publicidad
Como ritual de año nuevo, cientos de personas se echaron un chapuzón en las aguas congelantes en la costa de Nueva York para recibir las buenas vibras del 2014. ¿Te animarías a meterte? Cuéntanos en twitter @noticias41ny

2014 Coney Island Polar Bear Plunge

2014 Coney Island Polar Bear Plunge

Un grupo de personas se tiro a las aguas heladas de Coney Island el primero de enero para recibir el año nuevo.

Como ritual de año nuevo, cientos de personas se echaron un chapuzón en...
Como ritual de año nuevo, cientos de personas se echaron un chapuzón en las aguas congelantes en la costa de Nueva York para recibir las buenas vibras del 2014. ¿Te animarías a meterte? Cuéntanos en twitter @noticias41ny

Hay que tener pantalones para ponerse un traje de baño y tirarse al agua cuando la temperatura esta a 25 grados. Eso exactamente fue lo que hizo un grupo de personas ayer para recibir el 2014 en el Coney Island Polar Bear Plunge. 

(Para ver el video en tu teléfono móvil, HAZ UN CLIC AQUI)


publicidad
publicidad
El hombre de 25 años habría participado en una pelea después de un accidente vehicular. La policía atendió la emergencia y trasladó al herido a un hospital, pero allí fue declarado muerto. No se han reportado arrestos.
Los padres de familia de los menores aseguraron que con apoyo de la policía les impiden practicar en el parque hasta que no paguen, algo que no pueden hacer porque son de bajos recursos. Sin embargo, la directora de parques y recreación de La Puente explicó que hay cuotas que se tienen que cubrir para obtener permisos cuando se trata de equipos que forman parte de una liga de fútbol.
Para evitar incidentes como los de Benjamín Ramírez, el vendedor al que un peatón le arrojó al piso su carrito de elotes, una organización de comerciantes ambulantes pide a las autoridades que los respalden. Ellos aseguran que casos como estos se registran a diario, que no son documentados por temor y que son víctimas de acoso.
Los pocos arrestos que realizan son de personas de alto riesgo para el país, por lo que viven en constante alerta ante cualquier movimiento sospechoso. Además, se mantienen expuestos a la delicada problemática de violencia en Detroit.
publicidad