publicidad

Cara a cara con el general Villa: 'Yo a esos cuates no les tengo miedo'...

Shows

Aquí y Ahora
Domingos - 10PM / 9C
El jefe de Seguridad de Quintana Roo, el general Villa, en plena acción.

Cara a cara con el general Villa: 'Yo a esos cuates no les tengo miedo'

Cara a cara con el general Villa: 'Yo a esos cuates no les tengo miedo'

Cara a cara con el general Villa, cuestionado por violar los derechos humanos

El jefe de Seguridad de Quintana Roo, el general Villa, en plena acción.
El jefe de Seguridad de Quintana Roo, el general Villa, en plena acción.

Jefe de Seguridad en Quintana Roo

Es masón. No va al cine desde hace más de cinco años y no sale a comer en restaurantes para no poner en riesgo a sus escoltas. Nunca recorre el mismo camino dos veces y cuida de su espalda a cada segundo.

Se trata del general Bibiano Villa Castillo, el nuevo jefe de Seguridad de Quintana Roo, en México, cuestionado por las asociaciones de Derechos Humanos por sus métodos. Es conocido por aplicar mano dura al narco. 'A esos cuates no les tengo miedo, dijo.

Un equipo de Aquí y Ahora habló con el militar retirado, quien se refirió a su misión, sus desafíos y su vida al frente de la repartición.

¿Cómo lo ha acogido Quintana Roo?

Feliz de la vida, fíjese que con la llegada aquí a Quintana Roo y sobretodo que el señor gobernador fue el que me trajo aquí a estas bellas tierras, vengo feliz y contento.

publicidad

¿Cuál es su balance de su gestión luego de los primeros meses?

Recuerde usted que hace rato le comenté que ésta fue una frase del gobernador Roberto Borges en respecto a que la delincuencia había bajado en estos  tres meses, del 23 al  24avo lugar, quiere decir que bajamos un lugar, y todo eso para mi es un orgullo porque quiere decir que estoy trabajando, quiere decir que la gente me está apoyando. Recuerde que la seguridad es de todos, no nada más de la policía, yo la ejerzo, yo ejerzo el mando pero también necesito de toda la población,

¿Cuáles son los problemas que tiene este Estado?

Pues normalmente es el narcotráfico, la violencia intrafamiliar, los robos a casa-habitación, eso es lo más importante. El narcotráfico, la delincuencia organizada aunque anteriormente, que quede claro, no nos involucraba directamente, ahora si ya con la reforma que le hicieron a la ley, ya me involucran como policía estatal y ya tengo derecho a investigar igual que la Policía Federal, igual que el Ejército, igual que la Marina, de modo que ahora voy de frente.

¿El reto de ustedes es hacer disminuir la violencia?

El reto principal llámese violencia, yo le entro de frente y cuando encuentro por ahí algo raro no me importa si sea Federal, estatal o de la Marina, lo que sea, yo agarro y la pongo a disposición, en dado caso que yo esté en el ámbito del Ejército, llegaría y le diría, señor Ejército aquí está. Si estoy en el ámbito de la Marina lo agarraría y le diría: Marina aquí está para que haga la conducción de los maleantes pero yo si me encuentro con un maleante yo lo agarro y lo consigno, le toque a quien le toque.

publicidad

¿Cuáles fueron sus  primeras medidas cuando tomó posesión del cargo?

Pues la primera medida que tomé yo al llegar a tomar posesión, simplemente quitarme la corrupción de toda mi gente que me rodeaba. Para eso el señor gobernador me autorizó traer aproximadamente 45 gentes, 45 familias que dependen de mi y que están detrás de mi, y por lo cual yo les exijo a esas personas, les exijo y les ordeno que se conduzcan. Yo no quiero delincuentes dentro de mi gente, y que ningún elemento se me vaya a corromper, por eso les dije anteriormente y ustedes fueron testigos, cómo le llamo la atención a mis escoltas, cómo les paso revista, para ver cómo andan

¿Cuántos policías expulsó?

Aproximadamente unos 35 elementos entre todos. Que quede claro, unas personas, unos policías que no hubo necesidad de expulsarlos, de correrlos, ni nada de eso. Simplemente sintieron la disciplina que traía y muchos empezaron a irse de baja, muchos querían permiso, esto y aquello pero en total unos 30, 25 elementos se fueron.

Muchas de estas medidas no estuvieron libres de controversia, ¿Por qué cree?

Porque a nadie le cae bien la disciplina. Usted sabe muy bien que la disciplina, a mi me gustaría que la disciplina fuera igual en el Ejército que aquí, sin embargo no se puede, porque en el Ejército hay escuelas de formación donde a usted lo educan, lo adiestran y lo adoctrinan de tal forma de que ahí si hay disciplina. Aquí no, en la policía hay que poco a poco, poco a poco irla implementando. Eso es poco a poco, no es de la noche a la mañana, entonces poco a poco hay que meter la disciplina en cualquier cuerpo, llámese policiaco, llámese Ejército, llámese Policía Federal, lo que usted quiera pero poco a poco la disciplina se va implementando. Y cuando hay abuso de autoridad va agarrada de la mano con la insubordinación porque cuando hay un abuso de autoridad es porque aquel me provocó o a la inversa, de modo que hay que llevarlo todo como debe ser.

publicidad

¿Se siente usted satisfecho por el trabajo realizado en Torreón?

Si, recuerde usted que cuando yo llegué a Torreón, era un desastre y no era la población civil, eran los policías que estaban en el interior, o sea que yo tenía el enemigo dentro de la institución y para ello fue necesario correr a 600 policías, me respaldó el señor gobernador, que actualmente es presidente del partido del PRI, Humberto Moreira, y que me respaldó también el señor presidente Eduardo Olmos Castro, entonces vergüenza me debía de dar porque con ese respaldo pues quien no va a dar resultados. Posteriormente fue mi responsabilidad reclutar el personal que yo necesitaba. En primer lugar necesitaba jóvenes que impulsaran con mucha, con mucha potencia, y empecé a reclutar gente con tres principios que tenían que tener. Tener mínimo preparatoria, tener su cartilla de servicio militar nacional liberada y que trajera su credencial de manejo.

¿Le quedé algo por hacer? ¿Le sacaron demasiado pronto quizás?

No, recuerde usted que no me sacaron, a mi me ordenan y yo como militar cumplo órdenes nada más. Y una orden no la discuto, la cumplo.

Unos días antes de llegar usted acá, los narcos le dejaron un regalito. ¿Le intimidó?

Me lo dejaron, yo llegué aquí el día 23 de marzo y el día 22 habían asesinado a un muchacho por ahí que era delincuente de ellos que simplemente había vendido droga por su cuenta y lo mataron. El hecho, los letreros que le pongan, pues yo simplemente les he dicho a los narcotraficantes que no me asustan, sus palabras no me asustan, ni les tengo miedo. Si algún día quieren algo conmigo yo les digo pues sálganle al camino ahí nos encontramos y a ver de a cómo nos toca. Y si es necesario agarrar 1 o 2 o 10 delincuentes yo los agarro y los pongo a disposición de la autoridad competente o los mando yo directamente al bote, punto.

publicidad

¿Ha sido amenazado?

Todos los días me tasan y me echan por el camino, me han hablado por teléfono que van a agarrar a mi familia, digo ¿si?. Si me la agarran correcto, pero el día que yo agarre a tu familia yo agarro a toda su descendencia, pero algún día sucede eso yo me voy de baja para no involucrar ni a la policía ni al ejército. Lo haría todo por mi cuenta.

¿Eso no le amedrenta entonces?

No, yo a esos cuates no les tengo miedo. Si algún día se me presentan y de cómo le dije en la mañana, si algún día un elemento viene a hacerme una proposición indecorosa, yo ahí mismo lo agarro y lo meto al bote y punto. Porque no voy a batallar, no voy a dejar piedras en el camino, porque deja usted una piedra en el camino y a la vuelta de un año no es una piedra, es una roca, entonces de una vez, va pa' dentro.

General, en esta guerra hay buenos y malos, ¿quiénes son los malos y quiénes los buenos?

Pues le voy a decir tan fácil como la pelea de gallos. Llega el cuate al palenque y dice : ¿Cuál es el bueno?, éste, y le apuesta todo lo que llevaba y a la hora de la pelea, pum, pum, pum, 2 navajos y ahí al pobre pollo lo mataron. Oye tu me dijiste que éste era el bueno, si porque éste era un hijo de la chi..., punto. Entonces hay de los dos, entonces hay mucha gente buena dentro de la policía, tengo mucha gente buena, pero hay gente mala también dentro de la policía, hay que distinguir cuales son buenos, cuales son malos. ¿Para qué? Para que nos den resultados, porque hay veces el malo tiene amenazado al bueno, y si no me sigues te hago esto y si no haces esto, te hago esto. Pues no, en este caso no, hay que separarlos, ustedes para acá y estos para acá. Y de esas forma escogerlos, saber escoger, recuerde usted que tanto tiempo en el ejército, en las escuelas militares, se hace uno psicólogo empírico 100%, ¿por qué?, porque cada 6 meses me cambiaban la gente, 600 elementos y había que tratar de lidiar con 600 elementos y conocerlos a uno y a otro y a otro. Se vuelve uno psicólogo, con la pura mirada ver, dice uno, este cuate cojea de esta pata o cojea de esta pata, pero por lo pronto, no me sirve, vámonos de aquí. Así tan fácil.

publicidad

¿Dónde vive usted? ¿Aquí o tiene casa?

