publicidad

Shows

El Gordo y La Flaca
Lunes a Viernes - 4PM / 3C
Carlos se sentó en la silla de El Gordo y se sintió de maravilla.

Carlos, sin el gordo y la flaca

Carlos, sin el gordo y la flaca

El presentador reemplazó a Raúl de Molina en El Gordo y la Flaca durante unas semanas y cuenta cómo fue su experiencia.

Carlos se sentó en la silla de El Gordo y se sintió de maravilla.
Carlos se sentó en la silla de El Gordo y se sintió de maravilla.

¿Cómo te sentiste al ocupar la silla de Raúl? Pues extraño a la Flaca. No lo puedo negar, para mí no hay mejor

momento del día que hacer el programa con Lili. Nos reímos tanto y ella

es tan bella y tiene una energía siempre tan positiva que no puedo

evitar decirle piropos y pasar un rato increíble que se logra

transmitir a los que nos ven. En cuanto a Raúl, bueno, si estuviera él

no me gustaría tener que compartir la silla al mismo tiempo... Me

aplasta.

¿Cómo te sentiste al hacer El Gordo y la Flaca sin El Gordo y sin la Flaca, y al lado de Lilia? Una vez hice el show con Ana María Canseco, la pobre estaba muerta por

hacer Despierta América, pero como siempre fue muy simpática y

profesional. Con Lilia nunca había trabajado más que en Escándalo TV o

publicidad

haciendo reportajes en la calle. Ella es súper profesional también y me

decía que le daba un poco de nervios estar en El Gordo y la Flaca

conmigo, cosa que yo no entiendo porque si trabaja diario dos horas con

Charytín, me imagino que uno queda preparado para todo. Creo que lo

hizo muy bien, nos complementamos y con los días, la química entre

ambos se hizo mejor. Espero se repita pronto.

¿Lilia o La flaca? Pues depende para que... La verdad es que Lilia me hizo sentir muy bien.

Yo la admiro y la quiero mucho además de que no dejan de impactarme sus

ojos tan bellos. Pero Lili es la luz de mis ojos. Hay una amistad, una

química y una fluidez en nuestra conversación y en la forma que hacemos

entrevistas que se ve muy poco en cualquier área de trabajo y que en

este negocio todos sueñan encontrar. Desde el primer día fue así y yo

le doy gracias a ella y a Dios por darme la oportunidad de trabajar con

ella.

¿Te gusta el chisme o te entretiene? A mí me dicen chismoso, pero lo que soy es curioso. No hay cosa que me

publicidad

ponga peor que me digan que me van a contar algo y no me lo cuenten.

Pero chismoso, es decir el que cuenta lo que dice por ahí con el afán

de hacer daño irresponsablemente, no soy. Yo simplemente cuento las

noticias que han sido confirmadas por nuestro equipo periodístico y

siempre, y por muy mala o negativa que sea la noticia, trato de sacarle

una lección positiva. Eso sí que me entretiene, pero chismoso no soy.

Por cierto... ¿se enteraron lo que pasó con Thalía? (risas)

¿La radio o la tele? ¿Que te vean o que te escuchen? Ahora que trabajo todos los días en radio en el programa "El Colmillo"

con Luisa Fernanda, he descubierto algo que llevaba buscando mucho

tiempo en televisión, la interactividad absoluta con los que me

escuchan. En El Gordo y la Flaca no existe, en Acceso Máximo es básico

y fue la motivación que me impulsó a buscar un programa de radio. Ahora

puedo hablar de chismes, de noticias y hasta de política y la gente

puede decirme qué opina. Yo se que el futuro de la televisión es

interactivo y el que no se adapte va a quedar fuera. ¿Radio o tele?

publicidad

¿Que me vean o que me escuchen? En muy poco tiempo todo será la misma

cosa. Yo solo quiero hablar con la gente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad