publicidad

Removiendo las cenizas de la tragedia en una guardería de Hermosillo Méx...

Shows

Aquí y Ahora
Domingos - 10PM / 9C

Removiendo las cenizas de la tragedia en una guardería de Hermosillo México

Removiendo las cenizas de la tragedia en una guardería de Hermosillo México

Héctor Manuel Robles estuvo literalmente en un infierno, cuando un incendio terminó con la vida de 49 niños en una guardería.

En el infierno

Las pesadillas que persiguen a Héctor Manuel Robles lo asaltan una y otra vez, en noches que parecen interminables....A sus tres años, él estuvo literalmente en un infierno, cuando murieron 49 niños por un incendio en una guardería de Hermosillo, México.Adriana Guadalupe Villegas, la madre de Héctor Manuel cuenta que se levantó con los ojos aún dormidos y gritó: "Mamá, quiero a mi mamá", y aunque ella le respondió que allí estaba, junto a él, no la reconoció y siguió gritando: "No, no, quiero a mi mamá me estoy quemando, se está quemando mi carita..."

publicidad

Julio César Márquez es otro que recuerda la tragedia, pues su hijo también se vio envuelto. "Conforme me voy acercando a la guardería a recoger a mi pequeño, voy viendo la escena ahí de gente corriendo despavorida, histérica, mamás llorando por sus niños...", recuerda.

Tanto Márquez como Villegas habían dejado a sus hijos en la guardería ABC, situada en el barrio "Y Griega", un sector popular en el sur de Hermosillo, Sonora.

Villegas dijo que recibió una llamada en la que le decían que la guardería se estaba quemando y que se fuera al hospital más cerca del centro escolar, donde estaban recibiendo a todos los niños quemados.

Comenzó la tragedia

El incendio comenzó alrededor de las 3:30 de la tarde del pasado viernes 5 de junio. El jardín infantil ABC, del Instituto Mexicano de Seguro Social estaba en concesión de una empresa privada. Una parte funcionaba en las instalaciones de una bodega. En la otra sección, la secretaría de Hacienda tenía un local de almacenamiento.

En ese lugar comenzó el fuego...los primeros indicios recogidos por los investigadores apuntaban a queel origen fue un desperfecto en un sistema artesanal del aire acondicionado. Luego todo se confabuló. Una combinación fatal de materiales tóxicos, puertas de emergencia clausuradas, falsos techos e instalaciones defectuosas hicieron que las llamas se propagaran rápidamente a la guardería donde había 142 niños, de los 200 que habitualmente acudían a ese centro escolar.

publicidad

"Vi los boquetes que hizo un joven que ayudó a salvar muchas vidas y me empiezo a negar que pueda haberle pasado algo a mi hijo...", cuenta la madre de Héctor Manuel que prefirió buscar a su hijo en el hospital. Por su parte, Márquez estaba esperanzado en hallar con vida a su hijo Julio César en la guardería.

"Yo no encontré a mi hijo hasta las siete de la tarde, de ese día", dijo Villegas. Cuando lo tuvo frente a frente lo vio irreconocible. "Estaba todo cubierto, no más le salían la punta de los deditos, y pues imagínatelo todo quemado la cara, y yo, por su naricita y la punta de sus deditos supe que era mi hijo".

Márquez finalmente decidió ir a los hospitales y encontró a su hijo. "Lo vimos a través de un cristal, aun nos negábamos, aunque el niño, el niño no sufrió quemaduras, el niño murió por intoxicación".

Murieron asfixiados

La causa de muerte de los 49 menores víctimas del incendio fue asfixia. Y con sólo recordarlo, Márquez se angustia, pero a la vez se siente "agradecido" de que su hijo no fue desfigurado por las llamas.

"Gracias a Dios estaba en ese sentido, intacto, la muerte respetó su cuerpecito...", dijo.

Los empleados de la guardería alcanzaron a sacar algunos niños, pero los más pequeños quedaron atrapados, varios de ellos en sus cunas donde tomaban siestas.

publicidad

Cuatro días después de ocurrida la tragedia, un equipo de médicos y enfermeras del hospital infantil Shriners de Sacramento, California, viajó hasta Hermosillo. Entre ellos se encontraba el cirujano plástico Pirko Maguiña.

Los pacientitos ya habían recibido la resucitación inicial en los diferentes hospitales. Maguiña recuerda que de los 80 quemados a la fecha de su llegada a México sólo había sobrevivido la mitad.

"Requerían todavía el tratamiento quirúrgico para retirar todas las quemaduras, la piel que estaba muerta por quemaduras, y ponerles injertos para el cuidado agudo del quemado y también hacer la reconstrucción".

Lenta recuperación

El cirujano plástico dijo que las primeras semanas los menores estuvieron en cuidados intensivos, donde simplemente estuvieron controlando la respuesta de sus cuerpos a las quemaduras. Luego les hicieron varias cirugías reconstructivas.

Entre los pacientes estaba Héctor Manuel. Su madre Adriana narró lo ocurrido: "Me dijeron que mi niño venía muy grave, pero que estaba estable, que él tenía el 52% de quemaduras, y que iban a hacer hasta lo imposible por salvarlo".

Héctor Manuel sigue en etapa de rehabilitación. "Es algo muy feo, no se lo deseo a nadie, a nadie, a nadie, y fuimos muchos papás que pasamos por esto", dice Villegas.

publicidad

Al día de hoy, la tragedia de Hermosillo ha dejado 49 muertos y por lo menos 31 niños con lesiones físicas y sicológicas permanentes.

Las críticas de los medios hacia el Estado no cesan y a diario se cuestiona el asunto de las guarderías subrogadas del IMSS, al punto que es algo que el propio gobierno ha tenido que revisar.

Si desea ayudar a la familia de Héctor Manuel Robles, puede visitar www.shrinershospitals.org o llamar gratis en Estados Unidos al 1-888-955-448.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad