Al Punto
Domingos - 10AM / 9C

Al Punto

Salvador Albarenga y sus 438 días en el mar

Transcripción del Video

Y AHORA TENEMOS

UNA HISTORIA IMPOSIBLE.

SE TRATA DE UN ÁUFRAGO

QUE PAÓ 438 ÍAS EN EL MAR.

Í, 438 ÍAS. EN UNA

ENTREVISTA

EXCLUSIVA, SALVADOR ALVARENGA

LE CONÓ A MAÍA ANTONIETA

COLLINS ÓMO PERDÓ EL CONTROL

DE SU NAVE, ÓMO SOBREVIVÓ

COMIENDO ÁJAROS Y ÓMO PERDÓ

EN EL MAR A SU MEJOR AMIGO.

PARA MUCHOS, 438 ÍAS

ES EL ÍTULO DEL LIBRO

QUE NARRA LA ODISEA

DE MAYOR SUPERVIVENCIA

EN EL MAR.

NOS ENCONTRAMOS

CON UNA TORMENTA

A 60 KIÓMETROS.

SE ME ARRUINAN LOS MOTORES

Y AÍ QUEDO A LA DERIVA.

PARA SALVADOR ALVARENGA

ES LA JORNADA DE 14 MESES

EN EL OÉANO PAÍFICO

DONDE SOBREVIVÓ PARA

CONTARLO.

YO LE DIGO A MI COMPAÑERO:

"¿YA SABES ÓMO ANÁBAMOS?".

"NO É",

ME DICE.

"POR AQÍ ANDAMOS YA", LE

DIGO,

"COMO 'NAUFRAGUEANDO'",

LE DIGO.

ESE ÍA, EZEQUIEL ÓRDOBA,

NOVATO PESCADOR MEXICANO,

LO ACOMPAÑABA.

EMPEÓ A LLORAR, MUCHACHO,

Y DESESPERACÓN Y COSAS.

¿Y USTED?

SI LO CALMABA.

¿ÓMO DECIDEN TOMARSE

SUS PROPIOS ORINES?

¿A QUÉN SE LE OCURRE?

Í, YO LO DECIÍ TOMARLO.

MI COMPAÑERO NO LO HAÍA.

NO HAÍA LLOVIDO,

TAL VEZ, QUE LLOVÓ.

ME ENCONTRABA YO BOTELLITAS

VAÍAS, LAS ECHABA A LA

LANCHA,

Y CUANDO LLOÍA, LAS LLENABA.

LOS GUARDABA.

700 BOTELLAS LLEGUE A TENER.

PERO EL DEMONIO DEL HAMBRE

SEGÍA ATAÁNDOLES.

EMPEZAMOS A LLORAR

PIDIENDO TORTILLAS,

PIDIENDO PAN.

POCO A POCO,

PARA AYUDAR

A SU COMPAÑERO A SOBREVIVIR,

ALVARENGA HACE UN MUNDO

DE FANTAÍA.

ME MANDABA

A COMPRAR TORTILLAS, LE DIGO,

Y SAÍA YO, PIDO CERCA

DE LA LANCHA Y REGRESABA.

"NO HAÍA TORTILLAS", LE

DEÍA.

PERO ESTABAN AÍ DENTRO.

ESÁBAMOS DENTRO,

Í, DENTRO DE LA LANCHA.

EN LA LANCHA A LA QUE

BAUTIÓ

CON EL NOMBRE DE TITANIC

CAZABA LO MISMO

TORTUGAS QUE ÁJAROS.

AGARRABA LOS ÁJAROS.

QUEBRABA SUS ALAS...

¿ÓMO COÍAN USTEDES

SIN CONDIMENTOS, SIN NADA?

YO ME TAPABA LA NARIZ

Y COÍA EL PESCADO.

TRIPAS DE ÁJARO, OJOS,

ÍGADO,

TODO LO QUE ES...

PERO ¿ÓMO SE LO POÍA

PASAR?

EH, DIOS.

EL PERIODISTA

JONATHAN FRANKLIN

PAÓ NUEVE MESES INVESTIGANDO

Y ESCRIBIENDO

EL LIBRO "438 ÍAS",

QUE NARRA LA AVENTURA.

SU IDEA ERA SU TECHO,

SU CASA, Y ÁS QUE NADA LO

SALÓ

DE SER COMO UN

FRITO COMO TOCINO.

POCO DESPÉS,

EL DESTINO JUEGA CON EZEQUIEL.

HAÍAN CASADO DOS ÁJAROS,

UNA PARA CADA UNO.

ESOS ÁJAROS

ESTABAN COMO ENVENENADOS.

¿POR QÉ?

COMO UNA CULEBRA.

SU CUERPO ESTABA VERDE.

¿ÓMO SE DA USTED CUENTA

QUE SE MUERE, DON SALVADOR?

HABLANDO CONÉL.

LLOÉ DOS ÍAS, TRISTEZA.

ÉL CONVERSABA CON EL

MUERTO,

ABRAZADO AL MUERTO.

¿QÉ LE DEÍA?

SALUÁNDOLO, PREGUNÁNDOLE

ÓMOÉL SE SENÍA YA MUERTO,

ÓMO ERA...

QUE ÓMO ERA ESTAR MUERTO.

DESPÉS DECIÍ YO

NO HABLAR CON UN MUERTO.

NO PUDO LANZARLO AL MAR

DE ÍA.

LO TUVO QUE HACER DE NOCHE.

LOS SOBREVIVIENTES DE LOS

ANDES

SE TUVIERON QUE COMER

A SUS COMPAÑEROS, Y LA GENTE

PENSABA QUE USTED HAÍA HECHO

ALGO SIMILAR CON EZEQUIEL.

LO PRIMERO QUE DIJERON,

ESO...

YO LES DIJE: "NO".

MURÓ EZEQUIEL,

TEÍA COMIDA...

ESÁBAMOS CERCA TODAÍA

CUANDOÉL MURÓ.

USTED NO COMÓ DE SU AMIGO.

YO NO NI INTENÉ.

EL HAMBRE ME HIZO PENSAR

EN COMERSE SU DEDO MEÑIQUE

E INTENÓ SUICIDARSE

EN DOS OCASIONES.

LE PEÍ A DIOS CUANDO ALGO

AÍ ME HINCABA SIEMPRE,

QUE ME QUITARA

ESOS PENSAMIENTOS.

¿ÓMO DE PRONTO

USTED VE TIERRA?

"TIERRA", DIGO.

TIERRA, TIERRA, TIERRA Y

TIERRA.

AÍ COMO LAS CORRIENTES

SE LO HAÍAN LLEVADO

UN ÍA DE LA COSTA, UN ÍA

TAMBÉN LO ACERCARON A EÓN.

¿Y QÉ HIZO USTED?

CUANDO YO ME TIÉ

DE LA LANCHA,

SALÉ CON AGUA HASTA AQÍ.

YA NO NAÉ YA.

POR LA MAÑANA

ENCONTÓ A DOS ISLEÑOS.

¿ÓMO FUE LA PRIMERA NOCHE

EN UNA CAMA, EL PRIMER ÍA

QUE USTEDES SE BÓ

CON UNA REGADERA?

MIEDO. AL AGUA.

NO PUEDO DORMIR SIN LUZ.

¿NO?

HASTA AHORA

¿NO HA VUELTO

A SALIR USTED DEL MAR?

MM, A VERLO, NOÁS.

PERO NO SE ATREVE

A IR EN UNA LANCHA.

NO ME ATREVO,

NO.

QÉ HISTORIA.

MAÍA ANTONIETA,

MUCÍSIMAS GRACIAS

POR ESTA ENTREVISTA INCRÍBLE.

MUCHOS DURARON DE LA HISTORIA

DE ALVARENGA,

PEROÉL CONTESÓ

286 PREGUNTAS CON UN DETECTOR

Por: Univision
publicado: Nov 22, 2015 | 11:03 AM EST
El náufrago salvadoreño cuenta cómo sobrevivió tanto tiempo a la deriva y de su miedo al mar.
         
publicidad