Vino El Amor Capítulo 77 logo-shows.f4db5831d718e60c9bb72e630f8aacfd.svg

Novelas

Vino el Amor

Vino el Amor

Vino El Amor Capítulo 77

Transcripción del Video

....

Locutor: Televisa presenta...

[Llaman a la puerta]

Miguel: Adelante.

Luciana: Hola, Miguel.

Miguel: Lu--Luciana,

¿qué haces aquí?

Luciana: Eh,

quiero hablar contigo.

Miguel: Claro.

Luciana: Ya supe lo que pasó

con Juan y vengo a decirte

que estoy furiosa.

Cada vez odio más

al licenciado ese.

Miguel: Sí, mira,

yo también me enojé,

pero no tiene caso

caer en su juego.

Luciana: Es que no es justo

que te quiera embarrar

de todas esas cosas.

Yo sé que tú eres inocente.

Miguel: Bueno,

tarde que temprano,

se va a descubrir la verdad,

Luciana. Y el licenciado

va a terminar en la cárcel

tragándose sus palabras.

Luciana: Bueno, mira, eh,

de todos modos,

también te quiero decir

que si la policía

aún no ha podido,

yo sí te voy a ayudar

a descubrir quién fue

que alteró el vino.

Y vamos a limpiar tu nombre.

Miguel: Luciana,

muchas gracias, de verdad.

Erika: ¿Cómo vas, Miguel?

Ah, perdón, no sabía

que tenías compañía.

Buenas tardes, Luciana.

Luciana: Buenas tardes, Erika.

Miguel: Eh, no--no te preocupes,

Erika. Ya tengo todo listo

para irnos mañana. Eh--

Luciana: ¿Y--Y a dónde van?

Si se puede saber.

Erika: Miguel y yo

nos vamos a Tijuana.

David: Primero que nada,

tú no tienes por qué

cuestionarme nada

ni exigirme mucho menos

explicaciones de cualquier cosa.

Graciela: Bueno,

David, perdóname,

pero es que me sorprendió

mucho lo que pasó.

Mira, yo lo que menos quiero

es que tú te enojes más conmigo

aunque ni siquiera sepa

por qué me estás tratando así

sin yo merecerlo.

David: Mira, Graciela,

si te dejé de hablar este tiempo

y no quería contestarte

las llamadas,

es porque precisamente

no estoy de acuerdo

en cómo tratas a Luciana.

Graciela: Ah.

Entonces, sí es por Luciana.

David: Luciana me contó

lo que has hecho.

Y déjame decirte

que no voy a permitir

que te sigas portando así

con ella.

No me importa

que seas mi socia

o la tía de mis hijos.

Si tú no cambias, Graciela,

lo mejor

es que te vayas de aquí.

Graciela: [Resuella]

Ya veo, tú--

tú--tú--tú me quieres correr,

pero, David, yo ni siquiera sé

de lo que tú me estás hablando.

Mira, lo que te haya dicho

Luciana es absolutamente falso.

Yo te juro que no--

David: A ver, no me jures nada,

Graciela.

¿Cómo se te ocurre

regalarle una foto tuya y mía

con los niños

de regalo de bodas?

Graciela: No, pero eso

no tiene nada de malo.

David: Ay, por favor.

Es clarísimo que te aprovechaste

de esa situación.

Graciela: David,

por favor, créeme.

Mira, no--no fue

con mala intención.

Además, ¿yo--yo cómo iba a saber

que Luciana se iba a enojar

por verte así, feliz,

con tu familia unida de nuevo?

David: A ver, explícame.

¿Qué ganaste con eso?

¿O qué querías ganar con eso?

¿Humillarla?

¿Hacerla sentir menos?

Graciela: No, por Dios, David.

Yo busqué algo significativo

porque yo sé lo mucho

que tú le importas a Luciana.

Entonces, yo pensé

que le iba a gustar

conservar algo así,

un momento tan feliz de tu vida.

David: Pues, cada vez

me cuesta más trabajo creer

en tus buenas intenciones.

