publicidad

Neoyorquinos desafiaron la autoridad y salieron a las calles

Neoyorquinos desafiaron la autoridad y salieron a las calles

Aunque las autoridades declararan un estado de emergencia, algunos neoyorquinos se vieron en la necesidad de salir de la casa e incluso otros asistieron al trabajo.

Neoyorquinos desafiaron la autoridad y salieron a las calles GettyImages...

Nueva York, NY – Aunque las autoridades declararan un estado de emergencia en Nueva York hasta la medianoche del sábado y los servicios de transporte público fueran cancelados, algunos neoyorquinos se vieron en la necesidad de salir de la casa e incluso otros asistieron al trabajo.

Negocios abiertos a pesar de la tormenta /Univision

El alcalde Bill de Blasio reiteró en tres ruedas de prensa a lo largo del sábado que los ciudadanos debían permanecer en casa para no correr riesgo bajo la tormenta.

publicidad

“Si no quieren que la policía de Nueva York los detenga, entonces tienen que salir de las calles ahora”, advirtió el alcalde. “Estamos recibiendo de 1 a 3 pulgadas por hora, y continúa intensificándose. No estropeen el trabajo de los trabajadores sanitarios”.

Así mismo, se prohibió el tráfico de vehículos que no fueran de emergencia en los cinco condados de Nueva York y en Long Island.

Esta restricción implicó que quedaron cerrados para el tráfico de vehículos privados los puentes y los túneles que conectan a Manhattan con Long Island, con el norte del estado y con el vecino estado de Nueva Jersey.

Información sobre servicios de transporte suspendidos

Hacia el final de la tarde, se anunció que habían caído 19.3 pulgadas en el Central Park y se estimó que habrán caído entre 24 y 28 pulgadas hacia el final de esta tormenta.

A pesar de las peticiones y recomendaciones de las autoridades, muchos neoyorquinos abrieron sus negocios para recibir clientes.

A pesar de la tormenta, la vida continúa /Univision

Otros se aventuraron y fueron hasta el Central Park en donde jugaron con la nieve, pasearon a sus mascotas e incluso se lanzaron por las montañas con tablas de esquiar.

“Habia muchas personas pasándosela de lo mejor, niños, perros, sleds, esquís, adultos y jóvenes. Fue increíble. Habia personas haciendo cross country,” describe Sabrina Nagel, quien visitó el Central Park con su esposo.
“Las advertencias eran solo para la gente que estaba manejando, pero ¿caminar por el parque? ¡Fue lo mejor!” asegura Nagel. “Yo no sabía la advertencia de no ir al parque.”

Neoyorquinos se aventuran en Central Park durante tormenta
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad