publicidad
Iván y Patricia Arias con Claudia Caporal.

Los Arias se aman hasta las lágrimas

Los Arias se aman hasta las lágrimas

Iván y Patricia pusieron a prueba todas sus emociones y lograron superar el sobrepeso para renovar sus votos.

Iván y Patricia Arias con Claudia Caporal.
Iván y Patricia Arias con Claudia Caporal.

Iván y Patricia Arias pusieron a prueba todas sus emociones y lograron superar el sobrepeso para renovar sus votos. Se casaron hace trece años y, como todas las parejas de El Peso del Matrimonio, tuvieron que someterse a seis semanas de sacrificios, con dieta y ejercicios.

Patricia tiene 39 años, es ama de casa y pesaba 180 libras antes de comenzar el tratamiento. Iván tiene 41 años, es contador y pesaba 235 libras. Naturales de Guayaquil, Ecuador, se conocieron cuando ella tenía 14 años y él 15, en casa de una amiga. Iván la enamoró con un helado tartufo, o sea que esta historia comenzó con comida.

No hay duda que se aman. Iván dijo "siento que cada día la amo más y cuando veo a mis hijos también, por más de sus locuras" y Patricia expresó "una de las frases que me encanta es cuando me dijo "somos dos y ahora vamos a ser uno solo".

publicidad

Pero la historia de su amor fue muy dramática, con implicaciones migratorias. Cuando se casaron, Iván ya era residente y pensó quedarse tres meses, pero le estaba yendo bien y se quedó. Pero como a Patricia no le daban la visa, fue a México y se encontraron en Baja California. Fueron momentos muy difíciles cuando trataron de ir los dos Iván recuerda "que se fue en el carro y se despidió, y pensé: Dios quiera que no sea la última vez que la vea". Llorando, Patricia rememora que "me dolía tanto dejar a mi familia y me decían no mires para atrás, sólo recordaba a mis papás y hermanos, cuándo los volveré a ver. El me dijo lo logramos, lo abracé y me puse a llorar de nuevo".

Una vez resuelto ese inconveniente, llegaron los hijos, tuvieron que acostumbrarse a un nuevo tipo de comida y dejaron de hacer ejercicio. El resultado fue libras y más libras. Cuando se casaron, Patricia pesaba 135 libras. Ella dice que "comemos porciones grandes o él tiene que seguir trabajando y viene con mucho hambre", a lo que él agrega que "siempre comía rápido y ahora peor". Pareciera que a él le gusta comer y "le hace feliz que todos estemos gordos", dice Patricia.

A la hora de probarse el vestido de novia, que ella diseñó con su mamá, ya no le quedaba. A Iván tampoco le cerraba el pantalón, mientras que la camisa estaba a punto de romperse. El recuerda que cuando Patricia estaba embarazada, comía con ella para que no se sintiera mal, "si le daba antojos yo también comía con ella". Y claro, la falta de actividad los hizo a ambos menos ágiles.

publicidad

"Muchas veces le digo a Iván si ya no me quiere, que si me ve fea o no siente interés en mí", afirma Patricia. Pero él no le exige porque tampoco se cuida. "A veces me siento sola porque él trabaja, en la casa con los niños, es un estado como depresivo. Cuando estoy sin ropa no me mira como me miraba antes, supongo que no es el mismo deseo, sino más respeto". La pareja tiene que trabajar ese conformismo y recuperar la pasión.

Para la renovación de votos, Claudia Caporal les pidió compromiso, comunicación y dejar atrás malos hábitos. Además tienen que dar un buen ejemplo a sus dos hijitos. Son la típica pareja que se está dejando comer por la rutina.

Así, comienza el tratamiento. En la primera semana, la evaluación médica con la nutricionista Claudia M. González. La doctora observó que no han comido frutas, sobre todo vegetales. Patricia ha sufrido de gastritis, aunque sólo fuma y bebe alcohol socialmente. Sólo cuando está enojada no come. Pesa 189 libras y tiene exceso de grasa de 25 libras. Su peso ideal es 145. Iván tiene los niveles de colesterol y triglicéridos altos y ha hecho con sus hijos lo mismo que hicieron con él: "me criaron con que me comiera todo lo que estaba en el plato". Pesa 233 libras, con casi 44 de exceso de grasa. Su peso ideal es 174, pero prefiere 200, más realista. El plan nutricional es: desayunos de 500 calorías, 50 gramos de proteína al día, una porción de vegetales o queso sin grasa a media tarde y cenas de 350 calorías.

publicidad

El siguiente paso es ir donde Frank Guzmán, el entrenador personal. Fueron con su hijita, lo cual impresionó a Frank, para acostumbrarla. Para Iván ibaa a ser difícil, porque desde hacía un año no hacía ejercicio. Frank les da la palabra clave: paciencia, para obtener todo en la vida, subrayando que "lo importante no es llegar rápido, es llegar". Lo bueno es que tienen voluntad y están trabajando en equipo, los vuelve fuertes. Su plan de entrenamiento diario: 30 minutos de elásticas o escalones, 100 abdominales y 30 minutos de trote o ejercicios aeróbicos.

Claudia les pide que saquen de la nevera todos los alimentos y productos que consideren no tan saludables. Después les lleva compras, lo que recomendó la nutricionista. Un ingrediente muy especial fue la avena, que ayuda a eliminar exceso de líquido y quita al sensación de hambre. Ambos están comprometidos y adoloridos por el ejercicio, pero Claudia los anima a seguir.

En la tercera semana, Frank los refirió a Phillip "el ruso" Miranda para una sesión de cardio kickboxing, que quema 20% más calorías que los aeróbicos. A pesar de la falta de coordinación, salen airosos.

Después de tres semanas, cuando se reunió el panel de especialistas, Claudia sugirió encontrar un espacio para que Patricia pudiera hacer sus ejercicios sola, porque la sentía apagada de ánimo. En cuanto a la relación de pareja, pidió hacer un trabajo con sus corazones.

publicidad

Así, para la cuarta semana, Patricia había bajado 5 libras e Iván 8. Todo bien con eso. Hay otra área que requería trabajo: aunque se quieren mucho, no saben expresar sus emociones. El le escribe una carta y se la lee llorando, recuerda el paso por la frontera, le agradece y a Dios. Ella le escribe también, valora mucho lo que hace por ella, las flores, los abrazos y el hecho de que sea el mejor padre para sus hijos.

Cinco semanas después, Patricia no había tenido los mejores resultados y tuvo que hacer un nuevo sacrificio: un régimen intensivo de inmediato, dos días lejos de su familia. "Yo no estaba preparada para esto... he trabajado duro...", se quejó. Pero se encontró con una sorpresa del panel de especialistas, una ropa interior muy sexy para estimular a Iván.

Después de dos días de ejercicio extremo y la dieta rigurosa, Patricia aprendió a cocinar de manera saludable con otras personas y bajó cinco libras más, quedando sorprendida por su resistencia, por lo duro de este entrenamiento. La chef Karina Jakubowicz les preparó una ensalada afrodisíaca de mango y camarones. Y el tratamiento terminó con una jornada de belleza y descanso con Milay Pérez e Isabel Chávez, de Skin Beauty Clinic.

Al cabo de seis semanas había alegría pero también tensión, hasta que lograron los dos usar los trajes con los que se casaron trece años atrás. Patricia vio en su vestido "muchos años de sacrificio, muchas vivencias, problemas, lágrimas y esfuerzo que vale la pena hoy, y no volver a cometer esos errores para ser más fuertes". Iván pesaba 235 y ahora quedó en 220. Patricia pesaba 180 y quedó en 167. Y así, los Arias, con más lágrimas, renovaron sus votos y se prepararon para seguir siendo felices... y saludables.

publicidad


publicidad
publicidad
El caso judicial Roe contra Wade, que se realizó en 1973, fue la base de la legalización del aborto inducido en Estados Unidos. La movilización se lleva a cabo un día antes de la posesión de Donald Trump.
Residentes reportan caída de árboles y pérdidas materiales en sus casas y ranchos debido a los fuertes vientos.
El gobierno mexicano extraditó a Joaquín Guzmán Loera a Estados Unidos este jueves 19 de enero. La próxima parada de la cabeza del Cártel de Sinaloa, después de haber abordado un aeroplano de la DEA, sería Nueva York.
Una experta explica las posibles acciones en materia de inmigración que serán tomadas durante el gobierno de Donald Trump.
publicidad