publicidad

Sergio Mayer apoya a su mujer para hacer fotos para caballeros

Sergio Mayer apoya a su mujer para hacer fotos para caballeros

Sergio Mayer, esposo de Isabella Camil, no tiene problema con que su esposa haga unas fotos como Dios la trajo al mundo.

Pose con clase

Según el reportaje que pasó Escándalo TV, Sergio Mayer, el esposo de Isabella Camil, no tiene ningún problema con que su esposa haga unas fotos como Dios la trajo al mundo.

Más encuestas

Sergio Mayer apoya cien por ciento a su querida esposa, a tal grado, que no le molesta que se muestre desnuda en unas fotos para una revista para caballeros. "Mi mujer hace las cosas tan bien y tiene tanta clase que estoy seguro que si hace un desnudo lo haría con esa clase", dijo.

El desnudo sería artístico y justificado, por eso Sergio se encuentra tranquilo, porque sabe que su esposa jamás permitiría que se mostraran fotografías vulgares y de mal gusto. "Es una mujer madura, pero joven, con un cuerpo divino, que a mí me encanta. Si ella se siente bien y lo hace, yo voy a tener la tranquilidad de que lo va a hacer con esa clase que la caracteriza. Entonces no me preocupa", agregó.

Eso sí, para Sergio está claro que la vanidad es una pieza muy importante en el sexo femenino y claro está que su esposa no podía ser la excepción.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Nuestra experta en moda Susan Stipcianos lució un modelito idéntico a uno que hace algunos días luciera la mismísima Jennifer Lopez. ¡Y lo mejor de todo es que tú también puedes vestir como ella sin gastar tanto!
Cinco habitaciones con baños, terrazas, piscina y mucho más, sin duda esta casa te dejará con la boca abierta.
El cantante se metió en aguas bien profundas cuando se puso a criticar este género de música y esto ha enfurecido a varios músicos que le han reclamado públicamente.
El no haber visitado la playa, ni siquiera una piscina ha tenido consecuencias para el cuerpo de Raúl de Molina, pero Clarissa no quería tanta información y Lili no le quedó más remedio que escuchar la cruda respuesta a su interrogante.
publicidad