publicidad

Tiro de Gracia: Vendió su cara y le pagaron con dinero sucio

Tiro de Gracia: Vendió su cara y le pagaron con dinero sucio

Esta historia es una carrera contra el tiempo entre Salvador y Vallejo, y al final, sólo uno de los dos sobrevivirá.

Este thriller empieza el día histórico cuando el gran capo de la mafia Vicente Vallejo, alias “Coronel”, se está entregando a la Policía en un estadio de fútbol abandonado. Cuando ya tienen esposado, de repente estalla una bomba de alto poder. Hay decenas de muertos, pero Vallejo se salva milagrosamente y escapa del estadio. El hombre sube a un taxi y, devastado, le pide ayuda al conductor, ya que en realidad él no es el delincuente Vicente Vallejo si no Salvador Chaparro, un humilde actor de teatro que fue reclutado por el propio capo y adaptado para ser su doble exacto. Alguien quiso asesinarlo. ¿La Policía? ¿Los enemigos de Vallejo? ¿O el propio capo? Salvador relata la forma en que perdió su identidad para convertirse en el hombre más buscado del mundo, autor de incontables masacres y famoso por ejecutar a sus víctimas con un “tiro de gracia” en medio de los ojos.

publicidad

Salvador era un teatrero vaciado que luchaba por mantener a su gran amor: su hija Anita, y a su madre Mercedes. Vivían en condiciones precarias. Un día cualquiera, meses atrás, un par de extraños personajes le ofrecieron un trabajo como actor para una película de género mafia. Nunca se imaginó Salvador que en realidad lo estaban fichando para convertirlo en el doble del sanguinario “Coronel”, quien buscaba utilizarlo a su conveniencia, como hicieron otros personajes de la Historia como Hitler o Stalin. Salvador se vio forzado a obedecer todo lo que le ordenaba Vallejo ya que sus esbirros tenía secuestrada a su familia, y amenazó con matarla si el actor no cooperaba. Vallejo sometió a Salvador a hacerse cirugía plástica en su rostro. Cuando Salvador despertó del efecto de la anestesia, vio que su rostro era ahora un reflejo idéntico de Vallejo. Fue apenas el primero de muchos abusos que Salvador encaró estando en las filas de “Coronel”. A los golpes el apacible Salvador debió convertirse en un jefe de cartel.

Durante su estadía en el lugar secreto donde se escondía el capo, Salvador conoció a Esmeralda, una preciosa joven que venía a ingresar al “harem” de Vallejo. Pero en realidad la muchacha buscaba la manera de acercarse al capo para matarlo, ya que quería cobrar venganza por la muerte de su hermana Clara dos años atrás. Salvador se enamoró de Esmeralda prácticamente a primera vista; pero recibió una advertencia clara de Vallejo: no se debía involucrar con ella. Esmeralda, ignorante de que Salvador no era el verdadero Vallejo, intentó matarlo en un par de ocasiones, sin éxito. Pero al mismo tiempo, al conocerlo, se enamoró de él, y sufrió al darse cuenta que amaba al supuesto asesino de su hermana. Su relación fue tortuosa para ambos; y terminó el día en que Esmeralda fue descubierta en sus intenciones y tuvo que huir para salvarse. Tanto Salvador como Vallejo la buscaron por cielo y tierra pero no la encontraron.

publicidad

Fueron muchas las situaciones de peligro que Salvador tuvo que vivir personificando a Vallejo: atentados, secuestros, torturas, incontables balaceras, y la persecución constante del capitán Gaspar Acevedo, el astuto oficial que juró atrapar a Vallejo a como diera lugar. Como el acoso de la Policía se volvió imposible de manejar, Vallejo decidió usar a Salvador para una última misión: fingir su sometimiento a las autoridades. Pero su plan era, en el momento de la entrega, matar a Salvador para que Vicente Vallejo estuviera muerto ante los ojos del mundo. Sin embargo el plan falla y Salvador sobrevive.

Vallejo ordena a sus hombres que maten a Salvador antes que pueda hablar con la Policía y contarles toda la verdad. La última etapa de esta historia es una carrera contra el tiempo entre Salvador y Vallejo, y al final, sólo uno de los dos sobrevivirá.

publicidad
publicidad
Aries, entérate lo que los astros tienen deparado para ti con las predicciones de Mizada.
Mira la cara que puso la actriz cuando la abordaron para saber si el video de ‘Te quedó grande la yegua’ era dedicado para el famoso futbolista mexicano.
La puerta del avión que transportaba a la Academia se abrió en pleno despegue.
Según el legislador, los videos grabados por estas cámaras ayudarían a resolver informes sobre agentes que exceden el uso de la fuerza o utilizan métodos ilegales para obtener información con fines inapropiados.
publicidad