publicidad

Raúl de Molina se salió con la suya y se metió al jacuzzi con Ninel Cond...

Shows

El Gordo y La Flaca
Lunes a Viernes - 4PM / 3C

Raúl de Molina se salió con la suya y se metió al jacuzzi con Ninel Conde

Raúl de Molina se salió con la suya y se metió al jacuzzi con Ninel Conde

Raúl de Molina se salió con la suya, se metió a un jacuzzi con el 'bombón asesino' e hizo realidad su mayor fantasía.

La hermosa Ninel Conde inauguró hace algunos meses su lujoso Spa y su invitado de honor fue Raúl de Molina. 

¿Crees que Raúl es afortunado? Opina en los Foros.

El Gordo cumplió su fantasía de meterse en el jacuzzi con el 'bombón asesino'. Tuvo que esperar un buen rato a que llegara la cantante pues tiene muchos compromisos, pero cuando estuvo lista para atenderlo le hizo los mejores tratamientos.

Comenzaron con un masaje muy relajante y sensual, Rauli no sabía si estaba soñando o en realidad la guapísima Ninel lo masajeaba. Pero la estrella se cansó y le pidió ayuda a una de sus empleadas, cuando despertó el presentador se llevó tremendo susto al ver que no era su amada la que lo tocaba.

Ya más relajado pasaron a otra cabina en la que Conde le comenzó a masajear la pancita y de repente ¡Zas! Le rasuró el estómago. Raúl estaba muy asustado, pero la artista le explicó que los vellos no son sensuales y se iba a ver mejor con una buena depilación.

Rauli ya estaba un poco nervioso por lo que estaba ocurriendo así que decidió meterse a una tina de hidromasajes para calmar la tensión pero su corazón se aceleró más cuando Ninel entró en un diminuto bikini dorado y poco a poco se quitó la prenda que llevaba encima.

Entonces sí la temperatura comenzó a subir, la diva entró en la tina y Raúl se puso más cariñoso que nunca. Platicaron, bromearon, se abrazaron y el conductor no dejó de hacer cosquillas a la también actriz. El Gordo terminó muy satisfecho por su visita y prometió volver con frecuencia, bueno, si es que su esposa se lo permite.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad