publicidad
Gánate el respeto y la admiración de tus comensales preparando unas milanesas con sabor argentino. Son fáciles ¡y deliciosas!

Los secretos para preparar las milanesas más sabrosas

Los secretos para preparar las milanesas más sabrosas

Gánate el respeto y la admiración de tus comensales preparando unas milanesas con sabor argentino. Son fáciles ¡y deliciosas!

Gánate el respeto y la admiración de tus comensales preparando unas mila...
Gánate el respeto y la admiración de tus comensales preparando unas milanesas con sabor argentino. Son fáciles ¡y deliciosas!

Texto: Estefanía Lisi

Frita o al horno, la auténtica milanesa de carne argentina puede prepararse de diversas maneras, con condimentos especiales y acompañamientos perfectos. Descubre cómo deleitar a tus invitados con estos secretos de cocina con sabor latino.

Haz magia con carne y pan rallado

Para preparar este platillo, elige cortes de carne como nalga, bola de lomo o peceto. Uno de los pilares de su sabor será el rebozado. Elizabeth D’Uva, ama de casa de 52 años, nos cuenta que sumerge la carne en huevo con ajo y perejil, y a veces incluye también orégano. "Estos ingredientes hacen que las milanesas sean más gustosas", asegura.

Para darles aún más cuerpo, apúntate este tip de Beatriz Arenas, ama de casa de 75 años: "Como el pan rallado es lo que más les gusta a mis nietos, suelo darle a la carne dos coberturas. El resultado es una milanesa más ancha, crocante y, por supuesto, riquísima". Para esto, las bañas en huevo y las pasas por el pan rallado, dos veces.

publicidad

Claves para una preparación eficaz

Las milanesas bien gruesas llevan un poco más de tiempo de freído, pero rinden más porque cada comensal consumirá menos porciones.

¿El espesor perfecto? Medio centímetro (0,2 pulgadas). Para obtenerlo, lo mejor es aplastarlas. Usa toda tu fuerza, ya que el pan rallado se adhiere mejor a la carne "bien golpeada".

Además de usar huevo y los condimentos mencionados para hacer el rebozado, añade a la mezcla 100 ml (poco menos de media taza) de leche cada dos huevos grandes.

El pan rallado debe ser homogéneo. Mantenlo seco y limpio, tamizándolo cuando sea necesario.

Prueba la temperatura del aceite con un trozo de milanesa antes de sumergirlas por completo. Cuando flote y burbujee moderadamente, será el momento de comenzar a freírlas.

El aceite de girasol es ideal para hacer milanesas. No es necesario recurrir a mezclas o variedades más costosas.

Para evitar que las milanesas se levanten cuando las fríes, hazles pequeños cortes en los extremos.

A la napolitana, a caballo y con patatas fritas

Una vez que tienes tu milanesa frita (o cocinada en el horno con un fondo de aceite), puedes acompañarla con lo que quieras. En la Argentina, solemos servirla:

"A la napolitana", con una capa de salsa de tomate, queso derretido y orégano. También puedes añadirle una lonja de jamón cocido entre la salsa y el queso.

publicidad

"A caballo", con un huevo frito encima.

Con patatas fritas. Es la guarnición preferida de los argentinos. También puedes optar por puré de patatas, ¡otro clásico!

Y tú, ¿qué esperas para cocinarle este platillo a tus familiares y amigos? 

publicidad
publicidad
El animal y el hombre dieron vueltas tras el ataque, uno para sostener su presa y el otro para escapar. Por fortuna, el final de este video viral es feliz.
Las imágenes fueron captadas por cámaras corporales de los policías que ingresaron al lugar. El video evidencia la violencia que se vivió esa noche, cuando un hombre armado acabó con la vida de 49 personas.
Una mujer encargada de una gasolinera en el sur de California apalea el vehículo de un cliente aparentemente enfurecida porque llevaba más de una hora frente a la bomba de combustible.
Una cámara instalada dentro del camión muestra cómo este se desvía del carril de la autopista y cae al vacío.
publicidad