publicidad

Lucero, de los besos a las cachetadas en Despierta América logo-shows.f4...

Shows

Lunes a Viernes - 7AM / 6C

Vota ya por tus artistas favoritos en Premios Juventud 2017

Lucero, de los besos a las cachetadas en Despierta América

Lucero, de los besos a las cachetadas en Despierta América

La actriz y cantante mexicana llegó a Despierta América para hacernos algunas confesiones, compartir sus secretos de belleza y maltratar a Raúl González.

Un martes llenó de momentos divertidos, confesiones y música fue la que vivimos esta mañana en Despierta América en compañía de Lucero, quien llegó muy madrugadora, guapísima y con esa sonrisa que nunca le abandona.

Lista para responder cualquier pregunta, pero sobretodo a pasar una mañana llena de risas; la charla comenzó escuchando a Lucero confesar si es que acaso el paso de los años es algo que le preocupe.

"No hay que preocuparse tanto por cómo te ves sino por cómo eres, qué transmites y qué tienes adentro. Muchas veces una botella de buen vino no es tan bonita por fuera y el contenido es delicioso", dijo.

El chisme se puso bueno y Lucero habló sobre su papel como mamá y aclaró que del corazón se encuentra muy bien.

Como buena madre de familia Lucero no podía dejar de visitar nuestra cocina. Mira el segmento en el que junto a Karla Martínez, preparó una deliciosa receta de chilaquiles en salsa verde.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad
Además: Tobi enloqueció con los caballos del salvaje oeste, Francisca quiere ser un 'Avatar', y Ana Patricia alcanza notas muy altas al cantar. Síguenos en #DAEnUnMinuto.
Karla aplastó a Ana Patricia y casi no la dejaba respirar, ¡y además vimos cómo se le abría el corset en pleno baile de can-can!
Regresamos el tiempo a la década de 1870, cuando bandidos y forajidos robaban caballos y enamoraban a hermosas bailarinas de can-can. ¡Y el sheriff no apareció por ninguna parte!
Humor
Todos nos quedamos con el ojo cuadrado cuando vimos la flexibilidad y maestría de Karla Martínez para el can-can... ¡aunque Ana Patricia no aparecía por ningún lado mientras su cuñada bailaba!