No, aquí tengo mi casa, aquí tengo todo. Cuando me designaron a que era policía, le pedí al señor gobernador que me asignara un lugar a un lado de mi oficina y ahí duermo, ahí todo y ahí tengo a mis equipos para hacer deporte y todo. No tengo nada que andar en la calle, aquí desayuno, como y ceno. De modo que no me gusta andar con mi escolta en la calle, en un restaurante, ¿por qué? Porque voy a poner en roce a mis escoltas con la población civil y no me gustaría Queen elemento civil se enojara, se molestara porque al llegar yo a un restaurante a desayunar voy a poner 2 en el estacionamiento, dos en la caja, dos en el baño, dos allá, mis 10 escoltas y ¿qué haría usted si está en un restaurante y yo llego con mis escoltas y empiezo yo a comer y usted está ahí con su familia, qué haría usted? Se la guardo la pregunta de aquí par allá, le voy a decir, usted se sentiría incómodo, nervioso, ¿por qué? Porque va a ver a la gente armada.

¿Cuándo ha sido la última vez que usted ha estado en un restaurante tranquilo?

Nunca, porque yo siempre que llego a un restaurante, el taco a la boca y los ojos a ver que. Pues recuerde que, o me cuido o me matan tan fácil.

¿Usted se toma permisos, vacaciones?

publicidad

No, porque yo no puedo, yo no soy autónomo, hasta que el señor gobernador un día me diga, Villa, vete a descansar unos 4-5 días me diga dónde, tenga la seguridad de que me iría a mi casa  a dormir, porque a mi me hace falta sueño, en todas partes me ando durmiendo, me siento y me da..me paro y porque siento que me están picando las costillas, de modo que cuídate o te mueres, tan fácil.

¿Con qué frecuencia cambia usted de rutina?

Siempre. Yo nunca agarro ni los mismos lugares, ni los mismos itinerarios. En este caso, cuando voy a Cancún, lo único que cambio son los tiempos, porque la carretera es la misma, la vía de comunicación es la misma, en este caso ya sea que salgo en la madrigada sea que salgo antes de que oscurezca para llegar al lugar antes de que se oscurezca.

¿Usted es pariente del legendario pancho Villa?

Así es. Sobrino nieto, es lo que me contaba mi padre, en aquel entonces mi padre se llamaba Epifanio Villa Rivera, peor mi abuelo se llamaba Jesús Arango, pero en la época de la Revolución todos se cambiaban los apellidos. Es más yo no debí de haber sido Castillo, porque al nacer mi madre, mi abuela murió y la crió su madrina, y la madrina es la que se apellidaba Castillo y mi madre por agradecimiento conservó el Castillo, el nombre de Castillo, entonces, ni debería de ser Villa, ni debería de ser Castillo, entonces yo debería de haber sido Arango Núñez, entonces, ninguno de los 2 y tengo los apellidos que mis padres me dieron, punto.

publicidad

General, usted nunca ha escondido ser masón.

No.

¿Qué significa para usted ser masón?

Pues en primer lugar es una asociación ser masón, no es ningún credo. Simplemente es una asociación que a mi me costó mucho trabajo entrar en 1975. En 1974 me gradué en la masonería, en la Masonería Estado de México y me gustó, ¿por qué? porque no le exigen a uno que crea uno en esto, que sea una religión, nada de eso, sino simplemente ayudar al prójimo, saber cómo desempeñarse. No ser borracho, no ser esto, no ser pendenciero, no ser fumador, no ser esto, eso es lo que le informan, le enseñan a uno en la masonería y de esa forma yo creo que escogí el camino adecuado.

¿Le preocupa usted que la Comisión de Derechos Humanos haya abierto un expediente?

Si, si, me preocupa porque son mentiras, porque el de Derechos Humanos su función es qué hacer y ya me mandó por ahí varios recados y ya les contesté a todos, porque tengo un grupo jurídico aquí, un departamento jurídico, pues que se encarga de contestar todo eso. Ya.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad