publicidad
Un niño descansa en la casa del migrante Casa Anunciación en El Paso, Texas. Imágenes como esta dan cuenta de las experiencias de niños migrantes en la muestra Dreaming Up North que se puede ver durante este mes en El Museo del Barrio.

Soñar con el norte, las fotografías que cuentan el duro camino de los niños migrantes

Soñar con el norte, las fotografías que cuentan el duro camino de los niños migrantes

Una muestra que inaugura este domingo en El Museo del Barrio de Nueva York rescata las vivencias de niños que migran de países como Guatemala y México en un rumbo hacia otro país que les enseña de primera mano lo que una frontera significa y la experiencia de convertirse en un migrante.

Un niño descansa en la casa del migrante Casa Anunciación en El Paso, Te...
Un niño descansa en la casa del migrante Casa Anunciación en El Paso, Texas. Imágenes como esta dan cuenta de las experiencias de niños migrantes en la muestra Dreaming Up North que se puede ver durante este mes en El Museo del Barrio.

MANHATTAN, Nueva York. - José Abraham es un niñito que dibujó un desierto en el que no faltan unos cactus con un mensaje que lee que "la migración es cuando una persona se va a los Estados Unidos para una vida mejor".

Esther, por otro lado, es una niña guatemalteca que durante días viajó por México para reencontrarse en EEUU con sus papás. Ellos pagaron a una coyote para que acompañara a Esther en su travesía, pero producto de una respuesta equivocada de su acompañante, la nena de 4 años fue repatriada a Guatemala y donde volvería a casa de sus familiares, como lo relata el fotógrafo Luis Enrique Aguilar.

publicidad

Esa representación de lo que significa migrar, en palabra e imagen, surge de la exhibición Dreaming Up North: Children on the Move Across the Americas, que del 3 al 30 de septiembre en El Museo del Barrio, pone de relieve los testimonios de niños migrantes a través de fotografías así como dibujos y videos que encuentran formas de completar el relato de la migración infantil.

Valentina Glockner, antropóloga que coordina la muestra, explica que la exhibición es una suerte de respuesta al predominio de la discusión de la migración desde el punto de vista adulto.

La muestra, con entrada libre de costo, habla la migración a través de experiencias "dichas por los propios niños" por medio de los videos y sus dibujos que forman parte de esta exhibición en colaboración con Colectiva Infancias.

Entre fotografías y dibujos, Dreaming Up North documenta el trabajo infantil en los campos agrícolas así como el camino de los niños (o la ruta migratoria hacia el norte), o aspectos del trayecto en albergues humanitarios, en centros de detención o el cruce en la frontera.

"Mi papá se fue a Estados Unidos y lo extraño mucho": Estas son algunas de las historias de niños migrantes

"Si bien queremos mostrar que los niños son capaces de tomar la decisión de migrar y las riendas del viaje, también queremos mostrar que la migración infantil es resultado de un desplazamiento forzado. Que la decisión de migrar tiene que ver con la forma en la que responden a las contingencias de su vida tanto a la violencia como a la separación familiar", indica Glockner.

La antropóloga explica que la exhibición plantea a través de sus imágenes cómo estos niños están afectados por procesos de desigualdad globales y regionales que los están expulsando de sus regiones.

Cada imagen es posible por el trabajo de años de seis antropólogas y tres fotógrafos, que representan las vidas y los trayectos de niños migrantes de Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y otros nacidos en Estados Unidos.

Qué significa la frontera para ellos


Los dibujos, a través de los cuales los menores migrantes representan cómo fue su trayecto, son claves a juicio de Glockner porque, si bien los adultos tienen una idea de cómo mostrar y representar la migración, entre papel y lápices, los niños muestran qué es relevante para ellos y lo que está sucediendo en estas fronteras.

El equipo de antropólogas y fotógrafos trabajó con los niños antes o después de su cruce fronterizo, y en los dibujos, los encontraron un modo de expresar eso que vivieron. "Sus testimonios son todavía más reveladores cuando ellos mismos se expresan sobre lo que una frontera significa, lo que significa salir de tu lugar y convertirte en un migrante", reflexiona Glockner.

En la muestra hay, además, imágenes que ejemplifican la migración interna, aquella asociada al trabajo infantil en los campos agrícolas. La muestra da cuenta de ello con casos como el de Rosalinda, una niña mixteca de Guerrero, México que trabaja en un campo de fresas donde a veces le pagan 30 centavos. "Le doy el dinero a mi mamá y a veces ella nos compra ropa o medias o nos lo da para la escuela". Rosalinda, a sus 9 años, sabe bien lo que significa trabajar.

Glockner comenta que a través de sus experiencias con muchos niños queda claro que estos casi nunca le llaman Estados Unidos, sino el norte. "Para ellos, sobre todo los pequeñitos, es otro territorio. No hay esta idea de los países", ilustra.

publicidad

"Una rayita invisible"


Dreaming Up North se adentra, entonces, en una discusión mayor sobre el tema migratorio en Estados Unidos. "El tema migratorio nunca ha dejado de ser relevante. Lleva mucho tiempo siendo uno de los temas más pujantes y urgentes a nivel social", sostiene Glockner.

Cuenta la antropóloga que uno de los niños, al cruzar el desierto, notó "una rayita invisible" que deja a un lado a Estados Unidos y a México al otro. Miradas así como la de ese niño, ante esa rayita que tiene tantos significados y connotaciones sociales y políticas, "nos hacen recuperar una visión, una perspectiva que se suele perder en el discurso de la migración", puntualiza Glockner.

La exhibición inevitablemente hace reflexionar sobre niños que, como apunta Glockner, nunca logran llegar a Estados Unidos, que los devuelven, que por políticas migratorias o las dificultades del viaje, se quedan en el camino. Y así siguen un rumbo que sueña con el norte (o al menos, un norte que traiga un cambio de vida).

La entrada es gratuita para la muestra Dreaming Up North . El Museo del Barrio está ubicado en el 1230 de la Quinta Avenida entre las calles 104 y 105 en Manhattan. Para horas y más detalles de actividades en el marco de la exhibición como un panel de discusión, accede a este enlace.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad