publicidad
Ninel Conde dejó que Tanya Charry tocara su trasero para verificar que es natural.

Ninel Conde se confesó con Tanya de La Tijera

Ninel Conde se confesó con Tanya de La Tijera

El "bombón asesino" habló de todo, hizo aclaraciones y hasta se dejó tocar las pompis.

Ninel Conde dejó que Tanya Charry tocara su trasero para verificar que...
Ninel Conde dejó que Tanya Charry tocara su trasero para verificar que es natural.

El "bombón asesino" habló de todo, hizo aclaraciones y hasta se dejó tocar las pompis. Ninel Conde ha tenido su cuota de sufrimiento.

Se define como "una mujer que ha luchado toda su vida por alcanzar sus sueños". Se inspiró en Lucero, que iba a la misma escuela que ella. Desde pequeña tuvo clara su vocación: "cantaba comerciales de Chispita y lo hacía con barras de desodorantes o lo que tuviera a la mano".

Con el paso del tiempo, ha grabado diez telenovelas y cuatro discos, y ha publicado tres calendarios, con los que ha hecho suspirar a miles de hombres.

Al inicio de su carrera participó en un concurso de belleza, Señorita México, en el que fue finalista. Gracias e eso "fui contratada por una empresa de extras de Televisa, donde sólo estuve un día, porque Eugenio Derbez me llamó para trabajar con él". El programa era Al derecho y al Derbez.

publicidad

En eso conoció a Ari Telch, "un galán de telenovela, que me tiró la onda". Se casó, se embarazó, pero nunca pensó dejar su carrera, "sino disfrutar lo más que pude su embarazo". Su hija nació "casi a los 7 meses, pero aguantamos tres semanas más". Tomó este episodio de su vida como una pausa.

Ninel se divorció de Ari "porque teníamos muchas diferencias de todo, éramos dos mundos distintos". Ella tenía 18 años y él 32. Sí se arrepintió de haberse casado, "pero estaba emocionada con el matrimonio, mi mamá le enseñó a cocinar y como ama de casa estaba contenta, satisfecha, hasta que empecé a no disfrutarlo".

Fue él quien decidió irse y la dejó con una hija de tres meses. Al otro día, ella se fue con su hija donde su mamá, "porque no soportaba la situación de abandono que sentía en esa casa", que además era rentada. Quien la ayudó a seguir adelante fue su hija (a quien no le interesa el espectáculo y odia salir en revistas), además de su mamá, por supuesto.

No sufrió maltrato físico pero sí psicológico. "Sientes que se acabó tu vida", dice refiriéndose al haber quedado divorciada y con una hija. Después de su fracaso matrimonial se fue a Miami a hacer una telenovela, pero Ari no le permitió llevarse a la hija. Cuando su abogado la informó que tenía una demanda y podía perderla, se regresó a México, lo cual enfureció al productor de la novela.

publicidad

La segunda relación importante en su vida fue con José Manuel Figueroa. "Fue tan extrema, muy bonita, no me interesaban las cuentas, sólo quería estar con el hombre y que no me pongan el cuerno", afirma. "Componía canciones, pero las discusiones eran lo más terrible y catastrófico".

¿Por qué no se casaron? "Por infidelidad", responde. Y bueno, como comentaron los presentadores de La Tijera, tiene que estar muy ciego...

Ninel admite que no ve a José Manuel hace tiempo, pero conserva un buen recuerdo de él: "Creo que ha madurado mucho, ha tenido golpes muy difíciles en su vida. La última vez que lo vi le dije que siempre lo iba a querer y olvidar las cosas feas".

Aquella era la época del bombón asesino, cuando aumentó la popularidad de Ninel, pero también su rivalidad con otras artistas, como Lorena Herrera. A ella le extraña que la consideren una diva. "Cuando están junto a ti desvían la mirada... No te hablan... ni media palabra... ¿por qué no me dicen algo?

El año 2007 fue muy importante para Ninel Conde, por sus actuaciones en telenovelas como Rebelde y Fuego en la Sangre. Pero también fue el año en que a su madre le diagnosticaron cáncer. "Fue muy difícil, porque a la casa llegó el sobre con los análisis y una de mis hermanas fue a recogerlo; alteramos el resultado para mostrárselo", confesó Ninel, con la intención de que no sufriera más de la cuenta. "Se le fue al páncreas, fue un cáncer agresivo y mortal". La pasaron bastante mal en sus últimos días: "La tuvieron sedada con morfina, fue muy duro. Pero el día que yo me muera será ganancia para mí, porque la volveré a ver".

publicidad

La mamá de Ninel falleció cuatro meses después de su matrimonio con Juan Zepeda. Al menos tuvo tiempo para darle esa satisfacción, aunque la actriz y cantante admite que cuando se lo presentaron no le gustó: "está muy grande", pensó, "pero empecé a conocerlo y me enamoré... era muy detallista".

¿Quién se ocupa de las labores domésticas? "Tengo tres chicas adorables en mi casa, yo manejo el timón y ellas me ayudan. Si Juan necesita algo me lo dice a mí y yo se los comunico a ellas". ¿Algún sábado le prepara el desayuno? Ninel, sin falsa modestia, responde "¿Con lo que tengo aquí? Deja que se caigan las carnes y le después le preparo los huevos". Claro, le puede modelar en lugar de cocinarle.

En cuanto a la ayuda del bisturí, Ninel fue franca: "Me operé la nariz y el busto dos veces, no cinco no siete como dicen por ahí". ¿Y las pompis? "No y las puedes tocar, están aguadas, naturales", señaló mientras le permitía a Tanya tocárselas, causando la envidia de sus colegas varones. "No tengo ninguna cicatriz, para que sepan; estoy harta de que digan que no se qué; no están las prótesis por ningún lado". Terminó diciendo que "todo lo que como se me viene para acá, mi mamá era tabasqueña y así somos por allá". ¡Qué viva Tabasco!

publicidad

Como broche de oro, Ninel le envió este mensaje por twitter a Tanya Charry: "Me hiciste sentir en confianza, como en terapia, Dios te bendiga". Y que Dios bendiga a este bombón, que de asesino no tiene nada.

publicidad
publicidad
El nadador multimedallista olímpico sorprendió al aparecer sumergido a la lado de Tiburones en un programa de TV.
El jamaiquino detuvo el reloj en 9s 95 y prepara su retiro de las pistas de tartán el próximo mes de agosto en el Mundial de Londres.
A pesar de los rumores de una posible salida del brasileño al PSG el buen ambiente prevalece al interior del equipo culé.
El AT&T Stadium recibirá su cuarta Copa Oro cuando Costa Rica y EEUU jueguen la semifinal de la edición 2017, este sábado en Arlington, Texas.
publicidad