publicidad

La nostalgia se apoderó de una Pequeña Gigante

La nostalgia se apoderó de una Pequeña Gigante

Gretchen Rojas, bailarina de las Megaestrellas, en PG2 añora  ver  a su familia y agradece a sus amigas todo el apoyo que le brindan desde Nueva York. 

Hace más de un mes Gretchen Rojas dejó la ciudad de Nueva York  para cumplir su sueño de ser una de las bailarinas de Pequeños Gigantes 2. La pequeña expresó a Univision.com que añora mucho a su madre y a sus hermanos quienes no pudieron viajar a México para acompañarla, sin embargo es a ellos a quien dedica cada semana su actuación. No te pierdas este domingo  Pequeños Gigantes  es noche de expulsión a las 8PM/7 centro por Univision.

¿Cuál es tu pareja de baile favorita? Opina en nuestro foro

Sin embargo el cariño de su familia y sus amigas del colegio llegó hasta la casa de los Pequeños Gigantes a través de un video que transmitió Despierta América y que Univision.com le llevó a la bailarina.

La niña de once años no pudo contener las lágrimas al ver a su madre en un video. Dijo que la echa mucho de menos, pues es la primera vez que están separadas. Aunque dijo que todo lo que hace en Pequeños Gigantes se lo dedica a ella.

Gretchen con voz entrecortada mencionó que hasta extraña las peleas con su hermano Steve por el gato. Pero sobre todo a su mamá, quien siempre la ha apoyado en todo lo que hace.

La Pequeña Gigante añadió que todo el esfuerzo que hace en Pequeños Gigantes se lo dedica a su gente en Nueva York, a quien aseguró no defraudará.

publicidad


publicidad
publicidad
Iliana Jiménez nos trae lo mejor del mundo de las redes sociales de las estrellas de la NBA.
La embarcación naufragó en el embalse de Guatapé, una localidad turística situada 50 millas al este de Medellín, informaron fuentes oficiales.
Trabajar largas horas en el frío y el calor, dormir poco, no tener tiempo para hacer las tareas: los estudiantes agricultores enfrentan retos enormes para ser exitosos. Ellos batallan con la ayuda de las escuelas y de sus familias. Estas son sus historias.
Cassandra tuvo que superar las dificultades típicas de una estudiante de 12 grado: aplicar a la universidad, graduarse a tiempo, tener una vida social. Pero su caso es especial. Ella tenía que alimentar, cuidar y ayudar en la escuela a sus tres hermanos menores. Como ella, muchos latinos luchan por ser exitosos en la escuela.
publicidad