.

publicidad


publicidad
publicidad
Una hora vale oro, especialmente cuando es retenido por la policía y paga su fianza. Generalmente, cuando no lo hace, tiene más chances de ser entregado a agentes de inmigración, quienes tomarían cartas en el asunto.
Jennifer Capote, vocera de las autoridades, manifestó que los presuntos ladrones dijeron que eran del Departamento de Policía y amarraron a los adultos que estaban en la casa.
Noemí Ramírez dejó claro que lo más efectivo es tratar de evadir cualquier problema que altere el orden público. En caso de que sea detenido, debe procurar no hablar hasta contar con un abogado. Si llegan hasta su casa, no abra las puestas hasta no verificar una orden.
El venezolano, de 48 años de edad, era copartícipe de un negocio de alquiler de vehículos ubicado en el 4000 de la calle 26 del noroeste.
publicidad