publicidad
Aquí y Ahora
Domingos - 10PM / 9C
El debate sobre la posesión de armas se ha reabierto en la sociedad norteamericana.

Comunidades debaten ¿Adiós a las armas?

Comunidades debaten ¿Adiós a las armas?

Comunidades debaten ¿Adiós a las armas?

El debate sobre la posesión de armas se ha reabierto en la sociedad nort...
El debate sobre la posesión de armas se ha reabierto en la sociedad norteamericana.

A las 10 pm hora del Este

Tras la masacre en Tucson, Arizona, el debate sobre la posesión de armas cobró vuelo otra vez.

En Kennesasaw, una pequeña ciudad en Georgia, el gobierno municipal ordenó que cada cabeza de familia tenga un arma de fuego y munición para garantizar la seguridad de sus habitantes.

Ellos aseguran que desde entonces han disminuido los índices de criminalidad.

Hablamos con familias que cuentan lo que es vivir en un lugar donde la cultura de las armas es la norma.

Mientras tanto, la familia de una víctima de la violencia dice que las autoridades deben controlar el porte de armas para evitar que este país regrese a los tiempos del viejo oeste.

Este martes, no te pierdas este informe en 'Aquí y Ahora', el programa conducido por las periodistas María Elena Salinas y Teresa Rodríguez, a las 10 pm hora del Este por la cadena Univision.

publicidad

¿Crees que el derecho a poseer armas debe ser abolido? Comparte a continuación tu comentario.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad
En Guerrero, Coahuila, el muro de Trump genera indiferencia entre la mayoría. Sin embargo, trabajadores apícolas y agricultores temen que las labores de construcción afecten las abejas y el ganado que abreva y pasta junto al Río Bravo.
Hace solo unas décadas, la cerca que dividía México y EEUU servía para demarcar una cancha de voleibol. A un lado el equipo de EEUU, al otro uno mexicano. Habitantes de Naco, Sonora, recuerdan esa tradición de hermanamiento con sus vecinos de Arizona. ¿Qué piensan sobre el muro?
“Siempre ha sido una sola ciudad. Somos hermanos”, dice una habitante de Nogales, México. Desde su patio, ella mira cada día la pared de metal que separa su ciudad de la Nogales estadounidense. Para muchos que viven allí, ampliar el muro fronterizo no tiene sentido.
Nelson Bustillo vivió amargas experiencias durante la travesía desde su natal Honduras hacia la frontera entre las playas de Tijuana, México, y las de San Diego, EEUU. Está esperando un día de niebla para cruzar por mar hacia el país de donde fue deportado. Asegura que no hay muro que lo detenga.