publicidad
Elly Chen, la camarera que escapó de las garras del secuestrador.

Elly Chen, la mesera que logró escapar del secuestro en Sídney

Elly Chen, la mesera que logró escapar del secuestro en Sídney

Se llama Elly Chen fue uno de los rehenes de Man Haron Monis, el hombre que sembró el terror en las calles de esta tranquila ciudad australiana.

Elly Chen, la camarera que escapó de las garras del secuestrador.
Elly Chen, la camarera que escapó de las garras del secuestrador.

Sus ojos y boca abierta así como sus manos en alto son prueba del terror que estaba viviendo. La foto de esta chica asustada y corriendo despavorida por una calle de Sídney le está dando la vuelta al mundo. Se llama Elly Chen y fue uno de los rehenes de Man Haron Monis, el hombre que así fue identificado por la policía y que sembró el terror en las calles de esta tranquila ciudad australiana.

publicidad

Permaneció siete horas secuestrada en el café Lindt Chocolate Café, situado en la zona financiera Martin Place. Su mala suerte fue el trabajar como camarera en el lugar. Monis la obligó a sujetar una bandera islámica en la ventana del inmueble, anunciando al mundo que el terrorismo había aterrizado en Sídney.

Su calvario fue de los más cortos, en comparación con el resto de rehenes que permanecieron en manos de Monis por más de 16 horas. Fue la cuarta rehén en escapar y así logró poner a salvo su vida.

Así culminó la situación de rehenes en Sídney /Univision

Vestida con un delantal café y lo que parece un uniforme de color negro, Elly Chen salió por la puerta principal de la cafetería, lo hizo corriendo hasta que alcanzó a los agentes de la policía que inmediatamente la resguardaron.

Su liberación fue un gran alivio para su familia y sus amigos, que le inundaron su perfil de Facebook con mensajes de apoyo.

“Acabo de ver el maravilloso metraje en el que se ve que Elly ha escapado o ha sido liberada. ¡Qué alivio!”, dijo su amigo Bee Doyle al diario The Daily Telegraph.

Nichole Chen, hermana de la rehén, publicó su alegría en Facebook:

“Sí, por fin te veo. ¡Estoy tan contenta de que estés a salvo!”, escribió.

Chen no sólo trabaja como mesera en el Lindt Café, es una estudiante de la Universidad de Nueva Gales del Sur y exestudiante de un centro educativo presbiteriano para mujeres en Sídney.

publicidad

Más de 16 horas de terror vivieron los últimos rehenes que luchaban por escapar con vida de las garras de Man Haron Monis. La tragedia terminó con la muerte de tres personas, entre ellas el secuestrador, y cuatro heridos.

Dos de los muertos son rehenes, una mujer de 38 años y un varón de 34, y el otro es el secuestrador, Man Haron Monis, un autoproclamado clérigo musulmán de origen iraní, radicalizado y con antecedentes por violencia, que ha protagonizado numerosas protestas en Australia contra la intervención militar en Afganistán.

Los heridos son tres mujeres, una de ellas con herida de bala, y un agente policial, que están siendo atendidos en hospitales de la zona.

Imágenes de la toma de rehenes en Sídney

Otra mujer de 35 años también fue hospitalizada como medida "preventiva", según la Policía, que no la incluye en la lista de heridos.

Man Haron Monis, también conocido como jeque Haron, entró el lunes por la mañana en el local Lindt Chocolate Cafe, situado en la zona financiera Martin Place. Secuestró a las personas que había en su interior, personal y clientes, durante más de 16 horas.

Entre sus primeras acciones estuvo obligar a dos personas a que sujetasen una bandera en el cristal de la entrada con un mensaje escrito en árabe que decía: "No hay otro Dios que Alá y Mahoma es su profeta", la "shahada" o declaración de fe musulmana.

La Policía acordonó la zona, evacuó edificios y estableció contacto con el secuestrador.

publicidad

Los cuerpos de seguridad se decidieron a intervenir después de cerca de 17 horas de secuestro, en la madrugada australiana, y actuaron poco después de que cinco personas lograsen abandonar el establecimiento.

Desde el exterior se vio gran actividad de agentes. Se oyeron varias ráfagas de disparos que iluminaron el interior del café y alguna explosión.

Angustia y terror en una cafetería de Sidney, Australia /Univision

Los rehenes comenzaron a salir del café, algunos con las manos levantadas. Según el Canal 7, fueron siete las personas liberadas por los agentes.

Ambulancias con personal sanitario y vehículos de bomberos se situaron en las inmediaciones para atender a los heridos, dos de los cuales necesitaron reanimación cardíaca.

El primer ministro australiano, Tony Abbott, calificó el secuestro de un acto con "motivaciones políticas" y se reunió a lo largo del día dos veces con el Comité de Seguridad Nacional.

publicidad
publicidad
El testamento y cartas personales de Osama Bin Laden incluían la última voluntad del terrorista, así como advertencias a otros países.
publicidad