Graciela: David, escúchame.

Te estoy diciendo la verdad.

David: Tú siempre has tenido

problemas con ella.

Nunca se han llevado bien.

Y lo de la foto simplemente fue

la gota que derramó el vaso.

Graciela: Pues, sí,

pero esos problemas,

muchos de esos han sido

porque Luciana malinterpreta

absolutamente todo lo que hago,

como ahora, lo de la foto.

Entiéndelo.

David: No, Graciela.

Eso lo hiciste

con otra intención.

¿Me quieres explicar qué pasa?

Luciana: ¿Te vas a ir a Tijuana

con ella?

Miguel: Sí.

Erika: ¿Hay algún problema?

Luciana: No.

No, claro que no.

Miguel: A ver, Luciana,

tenemos que ir a ver

unas cosas de trabajo.

Luciana: Sí, sí, claro.

De trabajo.

Miguel: Oye, de verdad,

fue algo de emergencia.

Luciana: Por lo visto,

tú no pierdes tu tiempo,

¿verdad, Erika?

Y tú, Miguel,

¿que no te das cuenta--?

Erika: A ver, a ver, a ver,

no entiendo por qué

te estás poniendo así.

¿Cuál es tu problema?

Miguel no tiene por qué avisarte

nada de lo que está haciendo

y muchos menos

si se trata de trabajo.

Miguel: Ey, Erika, por favor,

a ver, tranquilízate.

Erika: A ver, no, no, Miguel.

Ella te dejó ir,

así que no entiendo por qué

te está reclamando cosas.

Luciana: iEs que tú sólo

te quieres aprovechar de él!

Erika: ¿Qué? iClaro que no!

iEso no es cierto!

Miguel: iA ver, a ver,

por favor, no discutan!

Luciana, ya te dije que vamos

por un asunto de trabajo

y no vamos de vacaciones!

Y de verdad no entiendo

por qué dices que Erika

se quiere aprovechar de mí.

Graciela: No puedo creer

que yo he puesto esta familia

antes que nada,

antes que mi carrera,

que mi vida, que todo, David.

Y ahora que tú me vengas así,

con reclamos absurdos,

de verdad--

David: Lamento mucho

que lo veas así, Graciela,

pero nadie te pidió

que lo hicieras.

¿por qué cambiaste tanto?

¿Qué es lo que te pasa?

David: Por favor, explícame.

¿Cuál es tu problema

con Luciana?

Graciela: Ya te dije

que ninguno.

Fue una forma de--de integrarla,

de compartir con ella

un momento grato para todos.

David: Por favor, Graciela,

esa no es la manera

de hacer las cosas.

Graciela: Bueno, ya me di cuenta

que haga lo que haga,

nunca voy a quedar

bien contigo y--

¿Y sabes qué?

Me indigna que tú te pongas así

conmigo por las quejas

de una vil empleada.

David: Te he dicho mil veces:

Luciana es mucho más

que una empleada

para este viñedo.

No es una empleada.

Entonces,

dime qué es.

Luciana: Porque tú

eres de los mejores trabajadores

que tenía David.

iY nadie sabe hacer el trabajo

tan bien como tú, Miguel!

Y ella solamente se quiere

aprovechar de que estás aquí

y quiere que la ayudes

a ganar el concurso.

Miguel: ¿Y qué, Luciana?

¿Eso es aprovecharse?

iAl contrario!

iElla me dio una oportunidad

cuando yo más lo necesitaba!

iY si estoy aquí,

voy a trabajar igual de bien

que como trabaja con David!

Luciana: No. Eso lo entiendo,

Miguel, pero, además,

ella está muy interesada en ti.

Bien que me lo dejó clarito.

Erika: [Ríe] Ay, Luciana,

eso también lo sabe Miguel.

Yo ya se lo dije.

Se lo dije como te lo dije a ti,

pero, bueno,

¿y eso a ti qué más te da?

Tú lo dejaste ir, ¿no?

Luciana: Mira, Miguel,

tú tienes derecho

de hacer tu vida

como tú prefieras.

Lo único que no quiero

es que gente como ella

se aproveche de que tienes

un gran corazón.

Miguel: Luciana, de verdad

te agradezco que hayas venido

a apoyarme por lo de Juan.

Y créeme que Erika

no se está aprovechando

de absolutamente nada.

Y, Erika, no es

para que te pongas así

con Luciana.

Erika: A ver, Miguel, es que--

es que con ella

siempre es lo mismo.

Parece que siempre

está a la defensiva.

Luciana: Ay, perdón,

pero tú eres igual.

Erika: Pues, sí, tienes razón.

No viene al caso

discutir por todo esto.

Gracias por apoyar a Miguel.

Estoy segura de que todo esto

se va a resolver,

así que los dejo

para que hablen.

Miguel, solamente vine a decirte

que ya tenía los boletos

para mañana,

que es cuando nos van a tener

lista la pieza, así que--

Luciana: No, no, no, Erika,

no te preocupes.

La que se va soy yo.

Nada más quería decirte, Miguel,

que a pesar de que te hayas ido

del viñedo,

sigues teniendo mi apoyo

porque te quiero y creo en ti.

Con permiso.

Miguel: No, Luciana.

Erika: Ay, Miguel,

ya deja que se vaya.

por favor, contéstame.

David: Luciana y su familia

llevan toda la vida

trabajando aquí, en mi viñedo.

Son parte de mi familia.

Y por eso te exijo

que la respetes.

Graciela: Pues, sí.

Está bien,

pero lo que me preocupa

es que no sé qué habrá pasado

en estos días que me fui.

¿Por qué ese cambio así

en tu forma de ser?

David: Yo no he cambiado

en nada, Graciela.

Graciela: iNo, me estás

lastimando mucho!

[Solloza] Tú--Tú nunca

me habías hablado así

y eso a mí me preocupa.

David: Pues, no tienes

por qué preocuparte.

Simplemente quiero

que entiendas las cosas

y que cambies tu manera de ser.

yo puedo comprender

que a ti te moleste mucho

que yo no me lleve bien

con Luciana,

incluso lo de la foto,

que, insisto,

eso se salió de contexto,

pero lo que sí es que--

yo nunca pensé que Luciana

pudiera ponerte así,

en mi contra, de esta forma.

David: Graciela,

las cosas no son así.

Luciana no me pidió

que te dijera nada.

Graciela: Perdóname,

pero no te creo

y no sabes cuánto me duele

que tú me estés tratando

de esta forma.

Erika: Entonces, tenemos

que regular la presión

del tanque poco a poco

para dejarlo más o menos estable

y que nos dé tiempo

de ir y regresar con la pieza

para que, de esa forma,

el daño al vino sea mucho menor.

Miguel: Ajá.

Erika: Estás enojado.

Miguel: Fíjate que no,

pero no me gusta que cada vez

que se aparece Luciana,

te pongas a la defensiva.

Erika: A ver,

es que no me parece

que venga a molestarte.

No te lo mereces.

Miguel: ¿A qué te refieres,

Erika?

Erika: A que siempre que parece

que ya la estás olvidando,

que ya estás bien,

regresa para desbalancearte

y para que pierdas

todo lo que has logrado.

Miguel: No, no, no. A ver,

ilas cosas no son así, Erika!

Erika: Claro que sí.

Ojalá que te des cuenta

que no le puedes dar

ese poder sobre ti

ni a Luciana ni a nadie,

creo que me estoy metiendo

en algo que no me corresponde,

¿verdad?

Miguel: A ver, Erika,

eh, es--es que yo--

Erika: Ya, a ver,

es que yo--yo entiendo,

pero piensa: ¿Cuánto tiempo más

vas a permitir

que ella sin querer

y con buenas intenciones

esté dirigiendo tu vida?

no es para que te pongas así,

por favor.

Graciela: OK.

Y, entonces,

¿cómo quieres que reaccione?

David: No es simplemente

que no estoy de acuerdo

También te dije

que no estaba de acuerdo

en que metieras a Fer en esto.

Ella todavía está muy chica.

Y no la puedes orillar

a que tome partido.

Graciela: David, ya te expliqué

que ella me preguntó

qué me pasaba

y ni modo de mentirle, ¿verdad?

Tú sabes muy bien

que yo jamás miento.

Y era muy difícil ocultar

lo mucho que me dolía no saber

por qué tú estabas así,

tan enojado conmigo.

Es más, me afectó tanto

que no pude disfrutar

de todo el éxito que tuve allá

por solamente estar pensando

en que había perdido tu cariño.

En fin, no tiene caso

seguir discutiendo.

Ojalá tomes en cuenta

todo lo que te dije.

Lilian: Me dijo David

que ya habías llegado.

Graciela: Ay, como si eso

le hubiera importado.

Lilian: Amor,

¿por qué estás así?

Graciela: Porque de nada sirvió

todas las horas que estuve

en esos malditos aeropuertos,

mamá, ni que tuviera que rentar

hasta un avión privado

para poder llegar a tiempo.

El muy imbécil

me confundió con Luciana.

Lilian: Ay, no, ¿cómo puede ser?

Graciela: Sí, mamita,

así como lo oyes,

le tapé los ojos

y pensó que era Luciana, no sé,

como si la estuviera esperando.

A ver, mamita,

¿no que, según tú,

estabas a cargo

porque esa idiota

se le está metiendo

por todos lados?

iY tú no haces nada

por estar viviendo

ese estúpido y ridículo romance

con Gutiérrez!

Lilian: A ver, ya, ya, ya.

Cálmate, por favor,

no te pongas así.

Graciela: Ah, ¿no?

Mamá, estamos a punto

de perderlo todo.

¿Y sabes cuál era su enojo?

Lilian: No.

Graciela: Que maltraté

a su querida Lucianita.

Lilian: ¿Ella le dijo eso?

Todo este tiempo

estuvo llenándole la cabeza

de estupideces.

Por eso, David

se puso furioso conmigo.

Bueno, hasta me amenazó

con correrme

si yo no la dejo en paz.

¿Qué te parece?

Lilian: Ah, caray. No.

Entonces, sí estamos

en serios problemas, amor,

porque estoy segura

que, además de todo,

Juan nos está traicionando.

Graciela: ¿Qué?

César: Oye,

pero llegamos juntos

a la fiesta de Fernanda, ¿eh?

Por favor, porque--

Susan: Sí. Sí, sí, sí, claro.

César: Es que si no voy contigo,

no sé ni cómo divertir,

no quiero llegar solo.

Susan: No, claro que no.

¿Cómo--Cómo crees?

Si--Si tú eres tan divertido.

[Ríe]

César: Te estás burlando de mí.

Te estás burlando de mí.

Susan: [Ríe]

¿Qué?

César: Me estoy dando cuenta

que--

hacía tiempo

que no salía con nadie

que me pusiera atención

y me mirara a los ojos.

Susan: Ay, no seas mentiroso.

No te creo.

César: De verdad, hombre.

Hubo un par de chicas

en el hospital

con quienes intenté.

De Graciela

no vamos a hablar porque--

Susan: Ay, no, no, no.

Ni me la menciones, ¿eh?

No. Cada vez me cae peor.

No, no.

César: [Ríe]

Susan: A ver, ¿por qué no mejor

me sigues contando

de lo de la escuela

y todo esto, mm?

César: Bueno, te voy a contar

de mi profesor Eliel, ¿verdad?

César: Eliel Degáveres.

Lilian: Me parece muy raro

que justo hoy que David tenía

la cita para ir a ver

los terrenos que quiere comprar,

Juan sale con el pretexto

que tenía que firmar un papel

y ya no podía ir.

Graciela: Ajá,

pero ¿qué gana Juan con eso?

Lilian: Bueno, no lo sé todavía,

amor,

pero es que ni siquiera

se ha dignado en tomarme

las llamadas.

Lo que sí no podemos permitir

que se nos salga de control,

Grace.

Graciela: No, es que no puede

ser que yo me vaya por un tiempo

y todo se haya ido al demonio.

No entiendo.

Lilian: Bueno, pues, espero

que, al menos, todo ese dinero

que te dieron valga la pena.

Digo, mira todo lo que pusimos

en riesgo,

todo lo que ya habíamos ganado.

Graciela: Tranquila, mamá.

Yo voy a recuperar a David.

Y en cuanto a Juan,

él sabe muy bien

que conmigo no se juega,

así que más le vale tenerme

una muy buena explicación.

Lilian: Sí, más vale que la te--

Fernanda: iTía!

iAy, tía, ya llegaste!

Me dijo Sonia

que ya estabas aquí.

Gracias por llegar.

Sabía que lo ibas a lograr.

¿Ya lo sabe mi papá?

iPapá!

Graciela: No.

Fernanda: iPapá!

Graciela: iFernanda, espera!

Graciela: Es que tu--

Fernanda: iPa! Ven.

Ven, ven, ven.

David: Tranquila, hija,

¿qué--qué pasa, mi amor?

Fernanda: Es que ya llegó

mi tía para mi fiesta.

Papá, ya sé que estabas enojado

con ella, pero, por favor,

hablen y arreglen las cosas.

Tú me lo prometiste.

David: Hija, tu tía y yo

ya hablamos.

Fernanda: ¿Y todo bien?

Graciela: [Carraspea]

Fer, tu papá y yo

tuvimos un problema

que ya después arreglaremos.

Fernanda: No, papá.

Arreglen todo. Queden bien,

así como antes

porque yo quiero

que ustedes estén juntos

para mi cumpleaños.

Es el único regalo que quiero.

León: Mm.

Luciana: [Da un portazo]

León: Bueno, ¿y ahora

qué te traes?

Luciana: León, ya, por favor,

no me molestes

que no estoy de humor.

León: Dime qué te pasa.

Luciana: Es que fui a ver

a Miguel para decirle

con lo que hizo Juan.

León: Sí. Ya--Ya sé.

Ese--Ese desgraciado

de verdad se pasa, ¿eh?

Pero ¿qué te dijo Miguel?

Luciana: No, que mejor luego

hablábamos con calma.

León: [Resopla] Ay.

Entonces, ¿por qué estás

tan enojada, mm?

Luciana: Pues, porque luego

llegó Erika

y me enteré

que se van a Tijuana juntos.

León: Ah. ¿Y eso qué tiene?

Mira, perdón, Luciana,

pero lo que él haga es su rollo.

Tú ya estás feliz con el patrón.

Luciana: Bueno, sí, sí,

ya lo sé.

Es que, León, no es eso.

El problema es que yo siento

que esa chava

solamente se está aprovechando,

pero ya, no importa.

No, no quiero discutir.

León: Bueno, ya, está bien,

pero aliviánate.

Mejor hay que concentrarnos

en ver cómo lo ayudamos.

Luciana: Sí, yo no voy a dejar

que Juan lo culpe por algo

que ni al caso.

León: Pues, sí.

Lo malo es que tenemos

el antecedente

de lo que hicimos con Ingrid.

Luciana: Ya lo sé.

León: Por eso,

hasta el licenciado

se agarró de ahí

para embarrarlo.

Luciana: Ajá.

León: Ya, ven.

¿Mm?

David: Hija, lo que tenía

que hablar con tu tía

ya lo hice.

Fernanda: Entonces,

ya no estás enojado.

Lilian: Yo estoy segura

que tu papá va a hacer

lo correcto, ¿verdad, David?

Porque él sabe

que cualquier diferencia

que haya tenido con tu tía,

es eso, es una diferencia y ya,

un problema

que se va a arreglar pronto

para que tú estés feliz,

¿verdad, David?

David: Además, Fernanda,

tú y yo ya habíamos hablado

en qué este es un asunto

de tu tía y mío nada más.

