publicidad
Susana y Ernesto Pombo renovaron sus votos matrimoniales

Los Pombo limaron las asperezas de su amor

Los Pombo limaron las asperezas de su amor

Susana y Ernesto no tenían tanto peso que bajar como emociones que estabilizar, para renovar sus votos matrimoniales.

Susana y Ernesto Pombo renovaron sus votos matrimoniales
Susana y Ernesto Pombo renovaron sus votos matrimoniales

Susana y Ernesto Pombo no tenían tanto peso que bajar como emociones que estabilizar, para renovar sus votos matrimoniales.

Susana tiene 36 años. De nacionalidad venezolana, es empresaria y pesaba 144 libras al empezar el programa. Ernesto tiene 35 años, es colombiano y analista de sistemas. Pesaba 200 libras. Le contaron a Claudia Caporal que se conocieron el día del cumpleaños de ella en un curso de oratoria en el 2007 y se casaron al año siguiente. Ella era muy activa, amiguera, según él "a veces un poco impaciente y radical, lo que lleva a discusiones". Ella se exige mucho y le exige a él, que lo hace por no discutir. Al principio se peleaban como hermanitos y les costó adaptarse.

Ella sabía que él se sentía mal porque estaba gordito. A ella le quedaba bastante apretado el vestido, ya que pesaba 126 libras cuando se casó. "Nunca he estado gorda, todo fue muy rápido y me tuve que adaptar al bebé (Nicolás)... tiendo a ser perfeccionista". El tenía problemas para cerrar el pantalón. Se sentía mal anímica y físicamente. Pesaba 178 libras al casarse. "Nos fuimos descuidando, yo en la oficina todo el tiempo", admite, mientras cree que la responsabilidad les causa el estrés.

publicidad

Los problemas de la familia les han causado ansiedad, que han tratado de calmar con comida y más comida. Claudia les pidió que se tomaran de las manos y que Susana se comprometiera a dejar el control y que Ernesto se comunicara más y no se guardara las cosas.

Ernesto comía con desesperación y para Susana comer era la mejor actividad social. Visitaron al doctor Salomón Jakubowicz, endocrinólogo. Durante el embarazo ella tuvo antojos de brownies. El médico les dijo que la causa del sobrepeso era el desconocimiento de los alimentos que calman el apetito, por lo cual había que sustituir la comida chatarra por alimentos sanos. El plan nutricional era: desayunos de 600 calorías, carnes blancas y legumbres, cenas de 350 calorías y 5 vasos de agua.

Después del examen médico, los Pombo conocieron a Frank Guzmán, el entrenador personal que les asignó la palabra Fuerza. Fueron con Nicolás, lo que impresionó a Frank: "Son ejemplo de una pareja con niños pequeños, que no son un obstáculo para hacer ejercicio". El plan de entrenamiento diario era: 30 minutos de máquinas, 120 abdominales y 30 minutos de aeróbicos.

Claudia les hizo sacar la comida de la nevera, la despensa y todas partes para dividir los alimentos saludables de los que no les conviene. Les dejó unos tips en la pizarra para que dejen las culpas y que las porciones sean proporcionadas, además de la velocidad al comer. Les pidió que hicieran lo mismo con los sentimientos y miedos: separar los saludables y liberarse de los otros. El tenía un dolor con los padres que no había superado.

publicidad

Ernesto comía de todo y Susana compraba mucho para que no faltara, así que había que hacer cambios. Claudia les hizo la compra según las recomendaciones del doctor. Le sugirió a Susana dormir una siesta mientras duerme el bebé, eso la ayudaría con la lactancia y a estar más alerta. Y a Ernesto, evitar que ella le hiciera la lonchera en esos días, que por demás es un excelente hábito. Su estado físico era muy bueno. A Susana le iba a tomar más tiempo, porque tuvo al bebé por cesárea. Cuando se reunió el panel de especialistas, Claudia notó que les gusta estar juntos y las recomendaciones podían funcionar. El doctor le sugirió a Ernesto comer un poco más en el desayuno para evitar la ansiedad en la tarde.

Los Pombo hicieron los ejercicios con mucha voluntad. Ernesto tiene un niño adentro, mientras que Susana es muy seria. Tuvieron desacuerdos con la renovación del clóset y se enfrascaron en una discusión porque él no quería deshacerse de prendas viejas y quería que ella se pusiera cosas que no usaba hacía tiempo. Llegaron a un acuerdo y ella le hizo una danza árabe.

No fue suficiente el esfuerzo de Ernesto en cinco semanas, así que tuvo que hacer un régimen intensivo de dos días. Le cayó de sorpresa, porque le alteró la vida cotidiana, pero no les molestó tanto. "Es por tu bien" le dijo Susana. El panel de especialistas le envió una serie de mensajes negativos para desecharlos. Se sintió conmovido, justo antes de someterse a un esfuerzo intenso y una dieta rigurosa. Sintió dolor en el brazo, pero Frank lo motivó a seguir adelante. La chef Karina Jakubowicz les preparó un omelette o tortilla. Susana se sentía positiva pero sentía la falta de Ernesto en las noches, para que la ayudara con el bebé. Y Ernesto tuvo su jornada final de relajación.

publicidad

Después de seis semanas de sacrificios, Susana y Ernesto Pombo estaban listos para renovar sus votos. Ella sabía que había que trabajar la relación de pareja, porque quienes no están dispuestos terminan divorciados. Les quedó la ropa: Ernesto bajó a 182 libras y Susana a 132. El ministro les mencionó los matices del amor, porque saben que no todo es color de rosa. Así, intercambiaron sus mensajes de amor y renovaron sus votos. Una pareja más que logró vencer el peso del matrimonio.

publicidad
publicidad
El Departamento de Bomberos enfrentó a varias líneas del tendido eléctrico prendidas, y lo peor es que uno de los ocupantes fue rescatado con heridas severas.
Desde entonces, el padre del niño ha dado declaraciones pidiendo ayuda para encontrar al menor y explicando que el pequeño quería ir al parque Arroyo, donde el progenitor fue encontrado inconsciente. Pero a policía tiene muchas dudas sobre este relato.
Un robo de auto a mano armada por parte de dos sospechosos en Pico Rivera dejó como saldo al menos una persona muerta y cuatro heridas en su recorrido. El Departamento del Alguacil del Condado de Los Ángeles asegura que los implicados abrieron fuego en tres diferentes áreas.
El entrenador de Jaguares explicó, sin justificar, los motivos de los aficionados que invadieron la cancha en los minutos finales del partido ante Santos.
publicidad