publicidad
Aquí y Ahora
Domingos - 10PM / 9C
Eva Pérez fue condenada a diez años de cárcel.

La pirámide del engaño

La pirámide del engaño

La pirámide del engaño

Eva Pérez fue condenada a diez años de cárcel.
Eva Pérez fue condenada a diez años de cárcel.

A las 10 pm hora del Este

Les prometía llenarlos de dinero y doblar sus inversiones en pocos meses y si traían nuevos inversionistas, las ganancias serían mucho más grandes.

Pero todo fue un engaño. Decenas de víctimas cayeron en la trampa de Eva Pérez, una estafadora que supo convencerlos para que le entregaran todos los ahorros que tenían.

Al paso del tiempo, y al ver que todo había sido una estafa, las denuncias comenzaron a llegar.

Pérez fue sentenciada a 10 años de cárcel pero de acuerdo a las investigaciones, ella no tiene el dinero, ni cuentas bancarias de donde puedan sacar para devolverle a las victimas los cientos de miles de dólares que les robó.

Este martes a las 10 pm hora del Este, un informe especial sobre este tema en 'Aquí y Ahora', el programa conducido por las periodistas Teresa Rodríguez y María Elena Salinas, por la cadena Univision.

publicidad

¿Estás de acuerdo con la condena a la estafadora? ¿Crees que debe ser obligada a devolver el dinero? Comparte a continuación tu comentario.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad
En Guerrero, Coahuila, el muro de Trump genera indiferencia entre la mayoría. Sin embargo, trabajadores apícolas y agricultores temen que las labores de construcción afecten las abejas y el ganado que abreva y pasta junto al Río Bravo.
Hace solo unas décadas, la cerca que dividía México y EEUU servía para demarcar una cancha de voleibol. A un lado el equipo de EEUU, al otro uno mexicano. Habitantes de Naco, Sonora, recuerdan esa tradición de hermanamiento con sus vecinos de Arizona. ¿Qué piensan sobre el muro?
“Siempre ha sido una sola ciudad. Somos hermanos”, dice una habitante de Nogales, México. Desde su patio, ella mira cada día la pared de metal que separa su ciudad de la Nogales estadounidense. Para muchos que viven allí, ampliar el muro fronterizo no tiene sentido.
Nelson Bustillo vivió amargas experiencias durante la travesía desde su natal Honduras hacia la frontera entre las playas de Tijuana, México, y las de San Diego, EEUU. Está esperando un día de niebla para cruzar por mar hacia el país de donde fue deportado. Asegura que no hay muro que lo detenga.