publicidad
Rafael Medina y Auto Siglos salieron de la imaginación de Fernando Gaitán

El Maestro Gaitán

El Maestro Gaitán

Es el padre de La Fea y creador de exitos como Café y Hasta Que El $ Nos Separe. Todo un mago de las telenovelas.

Rafael Medina y Auto Siglos salieron de la imaginación de Fernando Gaitán
Rafael Medina y Auto Siglos salieron de la imaginación de Fernando Gaitán

Para muchos Fernando Gaitán es simplemente el "padre" de La Fea, de los muchos nombres. Es el fabricante de un éxito que trasciende culturas y espacios geográficos. Ya con eso solamente tiene labrado un nombre para la posteridad, pero este escritor es un taumaturgo que, cada vez que se sienta ante el ordenador, crea personajes multidimensionales que se engarfian en la imaginación popular, e historias que auguran éxito no importa en donde las produzcan. Su sello es la universalidad. Una universalidad que no solo abarca la jungla moderna y las idiosincrasias de nuestros espacios urbanos, pero también arquetipos de cuento de hadas, protagonistas mágicos que superan adversidades, curan de males y dan lecciones a otros mas poderosos y adinerados que ellos.Personajes como la Gaviota, una humilde chapolera, una recolectora nómada de café que llega ser vicepresidenta de un consorcio; la fea Beatriz despreciada por todos por su imperfección física, pero cuyo cerebro hunde y salva empresas, y el merolico Rafael Medina, (Pedro Fernández) de Hasta Que El Dinero Nos Separe, que entra a una compañía a vender autos y terminara vendiéndoles a todos, incluyendo a sus jefes, secretos para vivir mejor.Individuos que nacieron para ser "losers", pero ganan la cima gracias a su perseverancia, su astucia, su sentido de la dignidad y una clara conciencia del Bien y El Mal a diferencia de los protagonistas comunes que son aburridos y pesados en su virtud intachable y su prurito sermoneador, los héroes "gaitanescos" no son ángeles. Maquillan informes, se vengan, fingen personalidades e inventan currículos. Son humanos, son falibles y buenos para meter la pata hasta en el acelerador como hace Rafael provocando un accidente que casi mata a la Licenciada Álvarez Del Castillo (Itatí Cantoral).Fabricante de micromundosSin embargo ese accidente es una señal del destino que como un hada coloca a estos personajes en el camino de su felicidad y desdicha, del amor y de la traición. Esa es la magia de Don Fernando que manipula personajes y situaciones, a la vez que crea mundos. Es un experto en la manufacturación de compañías como Ecomodas, Café Export, y ahora Autos Siglo. Logro convertir esos espacios prosaico y deshumanizados en centros de intrigas y romance, poblándolos de malos espíritus y duendes protectores como El Cuartel de las Feas, o los vendedores que ayudan o entorpecen el trabajo de Rafael.Nacido en Bogotá, un 9 de noviembre de 1960, Fernando Gaitán Salom tuvo una infancia normal, aunque era miedoso, poco convencional, de carácter imaginativo que lo llevaba tanto a construir casas de juguete con tapas de refresco como a creer en una ocasión que se había quedado ciego. Como todos los genios, era mal alumno, y de adolescente se conoció más por sus novias que por sus buenas calificaciones. Una de esas novias, Esperanza se convirtió en su esposa, cuando el autor de Betty, La Fea sólo tenía diecinueve años. De ese matrimonio nacerían dos hijas.Quería ser escritor y termino de periodista en El Tiempo y Semana. Fue en esas paginas de donde sacaría personajes y villanos que constituirían su repertorio, aumentados por recuerdos de sus tías, imágenes de filmes, vivencias de amigos y personajes de su entorno real que en sus guiones adquirirían dimensiones heroicas.

Sin embargo, para quien hoy es icono de su profesión y que ocupa el cargo de vicepresidente de la televisora Caracol, no le fue fácil abrirse camino. Mucho tuvo que batallar para lograr escribir algunos capítulos de la saga familiar Azúcar. Una de sus primeras telenovelas Carolina Barrientos, tuvo un rating bajísimo. Hoy el Maestro Gaitán admite que quizás era demasiado sombría. Sin embargo, esa historia con dejos de realismo mágico merecería una revisión ya que es un buen ejemplo de la imaginación "gaitanesca".Como todo buen telenovelero sabe, el éxito le llega con Café, Aroma De Mujer. Historia que hace reconocible su nombre en todo el mundo. Esa fabula que gira en torno al producto emblemático colombiano ha ameritado dos clones en México, Cuando Seas Mía y Destilando Amor, ambas reconocidísimas.Aun así el triunfo de Café no le llega ni al talón al apoteósico fenómeno conocido como Betty, La Fea. No gastamos tiempo en contar la trama de esta singular historia que ha tenido versiones desde la China hasta Holanda, desde Israel a México. Sin tanto bombo también se puede agregar a la lista de éxitos de Fernando Gaitán, Hasta Que La Plata Nos Separe, que ahora podemos ver en versión mexicana Hasta Que El Dinero Nos Separe. El Maestro Gaitán es incansable, aun con los problemas cotidianos que le acarrea su alto puesto ejecutivo, sigue escribiendo y gozando de la música, su gran pasión Sus próximos proyectos son variados: un remake de Gray´s Anatomy, ayudar a Mónica Agudelo en su guion de Un Collar de Perlas y su próxima telenovela que lleva como nombre tentativo Profesión: Bruja. ¿Será la nueva Betty, La Fea? Viniendo de Fernando Gaitán todo puede esperarse.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Mira la sorpresa que se llevó Deyra cuando la producción le trajo a una de las personas más especiales para ella.
El hombre perdió el control de su auto y acabó chocando. Acto seguido, se bajó del vehículo y sacó un rifle con el que comenzó a disparar a todos los vehículos que pasaban por allí. Las autoridades todavía no saben por qué actuó de esta manera.
El capitolio del estado fue el escenario de las protestas de decenas de inmigrantes, que llegaron para mostrar su oposición contra la ley SB4 que prohíbe las ciudades santuario. El representante Matt Rinaldi le dijo a un colega hispano que había llamado a ICE para que detuviera las protestas.
Dos equipos locales se enfrentaban por el campeonato y en el estadio no cabía ni un alfiler. Las imágenes de los momentos previos al encuentro muestran a niños llorando, en brazos de adultos, que trataban de ponerlos a salvo.
publicidad