publicidad

Abuelos que viven con los nietos

Abuelos que viven con los nietos

Al vivir rn la acsa de los suegros se corre el riesgo de que malcríen a los hijos

Abuelos que viven con los nietos e06ebc4b3d874842aeb7cb200016b6b1.jpg

Reglas claras

¿Cómo debería ser ese proceso de adaptación de convivencia entre el yerno y la suegra? Es fundamental lo siguiente: que estén bien claras las reglas. Yo soy de las que piensa que es fabuloso que los abuelos vivan con los niños. ¿Por qué no? Lo único que hay que aclarar es que los que mandan son papá y mamá, que quienes ponen las reglas son papá y mamá y los abuelos tienen que obedecer estas reglas.

¿Entonces los abuelos no pueden ser alcahuetas? Bueno, los abuelos pueden apapachar a sus nietos porque eso es normal. Los abuelos quieren consentir a sus nietos, para eso son. Pero si los padres dicen que los niños se tienen que dormir a las 10, pues a las 10 los abuelos se deben ir para su cuarto.

publicidad

¿Hasta dónde pueden los abuelos inmiscuirse en la educación de los nietos? Los abuelos pueden decir lo que piensan. Es bueno que lo digan pero tienen que aceptar, aunque no estén de acuerdo, las reglas que pongan papá y mamá. Ese es el punto álgido. Si eso se supera, todo está bien.

“Los abuelos tienen mucho que aportar si son respetuosos. Yo insito, hay que poner límites, tener firmeza en esos límites y decir: 'Mira abuelita, estas son las reglas de mi casa, estos son mis hijos y tú los tienes que respetar'. También hay que escuchar a los abuelos y si lo que los abuelos dicen es válido, pues las reglas se podrían cambiar un poco. Pero no puede mandar la suegra, los que mandan son los padres", puntualiza la doctora Nancy.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
¿Acaso Martín Fuentes, marido de Jacky Bracamontes, leerá el capítulo sobre los ex novios de su mujer en el libro autobiográfico que ella acaba de escribir? Ella misma nos responde.
La vedette declaró que todas las famosas de México en algún momento de su carrera tienen un amorío con alguien de la política, así como ella o su gran amiga Sasha Montenegro.
Lupillo regresó a casa después de mucho de no visitarnos, y nuestra Karla le recordó que se conocen "desde que eran polluelos". ¿Cuántos años de amistad serán?
El narcotraficante preguntó a los funcionarios de la Procuraduría y a los miembros del Ejército, encargados de su traslado desde la cárcel mexicana hasta EEUU: "¿A dónde me llevan? ¿Voy al penal de El Altiplano?".
publicidad