publicidad
Muchos vieron el eclipse desde Liberty State Island con el Bajo Manhattan a sus espaldas. Otros adultos y jóvenes llegaron desde temprano al Museo de Historia Natural en Manhattan para disfrutar el eclipse solar de este lunes. Gafas, binoculares y celulares no faltaron para apreciar el momento.

Así vivió Nueva York el eclipse solar por el que esperó casi un siglo

Así vivió Nueva York el eclipse solar por el que esperó casi un siglo

Decenas llegaron este lunes a espacios de la ciudad como el Museo de Historia Natural en Manhattan para ser testigos de este evento celestial, el primer gran eclipse total de sol en 99 años que cruzó a Estados Unidos, de costa a costa.

Eclipse solar 2017, un fenómeno que disfrutaron millones de neoyorquinos Univision

MANHATTAN, Nueva York. - El Sol, de pronto, se nos escondió cuando era todavía temprano en la tarde. "No es un truco de magia, es ciencia", bien lo decía la astrónoma del Museo Americano de Historia Natural, Jackie Faherty.

Ella nos había advertido que los eclipses solares como el de este lunes 21 de agosto, que se vio de costa a costa en Estados Unidos, no son poca cosa.

Antes de la 1:00 de la tarde, el área del planetario del museo estaba a tope con curiosos escuchando a expertos que aportaban contexto del eclipse que estaba por ocurrir.


Decenas, adultos y jóvenes, se acomodoran afuera sobre la grama o en cualquier recoveco disponible para tener una vista segura del eclipse. Pero al fin y al cabo, este fue un evento para los más chiquitos como Gabriel, de 9 años.

Su papá Fernando Cavalcanti, brasileño que vive en Nueva York desde hace un año, le ayudó a preparar un modo seguro de disfrutar el eclipse.


Nueva York no está en la zona donde se vio el eclipse total pero desde esta área se observó alrededor del 71% del Sol cubierto por la Luna.


El eclipse comenzó a eso de la 1:23 pm y terminó a las 4:00 pm pero en el área de la ciudad de Nueva York y alrededores, el mejor momento fue a las 2:44 pm. Cerca de esa hora, muchos aplaudían al ser testigos de ese momento con sus gafas.

Paula, una colombiana, y su hija Valentina, fueron unas de las que llevaron sus gafas para asegurar un disfrute seguro durante ese par de horas parecían dignas de un fin de semana que de un lunes.

publicidad

"Es la primera vez que comparto este evento con mi hija", contó con ilusión Paula.

Otra madre, en otro rincón del museo, regañaba con cariño a sus tres hijos sentados en el piso sobre una manta. "¿Ustedes no entienden que el museo y el parque están siempre ahí pero no el eclipse? Por favor quédense tranquilos y dejen que su mamá se viva este momento. Ustedes seguro tendrán otra oportunidad pero yo no", les dijo.

Ella, como tantos que decidieron salir creyendo en lo especial de este día, tiene razón. Lo de este lunes trascendió con un ánimo inusual. Es que la gente estaba como energizada por ese mismo sol que se escondió durante la tarde.

En fotos: Nueva York mira más allá de los rascacielos durante el eclipse solar
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad