publicidad
La crisis de vivienda asequible en Nueva York se ve en sus calles.

¿Puede el gobernador de Nueva York realmente cumplir con sus promesas de vivienda asequible?

¿Puede el gobernador de Nueva York realmente cumplir con sus promesas de vivienda asequible?

Activistas calcularon que la congelación del financiamiento ha llevado a una pérdida de 1,000 unidades de vivienda asequible al mes desde abril 2016.

La crisis de vivienda asequible en Nueva York se ve en sus calles.
La crisis de vivienda asequible en Nueva York se ve en sus calles.

Con su estado estancado en una crisis histórica de personas sin techo y negociaciones presupuestarias en progreso en Albany, los neoyorquinos de bajos ingresos y los activistas por la vivienda justa están llamando al gobernador Andrew Cuomo a cumplir con lo que ha dicho en varios comunicados de prensa, discursos sobre el estado del Estado y propuestas presupuestarias anteriores: que entregue fondos para el desarrollo a largo plazo de la vivienda asequible.

La comunidad de vivienda sostiene que Cuomo, quien antes fue secretario del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, ha pasado la responsabilidad de cubrir los costos de manera excesiva a las ciudades, ha obstruido la entrega de fondos para vivienda que fueron apartados específicamente para ese propósito en el presupuesto del año pasado y ha hecho poco para ayudar a los 88,000 residentes sin techo del estado. De ellos, aproximadamente 60,000 hoy dependen del sistema municipal de albergues en la Ciudad de Nueva York y se estima que aproximadamente 1.5 millones de neoyorquinos corren peligro de quedarse sin techo.

publicidad

“Uno de los problemas más grandes que enfrenta la ciudad de Nueva York es una marca histórica de personas sin techo. El gobernador afirma que es un experto en el asunto y públicamente ha mostrado apoyo para soluciones, pero no ha habido seguimiento al respecto”, dice Giselle Routhier, directora de políticas para la organización Coalition for the Homeless, la cual le dio una calificación de ‘D’ al estado por su falta de colocaciones de personas en viviendas en su reporte de 2017 sobre el estado de las personas sin techo.

Hace un año atrás, la vivienda asequible parecía ser alcanzable después de que Cuomo anunció un plan de cinco años para desarrollar o conservar unas 100,000 unidades de vivienda asequible y un compromiso concurrente de quince años para construir 20,000 unidades de vivienda de apoyo. Estos serían departamentos asequibles y permanentes con servicios sociales en sitio para individuos que antes estaban sin techo. Los activistas halagaron a la promesa como un compromiso serio y de largo plazo que iba más allá de sesiones legislativas individuales y términos de ejecutivos. Además, aprobaron la inclusión por parte de legisladores estatales de aproximadamente 2,000 millones de dólares para la primera fase de cinco años en el presupuesto de abril.

Esas esperanzas iniciales se fueron perdiendo después de luchas presupuestarias en junio, cuando los legisladores acordaron en asignar sólo 150 millones de dólares, menos de un 8% de la asignación inicial. El resto del dinero se quedó encerrado detrás de un memorando de entendimiento ( memoradum of understanding o MOU por sus siglas en inglés) que requeriría firmas de Cuomo, Carl Heastie (presidente de la Asamblea Estatal) y John Flanagan (presidente del Senado Estatal).

publicidad

“El gobernador Cuomo, cuyas promesas a las personas sin techo tienen tanta credibilidad como un título de la Universidad Trump, necesita mostrar que entiende que las promesas no significan nada si no puedes cumplir con tu palabra”, dijo en una declaración Shelly Nortz, la subdirectora de Coalition for the Homeless. Su declaración también condenó el memorando de entendimiento, un proceso oscuro que también retrasó los fondos para la vivienda asequible que el estado de Nueva York obtuvo en 2014 mediante un acuerdo legal con JP Morgan en cuanto a las ventas de bonos de hipotecas.

En septiembre —después de meses de presión ejercida por activistas— Cuomo ofreció su versión del acuerdo, el cual Flanagan ridiculizó como un “memorando de entendimiento de sentido único” y se negó a firmarlo.

Haciendo eco de la propuesta del año pasado, el Presupuesto Ejecutivo más reciente de Cuomo dedicaría 2,500 millones de dólares a lo largo de cinco años para la construcción de vivienda asequible y de apoyo. En paralelo, esta inciativa ha sido fuertemente presionada por parte de los activistas, al punto que 21 personas fueron arrestadas durante manifestaciones en el Capitolio la semana pasada.

Mientras tanto, los activistas, el personal de organizaciones sin fines de lucro e individuos que anteriormente estaban sin techo se han reunido fuera de la oficina de Cuomo en Manhattan cada miércoles por la mañana para despertar conciencia sobre el compromiso no cumplido del gobernador.

publicidad

En la mañana después del Día de San Valentín —su protesta N°28— manifestantes de Campaign 4 NY/NY Housing (Campaña para Vivienda en Nueva York) sostuvieron pancartas que decían “Don’t be heartless to the homeless” (“No seas cruel con las personas sin techo”). La campaña exige un acuerdo conjunto entre el estado y la ciudad de desarrollar 35,000 unidades de vivienda de apoyo basado en promesas anteriores de Cuomo y de Bill de Blasio, alcalde neoyorquino). Según los organizadores de la campaña, las maquinaciones políticas obstruyendo la asignación de fondos tienen un impacto real en los residentes sin techo del estado.

“Sé lo que sucede en los albergues. Hay abuso, las personas no reciben tratamiento médico, uno tiene que pasar todo el día fuera de [los albergues] incluso si necesitas ayuda, tienes que firmar para recibir una cama”, dice William Stanford, de 46 años, que dice que estuvo sin techo durante más de dos años antes de conseguir un departamento en un sitio de vivienda de apoyo en el Bronx. “La vivienda de apoyo me dio la oportunidad de ser quien quería ser. De ser exitoso”.

Las maquinaciones políticas previenen a las organizaciones de servicios sociales de cumplir con sus misiones y lastima a los neoyorquinos sin techo y de bajos ingresos, dice Laura Mascuch, directora ejecutiva de la Supportive Housing Network (Red de Vivienda de Apoyo) de Nueva York.

publicidad

“Una organización sin fines de lucro no podrá convencer a su consejo directivo a comprar un sitio y luego no tener la seguridad de que habrá el capital para realmente completar [el proyecto]”, dice Mascuch. “Es imperativo que logremos esto porque cada día es un día en que no estamos construyendo esta vivienda”.

El gobernador Cuomo fue alabado cuando se anunciaron los fondos para viv...
El gobernador Cuomo fue alabado cuando se anunciaron los fondos para vivienda, pero la medida no se ha concretado y los activistas ya no tienen paciencia.

Un plan de múltiples años inspiraría confianza entre inversionistas y promotores inmobiliarios porque nuevos edificios pasan por una fase muy larga de predesarrollo y requieren aprobaciones de zonificación y de otros tipos antes de que la construcción siquiera empieza, dice Judi Kende, vicepresidente y líder del mercado neoyorquino en Enterprise Community Partners, una organización sin fines de lucro que financia el desarrollo de vivienda asequible.

“Es fundamental tener no sólo un compromiso, sino un compromiso de a largo plazo —no solamente uno o dos años— porque la cronología de desarrollo es muy larga”, dice Kende. “Los promotores inmobiliarios necesitan tener la visibilidad de unos cuantos años en el futuro cuando estén contemplando un proyecto para asegurar que los recursos para pagar por el proyecto estarán ahí cuando los necesiten”.

publicidad

El debate sobre 421a —una exención tributaria para los promotores inmobiliarios que mantuvieron cierto porcentaje de departamentos asequibles en edificios de gran escala— también ha enredado el financiamiento para vivienda asequible, dice Andrew Hevesi, asambleísta de Queens.

“Nadie está filosóficamente opuesto a liberar ese dinero… ni republicanos ni demócratas”, dice Hevesi, un proponente del desarrollo de vivienda de apoyo y patrocinador del proyecto de ley Home Stability (Estabilidad de Hogares), cuyo propósito es incrementar las subvenciones para vivienda para familias e individuos recibiendo asistencia pública. “El retraso es con el aplacamiento de la exención tributaria 421a porque esto no se ha hecho. Por motivos políticos el memorando de entendimiento estaba vinculado con éste; cuando se haga eso el dinero para la vivienda de apoyo ya fluirá”.

La exención tributaria 421a se venció hace más de un año cuando los promotores inmobiliarios y los sindicatos estuvieron en desacuerdo en cuanto a los requisitos salariales. La versión anterior requirió que las unidades se mantuvieran asequibles basado en un porcentaje de ingreso medio del área durante 25 años. Sin embargo, esta versión produjo precios de alquiler demasiado altos para la mayoría de los neoyorquinos de bajos ingresos y le costó a la ciudad miles de millones en impuestos de propiedad perdidos.

publicidad

A mediados de enero, después de que el Real Estate Board of New York (Consejo de Bienes Raíces de Nueva York) y los sindicatos de construcción y oficios llegaron a un acuerdo tentativo sobre 421a —el cual fue renombrado el proyecto de ley Affordable New York o Nueva York Asequible— la oficina del gobernador Cuomo emitió otra declaración para anunciar su compromiso con el desarrollo de vivienda asequible y de apoyo.

“Este es un gran paso al frente en nuestros esfuerzos para proveer vivienda asequible en la Ciudad de Nueva York y en asegurar que prestaciones y sueldos justos se paguen a mujeres y hombres trabajadores”, dijo Cuomo. “Le estoy urgiendo a la Legislatura a aprobar el proyecto de ley Affordable New York y que libere el fondo de 2,000 millones de dólares para la vivienda”.

Aunque casi un 75% de los legisladores estatales han prometido su apoyo de la liberación de fondos para la vivienda durante el último año, la resolución presupuestaria de 2017 del Senado (controlado por los republicanos) explícitamente vincula al desarrollo de vivienda asequible con un nuevo programa de 421a en un ‘paquete de políticas sobre la vivienda’.

Rachel Fee, directora ejecutiva de la New York Housing Conference, dice que Cuomo y el Senado han vinculado innecesariamente a la ley 421a, la cual incentiva la construcción de vivienda en alquiler a precio de mercado, con el financiamiento encerrado en la MOU, el cual generaría vivienda para los neoyorquinos con ingresos muy por debajo del ingreso medio del área.

publicidad

“No estamos opuestos a los incentivos de vivienda en alquiler y en el pasado hemos apoyado a ls 421a, pero en Albany, vincular estas cosas hace que sea muy difícil avanzar en cuanto a la vivienda asequible”, dice Fee. “En este momento de incertidumbre federal necesitamos progreso local e inversiones locales, entonces estamos dependiendo del estado para cumplir y entregar este financiamiento”.

NHFC, un grupo activista por la vivienda asequible, calcula que la falta de financiamiento ha dado por resultado una producción perdida de 1,000 unidades de vivienda asequible al mes desde abril 2016.

La oficina de Cuomo no respondió a pedidos por comentarios, pero el año pasado le dijo al New York Daily News que el gobernador ha logrado liberar los primeros 150 millones de dólares en fondos para vivienda asequible y de apoyo, supervisando las negociaciones sobre 421a y poniendo de su parte en firmar el memorando de entendimiento.


Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Las ciudades grandes más asequibles de Estados Unidos
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad