La Piloto Capítulo 9 logo-shows.f4db5831d718e60c9bb72e630f8aacfd.svg

Series

La Piloto
Lunes a Viernes, 10pm/ 9C

La Piloto

La Piloto Capítulo 9

Transcripción del Video

[Música]

Yolanda: No me saltes

con que no sabes

nada de Ernesto, Estela.

¿En dónde está?

>> Ahí tengo la bodega,

la tengo llena de cajas.

Ernesto: Sin preguntas.

Zulima: ¿Cómo que tu padrino

te robó?

Necesito que vaya

a esta dirección

y espere mis instrucciones.

Yolanda: Alberto,

todo este interés

que tienes por mi,

¿como por qué es, o qué?

Digo, ya estás dentro

de la organización de los Lucio,

¿ya qué mas?

Alberto: El interés

que yo tengo por ti es sincero.

Dave: Se lo dije a su hermano,

soy gay.

>> A mí no me hueles a gay.

Dave: Hola.

Zulima: Te estaba esperando.

John: Si yo nunca te dije

que iba a venir.

Zulima: ¿Será que soy bruja?

Mónica: ¿Sabes si el sicario

que trató de matarme está vivo?

Dave: No creo.

Mónica: Porque si está vivo,

él sabe quién eres.

>> Debemos ponerle

toda la atención necesaria.

Nos tiene que decir qué pasó

en la habitación de la teniente.

Zeki: Alberto.

Alberto: Trabaja para nosotros.

Nos va a ayudar con la vueltita

esa de Miami.

Zeki: Lo van a matar.

Yolanda: ¿Qué sabes

de ese encargo?

Lizbeth: Que hay

que llevar dinero.

Zulima: ¿Y qué vamos

a llevar hoy?

John: Metanfetaminas.

Zulima: ¿Qué?

[Llaman a la puerta]

John: ¿Esperabas a alguien?

Zulima: No.

[Llaman la puerta]

Yolanda: ¿Cómo estás?

Buenos días, que bonita.

Zulima: Tú más, Yoli.

Yolanda: Oye,

perdóname que haya venido

así sin avisar,

pero pues, tengo que pedirte

un mega favor.

Zulima: Sí.

Yolanda: ¿Estás con alguien?

Zulima: Sí, pero no lo conoces.

¿Qué pasó?

Yolanda: Oye, es que hay

un encargo para Miami.

¿Crees que lo pueda llevar yo?

Sí, sí, claro, claro.

Yolanda: ¿Segura?

Zulima: Lo hablamos de camino.

Yo ya iba de salida.

Yolanda: Pero ¿es seguro

que se lo puedo llevar?

Zulima: Sí, sí.

Lo hablamos en el camino, ven.

Mira, yo voy por mis cosas.

Yolanda: Te espero aquí afuera.

Gracias.

Zulima: Me tengo que ir.

Son para ti.

Cierra con doble llave,

que no se vaya

a salir la gatita.

John: ¿Qué quiere Yolanda?

Zulima: No sé, no me ha dicho.

Cuando lo averigue te cuento.

John: Con cuidadito.

Zulima: Besito.

Vamos, vamos.

Chau.

John: Halcón a base, responda.

>> Halcón a base.

John: ¿Por qué chingados

no me dijeron que la Yolanda

estaba subiendo?

>> Disculpe, patrón, pensamos

que usted la había invitado.

Zulima: Bueno, Yoli,

quiero que sepas

que ese encargo

es superespecial.

Yolanda: ¿Y qué tiene

de especial, o qué?

Zulima: Pues, no sé,

solo me dijeron eso,

y que tenías que entregárselo

a una gente en Miami.

Yolanda: Bueno, pero sí

van a pagar rebien, ¿no?

Zulima: Eso obvio.

Yolanda: Ah, pues, ahí está.

Yo entrego la lana y listo.

Zulima: Solo quiero que

me prometas una cosa, Yolanda.

Yolanda: ¿Qué?

Zulima: Si algo sale mal,

tú te haces responsable.

Yolanda: ¿Qué va a salir mal,

o qué?

Está bueno, pues, te lo prometo.

Te prometo que nada

va a salir mal.

[Alarma]

Dave: Yolanda.

Yolanda.

[Celular]

Dave: Bueno.

John: Despiértese, chamaco.

Espero que hayas dormido bien.

Espérame en 40 minutos

en el aeropuerto.

Dave: Ok.

Ok, señor.

John: Ahí, en la oficina

te van a dar instrucciones.

Ponte trucha,

porque hoy estamos a prueba.

Puro para adelante.

Dave: Gracias.

De verdad, gracias.

Mena: Portón uno,

avispa a cualquier

movimiento extraño.

Es muy importante.

Sigue hasta la puerta,

te esperamos aquí nosotros,

¿me escuchaste?

Dígame pariente,

¿qué ocupa?

Que bueno que ya despertó.

Termino y vamos para allá.

Simón.

>> [Jadea]

[Balbucea]

>> ¿Cómo, primo?

Dave: Zulima.

Zulima: Albert,

mira, escúchame bien, porque

no te lo vuelvo a repetir.

Tu número de vuelo es 9865.

Dave: ¿Y el encargo?

Zulima: Ya está en el avión.

La persona encargada

te va a dar instrucciones

de lo que tienes que hacer.

Dave: ¿Cómo la persona

encargada?

¿No ibas a venir tu conmigo?

Zulima: Hubo cambio de planes.

Ya vas a ir con otra niña, ¿ok?

"Thank you".

"Bye".

Yolanda: ¿Qué onda, chicas?

Lizbeth: ¿Qué haces aquí?

Pensé que hoy

era tu día libre.

Yolanda: [Asiente]

Nomás que le cambié

el turno a Zulima, porque

voy a entregar el encargo.

Pero ya después le platico bien.

Lizbeth: Mira qué bien.

Yolanda: ¿Y ahora?

¿Qué andas haciendo, o qué?

Lizbeth: Preparando el botiquín.

No sé por qué,

pero cada vez que volamos

tengo que hacer esto.

Yolanda: Se ve peligroso, ¿no?

Lizbeth: Sí,

nada bueno ha de ser,

porque cada vez que lo hago

me tengo que poner guantes.

Creo que así está bien.

A ver.

Yolanda: Cuélgate,

pero no te columpies, carajo.

Zulima: Por eso te dije

que era un encargo especial.

Yolanda: Sí,

pero nunca me dijiste

que era droga.

Es droga Zulima, ¿qué te pasa?

Zulima: A ver, Yolanda,

tú no me puedes

dejar metida con esto.

Yolanda: Pues, ni modo

que me baje del avión.

Zulima: Yolanda,

fuiste tú la que me lo pidió,

no fui yo, ¿te acuerdas?

Zeki: ¿Qué pasó?

Adela: Amor, tus documentos.

Zeki: Muchas gracias.

Que tengas buen día.

Adela: Te amo, bye.

Ernesto: Zulima,

el tipo salió de casa.

¿Qué quieres que haga?

[Ríe]

>> Pase adelante,

que tenga buen vuelo.

Lizbeth: 19, al final.

Dave: Tengo que hacer

una llamada, ahorita regreso.

Lizbeth: Bienvenida,

buenos días.

Dave: Baker,

no puedo hablar mucho.

Frank: Te escucho.

Dave: Estoy en el vuelo 9865,

Miami.

Frank: Miami, entendido.

Ahorita le aviso

a nuestros agentes

Dave: Voy a estar

con una sobrecargo,

que seguramente también

está involucrada.

Frank: Perfecto.

No la vayas a perder de vista,

así podemos identificarla

y arrestarla.

Dave: Entendido.

Baker, estoy viendo un camión

que estaba

en la bodega de Lucio.

Frank: Ya mando inmediatamente

a alguien para que lo siga,

¿cuál es la placa?

Dave: ENA 0502.

Adela: Sí, dígame.

¿En qué lo puedo ayudar?

Ernesto: Tú eres la mujer

de Zeki Yilmas.

Yolanda: Hola.

Dave: ¿Qué haces aquí?

Yolanda: Pues, ¿qué,

pensaste que ibas a hacer

tu encargo solito?

Pues, no.

Pedí permiso,

y vine a ayudarte.

>> Disculpe, ¿tiene agua?

Por favor.

Dave: Ya le traigo.

Yolanda: Ey,

¿estás bien?

Dave: Sí.

Yolanda: Estás sudando.

Andas nervioso, ¿verdad?

Dave: Un poco.

Yolanda: ¿Crees que todo

va a salir bien?

Lo que tenemos que hacer

es llevar los encargos.

Vamos, rentamos un coche

y lo entregamos.

Está todo listo, mira.

Zulima dijo

que tienes que entregar esta.

Dave: ¿Ya sabes qué hay dentro?

Yolanda: Ahorita vi

como lo estaban haciendo.

Tiene como un doble fondo

Y son como...

Pues, como unos cristalitos,

pero nunca lo había visto.

Dave: Son metanfetaminas.

>> Lizbeth, ¿cómo vas?

Lizbeth: Bien, ya está todo.

Avísale al copiloto que

lo voy a dejar donde siempre,

en el escondite

de primera clase.

>> Tengo un dolor de estómago

de la fregada.

Cada vez que hacemos encargos

te juro que sufro.

Le voy a avisar.

Yolanda: Pues, yo la neta

nunca había visto algo así,

pero están bonitos, ¿no?

Son como cristalitos.

Dave: Según entiendo

son como alucinógenos,

o algo así.

Yolanda: Lo que tenemos

que hacer es agarramos

las maletas--

Yolanda: Y después vamos,

rentamos un coche,

y ahí en el coche

nos dan la dirección.

Yolanda: También tenemos ahí

un teléfono.

Eso es lo más importante,

porque es lo que nos mantiene

en comunicación con Lucio.

Dave: Yolanda,

yo te quiero decir algo.

Pase lo que pase hoy,

yo quiero que sepas

que lo que pasó anoche

fue algo--

Fue muy especial.

Yolanda: Para mi también.

Y te agradezco mucho,

porque hacía muchos años

no me sentía tan cuidada

y tan protegida.

Muchísimas gracias.

Oye, discúlpame

por haberme ido esta mañana.

No te quise despertar.

Te veías tan guapo.

Le fui a decir a Zulima

que me diera el encargo,

para estar aquí,

porque a mi no me tocaba,

para que no lo hicieras solo.

Tranquilo.

>> Por favor,

ubícame las coordenadas, ¿sí?

Ubícamelas ya.

Ya, por favor.

Amplíame la cámara por aquí.

>> Buenos días,

señores pasajeros.

En nombre de Centro América Air,

su comandante,

y toda su tripulación,

le damos más cordial bienvenida

a su vuelo 9865 con destino

a la ciudad de Miami.

>> Señor.

Frank: ¿Novedades?

>> El avión ya despegó,

y no alcanzamos a subir

suficientes agentes

para cubrir la misión.

Frank: ¿Ya contactaron a Miami?

>> En eso estamos, señor.

Frank: Apúrense,

no tenemos tiempo.

>> Casillas,

por favor, ubícate con Miami.

Zeki: Adela,

¿qué pasó, bonita?

Adela: [Llora]

Zeki: Amor, ¿todo bien?

Adela: Has lo que te piden,

Zeki, por favor.

Tienen a los niños.

Zeki: ¿Qué?

¿De qué hablas?

Zulima: Bueno,

ya oíste a tu mujercita.

Zeki: Zulima.

Zulima: Si quieres volver a ver

a tu familia con vida,

vente inmediato

para mi departamento.

Y cuidado, solito y desarmado.

Zeki: No te atrevas

a ponerles un dedo encima,

porque te voy a matar.

Estaba pensando.

Creo que es mejor

que lo entregue yo solo, ¿sabes?

Yolanda: ¿Y ahora por qué?

Dave: Para que no te arriesgues.

Yolanda: Ay, sí, tú.

¿Y te vas a arriesgar tú solo?

Dave: Sí, ¿qué tiene?

Yolanda: No, hombre.

Además, no es arriesgado.

Somos un equipo, ¿qué no?

Lizbeth: Yolanda.

Yolanda: Voy.

Voy, voy, voy.

Ahorita te veo.

John: Listo.

Ahora solo tenemos que esperar

a que "Homeland security"

haga su trabajo.

Y nuestro azafato estrella

va a ser historia.

John: ¿Qué pasó, Zulima?

Zulima: John, "darling",

que bueno que contestas.

John: Espérame un segundo,

¿de dónde me estás llamando?

Zulima: De mi casa.

John: Se supone que tú

en este momento deberías estar

en un vuelo rumbo a Miami.

Zulima: Sí, sí, se suponía,

pero me enteré de algo horrible.

Zeki es el soplón

de los federales.

Zeki: ¿Qué haces?

John: ¿Qué?

Zulima: Lo encontré

encerrado en el baño

hablando con los de la DEA,

diciendo que te iba a entregar

a ti y a Oscar.

Lo tengo aquí encerrado, John,

pero no lo puedo retener

mucho tiempo.

Por favor,

necesito que vengas ¿sí?

John: No te muevas,

voy para allá.

Zulima: Tu socio

ya viene en camino.

John: Vaquero,

prepara los taxis,

vamos para la ciudad.

Dile a los muchachos

que vayan desocupando

todos los escondites de acá.

>> ¿Pasó algo, patrón?

John: Zulima dice que Zeki

es el verdadero soplón.

Y si eso es cierto,

tenemos que desocupar

todos los escondites

que él conoce,

antes de que nos caigan

los federales.

Zeki: ¿Por qué Zulima?

Si yo te di todo

lo que quisiste.

Zulima: Migajas, migajas

es lo que me has dado, Zeki.

Migajas de tu trabajo,

migajas de tu esposa,

migajas de tus socios.

Migajas de todo.

Me tienes harta, harta.

Zeki: Eso no es cierto.

Zulima: Ah, no es cierto.

¿Entonces dónde están

las mansiones,

el departamento en Miami

que me prometiste?

Porque este está rentado.

Zeki: Eres una trepadora.

Zulima: Trepadora,

pero pasó muy bueno conmigo,

mi amor.

Zeki: Eres una mentirosa.

Nada más que eso.

Zulima: Cualquier cosa

menos mentirosa.

Zeki: Te voy a arrancar

la cabeza.

Déjalos.

Zulima: Tranquilo.

Vamos a negociar.

Ay, ay, Zeki, a ver,

yo los voy a soltar,

pero necesito que colabores.

Tienes dos salidas.

¿Te puedes calmar?

Yo no soy una mala persona,

no los voy a matar.

Necesito que le digas a John

que tú trabajas para la DEA

y que lo ibas a entregar a él

y a Oscar a la policía.

Y que también trabajas

con el vigilante Héctor.

La otra, es que puedo llamar

al que tiene a tu esposa

y a tus hijos, y decirle

que ya no los necesitamos.

"You choose".

Zeki: No se te ocurra.

Eres una barata.

Zulima: Barata.

Yo te salí muy barata,

es cierto.

Por eso te pasa esto.

Mena: [Tose]

¿Cómo sigue?

>> Muy mal.

Ya no controla los esfínteres.

Mena: Ya sé, ni me digas,

ya me di cuenta.

>> En la mañana orinó sangre.

Mena: ¿Y no ha dicho nada?

>> No.

Mena: ¿Qué pasó, pariente?

¿Cómo se siente?

Escúcheme bien,

¿qué pasó cuando entró

a la habitación con la teniente?

>> [Balbucea] Agua.

Mena: ¿Qué?

Habla bien, que no te entiendo.

Mena: Sí, ¿qué ocupa?

John: Mena,

deja lo que estás haciendo

y vente ya mismo

al apartamento de Zulima.

Y mucho ojo con el Zeki,

no le quites los ojos de encima.

Allá te explico.

Mena: Ya voy para allá.

No te preocupes.

Lo que diga,

pero que se le entienda,

y me avisan.

Cámbienle el pañal ese.

Yolanda: Gracias.

Policía: ¿Alberto Díaz?

Mena: Está todo limpio,

ya puede subir.

Mira, mi amigo,

yo ahorita ocupo

que te portes bien.

Vas a habar con el señor.

Zulima: Ay, John,

que bueno que viniste.

John: Escupe, pues,

¿qué está pasando?

Zulima: ¿Vamos a hablar

sin tanto público?

Bueno, resulta que Zeki

vino esa mañana a--

John: Al grano,

que esa parte ya me la sé.

Zulima: Se metió al baño

a hablar, y me di cuenta

que estaba hablando

con los federales.

Les estaba diciendo

que estaba harto de ser

agente encubierto de la DEA

y que te iba a entregar

a ti y a Oscar a la policía.

Y que se quería ir

a las Bahamas con su familia.

De hecho, su familia

ya está fuera del país.

John: Dime que es mentira.

Zeki: Es verdad.

John: ¿Ni siquiera

lo vas a negar?

Confiamos en ti.

Mena.

Llévate a esta rata a la bodega.

Me lo aprietan bien duro

hasta que cante.

Ya saben qué hacer.

mena: Les voy a dar sus besitos.

John: Buen trabajo, chamaca.

Zulima: Gracias.

John: ¿Y el encargo

que te pedí,

ya estuvo?

Zulima: Yolanda

lo está haciendo.

John: Muy bien.

Vámonos, pues,

te vienes con nosotros.

John: Los puercos

no tardan en llegar.

Vámonos.

¿Puedo agarrar unas cosas?

John: Orale, pero como vas.

Movidita, vámonos.

Zulima: Ernesto, habla Zulima.

Necesito que no le quites

los ojos de encima

a la mujer y a los niños.

Si en una hora no los llamo,

ya sabes qué tienes que hacer.

John: No todas son

malas noticias, vaquero.

Matamos dos pájaros de un tiro.

La merca pasó a Miami,

y nuestro niño explorador cortó.

Frank: ¿Cómo que te detuvieron?

Dave: Me echaron de cabeza.

Sabían mi nombre,

fueron directo hacia mi.

Frank: ¿John Lucio?

Dave: John Lucio.

Eso fue idea de él.

Me usó para dejar pasar la droga

y sacarme de la jugada.

Frank: Ahora me encargo

que te dejen ir.

Pero con mucho cuidado, Dave.

Porque si los Lucio

se enteran de que te soltamos,

pueden hacer

una movida en tu contra.

Necesito que me comuniques

con el directo de Florida,

por favor.

Pero ya.

>> Una disculpa, agente Mejía.

La policía no sabía

que era de la DEA.

Dave: Ahórrate las disculpas.

No tengo tiempo para eso.

¿Qué hacen?

>> Baker nos ordenó seguirte.

Dave: Manténganse

a una distancia prudente.

No quiero alertar a nadie,

¿entendiste?

Frank: ¿Tú qué haces aquí?

Deberías estar en cama,

reposando.

Mónica: ¿Tú creíste

que me iba a quedar en cama

recuperándome

mientras ustedes están

en medio de un operativo?

Frank: Pero estás muy débil.

Mónica: A ver,

mejor platícame como van.

Dime como está Dave.

Frank: Dave tuvo un retraso

en el aeropuerto

que ya se resolvió.

Ahora mismo debe estar

buscando a Yolanda.

Mónica: No, Yolanda no,

era otra.

Eh, Zulima.

Frank: Al parecer

hubo un cambio de plan,

entonces voló Yolanda

en vez de Zulima.

Medina: Agente Baker,

aquí Medina

para informarle que estamos

siguiendo al camión

con la matrícula que nos dio.

Frank: Muy bien.

No lo pierdan de vista,

pero mantengan su distancia.

Quiero ojos en la camioneta,

sobre esa calle.

Mónica: A ver, dime una cosa.

Están hablando del camión

que justo vio Dave en la bodega

donde lo retuvieron, ¿verdad?

Frank: Parece que van

hacia el mismo lugar.

Mónica: Ok, yo necesito estar

en ese operativo.

Necesito que me mandes.

Frank: Tú no deberías de ir

a ningún lado.

Mónica: Por favor.

Frank: Medina,

la teniente Ortega va para allá.

Mucho cuidado.

Oscar: Bueno.

John: ¿Dónde estás?

Oscar: Pues,

¿cómo que dónde estoy?

Aquí, recibiendo a las niñas.

John: Necesito que te vayas

ahorita mismo a la bodega.

Oscar: ¿Qué pasó algo, o qué?

John: Nos traicionó,

está trabajando

Mena lo lleva para la bodega.

Oscar: ¿Zeki?

No, pues, eso si

no lo imaginaba.

John: Pues, yo tampoco, guey.

Por eso necesito que tú mismo

vayas para la bodega

y limpies todo,

saques los armamentos,

los equipos, todo lo que haya.

Yo voy a hacer exactamente

lo mismo en el rancho.

No sabemos cuanto haya filtrado

esa rata.

Oscar: Ya voy para allá.

¿Qué pasó con lo de Miami?

John: No, eso sigue en pie.

La merca ya pasó.

Yolanda: Dave, ¿te soltaron?

Dave: Tuve suerte.

Revisaron dentro del termo,

no se.

Yolanda: ¿No revisaron nada?

¿Te dejaron así nomás?

Dave: Sí,

nos tenemos que ir ya de aquí.

Yolanda: Vamos por el coche.

Dave: ¿Tú estás bien?

Yolanda: Sí.

Vamos a rentar el coche

que nos ocupa

todo el estacionamiento.

¿Dónde estabas?

Dave: ¿Nadie te preguntó nada?

Yolanda: No, no, no.

>> Bonito día.

Yolanda: Gracias, igualmente.

Hasta luego.

Listo.

Dave: ¿Listo?

Yolanda: El señor

me estaba hablando en inglés,

y no le entendía nada.

Bueno.

Se supone que acá

siempre nos ponen--

Acá está.

Un sobre con un celular

y con la dirección.

Aquí está.

Aquí está el celular.

Oscar: Agilidad, agilidad.

Orale.

Ahí mero,

ahí están los juguetes.

Tira nomás.

Ahí mero.

Eso, mi hijo, órale.

Ecole.

Mena: ¿Y usted qué ocupa, guera?

Ah.

No me diga

que le excita ver esto.

Zulima: ¿Perdón?

Mena: Que se largue de aquí

o la saco de los pelos.

Lárgate.

Ah, y mucho cuidado

con lo que le vaya a decir

a la Amanda.

No me gustaría

que pensara mal de mi.

Le quedó claro, ¿verdad?

Le mandan saludos.

Eso es por el John.

Para eso me buscabas, ¿eh?

[Músic

>> ¿Qué pasa, Rubén?

Rubén.

Bajas a ayudarles.

>> Sí, ya están descargando.

Ya.

Mónica: ¿Me copias?

>> Lo copio, Halcón.

Mónica: Estamos rodeados

de Lucios.

No podemos proceder así,

necesitamos

un cóndor en el aire,

necesitamos refuerzos en tierra.

>> Copiado.

Mónica: Copiado.

Frank: ¿Cuál es la situación

allá?

Mónica: Hay muchos

escoltas aquí.

Necesitamos refuerzos.

¿Cómo te fue en lo demás?

>> Tengo dos agentes

siguiendo a Dave

y a la azafata.

Parece ser que van

al punto de entrega.

Ok, todos los ojos

en la bodega de los Lucios.

Ahora.

Vamos, vamos, en caliente.

Yolanda: Listo, aquí estamos.

Dave: Bueno, yo me encargo,

tú quédate aquí.

Yolanda: No, no.

Vamos a ir los dos.

Dave: Oye, Yolanda,

no es necesario.

Hazme caso, quédate acá.

Yolanda: Bájate,

ya no pasa nada, ya llegamos.

Esto es lo último.

Andale.

Vente.

[Chista]

>> Se acaban de bajar del auto

en un restaurante colombiano.

Parece que ser que llegamos

al punto de encuentro.

>> Entendido.

Háganse pasar por clientes,

y vigílenlos de cerca.

Quien sabe con qué o con quién

se pueden encontrar ahí adentro.

Oscar: Eso,

mete toda la lana ahí.

Venga.

Tú vente al otro cuarto

y búscame al Zeki.

Me lo amarras acá.

Mena: Te tengo noticias,

pariente.

Se nos fue,

pero antes de morir

abrió el pico.

Adivinen a quien ayudó

la gente del hospital.

Oscar: ¿Quién?

Mena: El azafato, Alberto.

Oscar: No puedo creer.

Eso quiere decir que Alberto

estaba trabajando

para los federales,

y el perro de Zeki ya sabía.

Oscar: Así es.

¿Qué hacemos con el Zeki?

John: Pues, ocúpate de él.

Y en cuanto termines,

lánzate para el angar.

Que nos deben tener ubicados,

así que hay que pelarse.

Estoy aquí, en las águilas

terminando de sacar todo,

y cuando terminen

me lanzo para allá.

Ten cuidado, "buddy", ¿ok?

Oscar: Orale.

John: Soy yo.

Necesito que se ocupen

del azafato

antes de que se lo lleven

a la cárcel.

¿Cómo que lo dejaron ir?

¿Y por qué nadie me dijo?

Inútiles.

Esta sí me la pagan.

Contesta, Yolanda.

Contesta.

>> Patrón,

ya está todo en la troca.

Estamos listos.

John: Vámonos, pues.

Yolanda: Hola, buenas tardes.

Gracias, buenas tardes.

>> Buenas.

Mi María, de haber sabido

que esta cita era en el cielo,

me hubiera rezado

un padre nuestro.

Yolanda: ¿Cómo?

>> Con esa belleza

tan angelical, cualquier diría

que uno está soñando.

¿Sí o no?

Yolanda: Bueno, pues

muchísimas gracias

por el cumplido.

A lo que vamos, ¿no?

¿Sí tiene la lana?

>> Completito.

Eh, primero lo primero.

Yolanda: ¿Y lo saco aquí, así?

>> Sí.

Yolanda: Ahí está.

>> ¿Y eso es todo?

Yolanda: No.

Acá hay otro,

y también en el otro maletín.

>> Muestre, muestre.

Yolanda: ¿No que no te habían

revisado?

>> ¿Qué pasó, pues?

Yolanda: Lo que pasa--

Dave: Agente Mejía DEA.

Quietos.

Baja el arma, baja el arma.

Levántate.

Mena: Quién iba a decir,

Jirafa.

Dobló como un ganso.

Oscar: Zeki, ¿sabes qué?

Me lo imaginé de todos,

menos de ti.

Pero con los Lucio

nadie se mete.

Debería reventarte la cabeza

en este momento.

Ah, por cierto,

ya me enteré

que Alberto, el azafato,

es tu socio,

¿eso es cierto?

Habla.

Yolanda: ¿por qué no me dijiste

que eras de la DEA?

[Disparos]

Oscar: Ey, ¿qué fue?

Mena: Es un chivatón, pariente.

Mónica: Cúbreme.

Cúbreme, cúbreme, cúbreme.

Dave: A los baños,

a los baños.

>> Venga, venga, venga.

>> Yolanda y los colombianos

Dave: Agente Mejía, DEA.

Zulima: [Grita]

Yolanda: ¿Qué pasa?

Por: Univision
publicado: Mar 18, 2017 | 02:00 AM EDT
John traiciona a Dave y le pone una trampa para ser arrestado en Miami. Yolanda descubre que Dave es un agente de la DEA.
         
publicidad