publicidad
Melanie Cruz, de 22 años, no logra ocultar el dolor de ver a su esposo y padre de su hijo abandonar el país en busca de mejores oportunidades de empleo.

Dejan atrás esposa e hijos por un empleo

Dejan atrás esposa e hijos por un empleo

En alianza entre el periódico Metro y WKAQ580 se realiza la serie investigativa: Pasaje de ida.              

Melanie Cruz, de 22 años, no logra ocultar el dolor de ver a su esposo y...
Melanie Cruz, de 22 años, no logra ocultar el dolor de ver a su esposo y padre de su hijo abandonar el país en busca de mejores oportunidades de empleo.

Orlando Díaz, de 52 años, y Jorge Santiago, de 24, posiblemente nunca se han visto en su vida, pero por cosas del destino impulsadas por la necesidad económica el pasado mes de abril coincidieron en una serie de situaciones: partieron la misma tarde hacia Estados Unidos en busca de mejores oportunidades de trabajo y fueron despedidos por sus respectivas parejas en compañía de sus hijos.

El primero se dirigía a Misisipi, obtuvo una oferta de trabajo en electricidad gracias a las recomendación de un compadre.

El segundo, un biomédico, iba a la caza de un empleo en Jacksonville, Florida, y, aunque tenía ya unas entrevistas de trabajo confirmadas, aún nada era seguro.

Eran dos caras de una moneda bajo una misma realidad: la falta de empleo.

publicidad

Díaz confesó a Metro que era la primera vez que emigraba y que decidió hacerlo porque “hace como un año que estoy sin trabajo fijo. Esto está insoportable; estaba picando; se me hacía demasiado difícil mantener a los hijos”, dijo.

Díaz tiene una esposa y dos vástagos de 9 y 17 años. La mayor parecía ser la más afectada; sus ojos se inundaban de llanto mientras su padre nos explicaba las razones que “lo obligaron” a dejar a su familia.

“Tan pronto me establezca me las llevo. Estoy dispuesto a hacer lo que sea para echar mi familia adelante. Espero que ya en mayo o en junio ellos estén conmigo”, destacó Díaz, mientras mostraba su pasaje de ida con destino a Houston, Texas, y posteriormente a Misisipi.

La situación de Santiago no es muy distinta de la de Díaz. Santiago se graduó de biomédico hace cuatro años, y los empleos que obtenía eran temporeros y de muy mala paga.

“Hace unos meses, después  de que nació su primer hijo, comenzó a enviar resumés a compañías de Estados Unidos. No tiene nada seguro, pero fue citado para varias entrevistas, y él está muy confiado”, dijo su esposa Melanie Cruz, de 22 años, quien, a pesar de tener un grado asociado en enfermería, también estaba sin trabajo.

En la despedida de Santiago también estaba su madre, Gloria Vega Cotto, y su hermano Miguel A. Santiago, de 29 años, quien no descarta irse en 2015.

publicidad

Visiblemente triste, Cruz dijo a Metro que la partida de su esposo le afecta mucho y que el infante, que ya dice papá, lo va a extrañar. No obstante, entiende que la decisión de partir era lo necesario para poder mejorar.

“No veo ningún futuro en la Isla. La economía, el trabajo, todo es muy complicado hasta para la enfermería, que es un trabajo que dicen que está por todas partes, pero necesitan experiencia. Son muchas cosas. Yo no quisiera irme de Puerto Rico, pero tengo que sacar adelante a mi bebé y confío en que todo saldrá bien y pronto volveremos a estar juntos”, dijo Cruz, mientras intentaba alimentar al bebé en sus brazos.

La situación que viven ambas familias es representativa de muchas otras que estudian la posibilidad de irse del país por falta de trabajo. Mientras, el Gobierno asegura que la tasa de desempleo en la Isla va en descenso. Juan Carlos Melo

La cita

“Estoy muy mal porque estaré sola. No es lo mismo después de tanto tiempo juntos. Lo que pasa es que aquí no encontraba trabajo”.

Karina Díaz, hija de Orlando Díaz, explica las razones que movieron a su padre a dejar el país.

publicidad
publicidad
Nueve de los sobrevivientes del llamado “camión de la muerte” llegaron hasta la Corte Federal donde la juez a cargo del caso les señaló que están considerados como posibles testigos materiales en el caso.
El objetivo de la sesión especial es determinar si las escuelas obtienen financiamiento estatal antes del inicio del año académico. De no llegar a una solución, se podría vetar un plan sobre objeciones a dinero adicional que sería destinado a escuela públicas de Chicago.
Palm Beach, Broward y Miami Dade ocupan los tres primeros lugares en todo el estado en robo de información. Según el Departamento de Agricultura, los robos aumentaron un 160%, y por eso piden a los usuarios estar alerta.
La policía de San Antonio identifico a Nathan Becerra, como el oficial involucrado en una pelea con un arma de fuego al noroeste de la ciudad.
publicidad