publicidad
Aquí y Ahora
Domingos - 10PM / 9C

Guatemalteca luchó para que le regresaran a sus dos pequeños hijos

Guatemalteca luchó para que le regresaran a sus dos pequeños hijos

Tras cuatro años de batallas legales en EU para que le regresen a sus dos hijos, una madre guatemalteca logró su objetivo.

Guatemalteca luchó para que le regresaran a sus dos pequeños hijos e56a4...

Deseos de madre

Tras cuatro años de batallas legales para que le regresen a sus dos hijos, una madre guatemalteca recibió una visa humanitaria para que se reencuentre con sus pequeños en EU, país desde donde había sido deportada.

La madre, quien relató su increíble odisea en el programa ' Aquí y Ahora', enfrenta durísimos retos económicos por lo cual una organización solidaria, Sea Mar Community Health Centers, organizó una campaña solidaria para ayudarla.María Luis, la madre guatemalteca, fue separada  de sus hijos en 2005; la pequeña Angélica de apenas año y medio de edad y Daniel, quien por entonces  tenía siete años.La madre fue deportada por segunda ocasión en el 2005 aunque aseguró que las autoridades le prometieron que se llevaría a sus hijos a su país natal. Pero en el último momento le informaron que ellos se quedaría en Estados Unidos.Desde ese entonces María Luis emprendió una batalla para que le regresaran a sus hijos. La lucha no fue fácil, pero como toda madre su fe fue inquebrantable.

publicidad

El trabajo de sus abogados se vio reflejado en el fallo de la Corte Suprema de Justicia de Nebraska que determinó que "el Estado actuó  inapropiadamente al quitarle la patria potestad de sus dos pequeños hijos".

La visa humanitaria fue extendida para que María Luis y sus hijos se adapten al seno familiar antes de que todos regresen a Guatemala.

Luis pasó momentos muy desagradables desde que fue separada de sus hijos. Durante una entrevista en el programa 'Aquí y Ahora', recordó cuando llegó al aeropuerto de Omaha para abordar el vuelo que la llevaría de regreso a Guatemala y le avisaron que sería deportada sin sus hijos.

"Tus hijos se van a quedar en el estado de Nebraska.Tus hijos no se van para Guatemala", le informó uno de los policías.

Desde ese momento, la madre no bajó los brazos hasta reencontrarse con sus niños.

A pesar de que sólo los ha visto una vez desde que la deportaron, su amor de madre no se desvanece.

La lucha de María Luis tuvo el apoyo de sus abogados que pelearon en los tribunales por los derechos de la inmigrante indocumentada. El reto fue demostrar que fue deportada por ser indocumentada, pero no por abandonar a sus hijos.

Luis tiene otro hijo de 17 años que se quedó en Guatemala al cuidado de una tía.

Mientras la mujer rehace y afianza su relación con los niños, necesita toda la ayuda económica posible para que la transición fluya sin inconvenientes antes de regresar a Guatemala en el futuro. Tiene permiso para estar en EU durante un año.

publicidad

La organización sin fines de lucro Sea Mar Community Health Centers, de Seattle, organizó una campaña en apoyo de María Luis.

Quienes deseen cooperar con la madre guatemalteca deben comunicarse directamente con la institución solidaria: Sea Mar Community Health Centers, 1040 South Henderson, Seattle, WA 98108.

El teléfono de Sea Mar Community Health Centers es 206-763-5277 y su sitio web en español es http://www.seamar.org/es_index.htm

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad
En Guerrero, Coahuila, el muro de Trump genera indiferencia entre la mayoría. Sin embargo, trabajadores apícolas y agricultores temen que las labores de construcción afecten las abejas y el ganado que abreva y pasta junto al Río Bravo.
Hace solo unas décadas, la cerca que dividía México y EEUU servía para demarcar una cancha de voleibol. A un lado el equipo de EEUU, al otro uno mexicano. Habitantes de Naco, Sonora, recuerdan esa tradición de hermanamiento con sus vecinos de Arizona. ¿Qué piensan sobre el muro?
“Siempre ha sido una sola ciudad. Somos hermanos”, dice una habitante de Nogales, México. Desde su patio, ella mira cada día la pared de metal que separa su ciudad de la Nogales estadounidense. Para muchos que viven allí, ampliar el muro fronterizo no tiene sentido.
Nelson Bustillo vivió amargas experiencias durante la travesía desde su natal Honduras hacia la frontera entre las playas de Tijuana, México, y las de San Diego, EEUU. Está esperando un día de niebla para cruzar por mar hacia el país de donde fue deportado. Asegura que no hay muro que lo detenga.