publicidad
Aquí y Ahora
Domingos - 10PM / 9C
No te pierdas el informe sobre esta peligrosa práctica.

Frente a frente, con el toro

Frente a frente, con el toro

Si pararse frente a un toro bravo sin capa, sin banderillas y sin ninguna protección le suena como una locura, prepárese.

No te pierdas el informe sobre esta peligrosa práctica.
No te pierdas el informe sobre esta peligrosa práctica.

Este martes a las 10 pm del Este

Si pararse frente a un toro bravo sin capa,  sin  banderillas y sin ninguna protección le suena como una locura, prepárese.

Eso es exactamente lo que hacen varios grupos de hombres en California, quienes mantienen viva una antigua tradición portuguesa emparentada con las corridas de toros españolas.

Los llamados 'forcados' buscan lidiar el toro y esperan que el animal los embista y hasta los persiga.

Lo que para algunos es un deporte y un arte, para otros es un gran riesgo.

Presenciamos como estos hombres enfrentan los toros y nos hablan de por qué lo hacen y cuáles son los peligros que corren.

No te pierdas este informe de nuestro corresponsal, Víctor Hugo Saavedra, este martes en Aquí y Ahora, conducido por Teresa Rodríguez y María Elena Salinas, a las 10 pm hora del Este por la cadena Univision.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad
Ronald Salazar fue condenado a 2 cadenas perpetuas por el asesinato de su hermana Estefani. Poco después de la tragedia, los padres de Ronald Salazar se separaron. El padre cayó en una depresión profunda. En 2012 la Corte Suprema decidió que menores sentenciados a cadena perpetua deberían volver a corte y eso le dio a Ronald una nueva oportunidad.
En la mañana del 25 de julio de 2005 Ronald Salazar asesinó violentamente a su hermana Estefani, de 11 años. Según él mismo confesó a las autoridades, lo había planeado la noche anterior. ''Entré a su cuarto. La estrangulé, y todavía respiraba'', fue el relato que le hizo al detective del caso.
Ronald Salazar cruzó la frontera ilegalmente con un coyote para reunirse con su familia, pero la luna de miel duró poco. ''Traía como esa mente envenenada y nos miraba, así como con rabia'', recuerda Marlene Vega, su madre. Ella dice que varias veces el adolescente acosó y amenazó a sus hermanos. La armonía del hogar se había quebrado.
Ronald Salazar nació y creció en El Salvador con sus abuelos maternos, apenas sin haber visto a sus padres, quienes emigraron a EEUU cuando él era un bebé. El odio a su familia lo hizo cometer un crimen atroz.