Fernanda: Sí, eh, ya sé

que no me tengo que meter,

pero, bueno, al menos,

hagan las paces

para que todos estemos bien

en mi fiesta,

Lilian: A mí me parece

una gran idea, ¿no?

Yo no tengo ningún problema.

Fernanda: Por favor, papá.

David: Está bien, hija.

Tú sabes que yo

lo único que quiero

es verte feliz,

en especial en tu día, ¿mm?

[Tose]

Mamá.

Lilian: [Ríe]

[Música]

Erika: Ay, ya, Miguel, ya, ¿sí?

No quiero que estés

enojado conmigo.

Miguel: Es que de verdad

me preocupa que te pongas así

con lo que te dice Luciana.

Erika: Trata de entenderme.

Me da mucho coraje que diga

que me estoy aprovechando de ti

cuando eso no es cierto.

Yo sé

que todavía te importa Luciana

y tengo que entenderlo,

pero me no me gusta

que te haga sufrir.

te agradezco de verdad

que te preocupes por mí,

pero Luciana siempre va a ser

alguien importante para mí, ¿OK?

Aunque ahorita nada más

seamos amigos.

Erika: Bueno, eso habla bien

de ti,

pero deberías de sentirte

muy afortunado, ¿eh?

Tienes a dos mujeres

como nosotras

cuidándote la espalda.

Miguel: [Ríe]

Erika: [Ríe]

Miguel: Gracias, de verdad.

Eres una gran mujer y--

una muy buena amiga.

Entonces, ¿qué onda?

¿Ya no vas a seguir

enojado conmigo?

Borrón y cuenta nueva.

Miguel: Va.

Erika: Bueno, entonces,

ya que platicamos bien

las cosas,

voy a checar cómo está

la presión del tanque,

¿está bien?

Miguel: Perfecto.

Susan: Y, entonces,

¿cómo le hiciste

para que Martha aceptara

tu relación con David?

Luciana: Bueno, pues, sí,

fue un poco complicado

porque al principio,

le tuve que explicar

que no es un capricho.

Susan: Ajá.

Luciana: Que en verdad

amo a David,

pero que sin su bendición,

no iba a poder ser feliz.

Susan: Qué bueno

que fuiste sincera con ella

en lugar de seguirte peleando.

Luciana: Sí,

y con lo que le dijo David,

pues, ya se quedó más tranquila.

Susan: Uy.

Luciana: [Ríe]

Susan: Qué emoción.

Me da tanto gusto

que todo se está acomodando

para que los dos

puedan ser felices.

y con que ya lo sepan

mi mamá y León, pues,

yo también me quedo

más tranquila

por no tener que mentirles

aunque a ver cuánto me dura

la felicidad

porque Sonia ayer le dijo a León

que ya regresó Graciela.

Susan: Ay, a ver, a ver,

ni te preocupes.

¿En qué--qué te agobia?

Luciana: Ay, bueno,

es que tú sabes perfectamente

que esa tipa salió igual que--

Susan: Bueno, a ver, a ver,

trata de no amargarte por eso.

No le hagas caso.

Luciana: Es que tú sabes--

Susan: Tú sigue siendo feliz

con él. Tranquila.

A ver, seguramente, pronto

van a poderlo hacer oficial

y esa vieja

ya no va a tener nada

que hacer aquí.

Luciana: Ay, Susan,

muchas gracias por darme ánimos.

¿Y tú? ¿Cómo estás?

Luciana: Ay, bien.

Bien, ayer--

pues, volví a salir con César

en plan de amigos, ¿eh?

Susan: El me está ayudando mucho

a resolver todo este asunto

de Mark.

Luciana: Ay, pues, me da

mucho gusto que ya te sientas

y que estés resolviendo

ese asunto.

Luciana: Oye, me tengo que ir

a ver con David unos terrenos

que él quiere comprar.

Te veo más tarde, ¿sí?

Susan: Adiós.

Ambas: [Ríen]

Luciana: Te quiero.

Susan: Yo también.

[Celular]

¿Perla?

Bueno.

Pe--Perla.

Eh, Perla, es que no--

no--no te escucho.

Mark: Damn it.

Mark, what are you doing?

What are you doing?!

You gotta be smart.

Don't be stupid!

Of course Susan has

to have this number.

Lilian: Ya hacía falta

que estuviéramos así,

disfrutando de nuestra compañía,

¿no creen?

Graciela: Sí, es verdad.

Y no saben lo mucho

que yo los extrañé.

Bobby: Por eso, rentaste

un avión para ti solita.

Graciela: Sí.

Lilian: ¿Ya ves lo que es capaz

de hacer tu tía

con tal de estar con ustedes?

Pasó horas en los aeropuertos,

horas de desvelo

sin comodidades,

pero nada le importó

con tal de llegar a tiempo

a la fiesta.

Graciela: Sí, yo los extrañé

a cada minuto. Y, la verdad,

que esos momentos con ustedes

yo los disfruto mucho.

Y, por cierto,

les traje unos regalos.

[Ríe] Este, Fer, es para ti

porque sé que tú quieres

que tu fiesta de cumpleaños

sea inolvidable.

Fernanda: Gracias, tía.

¿Lo puedo abrir?

David: Sí, claro, hija, ábrelo.

Bobby: Apúrale

para que yo vea el mío.

Fernanda: iNo!

Tía, muchas gracias.

Es perfecto para mi fiesta.

David: Sí, está muy bonito.

Gracias por el detalle.

Graciela: Ay.

Lilian: Mi Grace,

siempre pensando en la familia.

Fernanda: Tía, es increíble.

Es perfecto. Muchas gracias.

Graciela: Es de las mejores

boutiques de Madrid.

Qué bueno que te gustó,

pero ahora el del campeón Bobby.

Dime si te gusta.

Bobby: iNo!

iEs una pelota con las firmas

de todo mi equipo favorito!

Graciela: Sí, mi amor.

Y eso es para que tú nunca dejes

de perseguir tus sueños.

Bobby: Muchas gracias, tía.

Es el mejor regalo del mundo.

Graciela: [Ríe]

David: Pues, a mí me da

mucho gusto que todos estemos

tan emocionados con tu fiesta,

hija.

Fernanda: Hoy tiene que ser

el mejor día de mi vida.

Graciela: Y yo te voy a ayudar

a arreglarte para que te quedes

más guapa de lo que eres.

David: Bueno,

en lo que se arreglan,

yo voy a aprovechar

para ir al lado a ver

los terrenos del señor Kent.

Graciela: ¿Y cómo vas

con la compra?

David: Bien, bien. Estoy en eso.

Graciela: Ah, bueno, si quieres,

te acompaño a la cita.

David: No es necesario,

Me va a acompañar Luciana.

Graciela: Mm.

David: [Carraspea]

Graciela: [Resopla]

Qué bueno que les gustó.

David: The land

is in a great place.

And its potential is amazing

for the wine and all else.

Luciana: Yeah, you've been

taking care of your property

very well, Mr. Kent.

Kent: Thank you.

That property has been

in my family for years.

I wouldn't sell it,

but I wanna retire.

David: And I wish you

all the best of luck, Mr. Kent,

in everything you do.

Kent: I appreciate that, David.

You've been

an excellent neighbor.

David: Thank you, Mr. Kent.

So have you.

We never had a problem

in all these years.

Kent: We managed to build

the infrastructure

to bring water to our land.

David: Well, without your help,

our vineyard

would have no water.

So, I appreciate that very much.

And I hope

we can close this deal.

Kent: Yes, David.

I have another offer,

but nothing

would make me happier

than if you could buy my land.

David: Well,

as soon as I have my offer,

I'll send it to you, Mr. Kent.

Kent: That's perfect.

Shall we order?

David: Yes, let me offer you

a glass of our finest wine.

You'll love it.

Graciela: Ni creas que voy

a dejar de insistir, Juanito,

así tenga que dejarte

20 recados.

Me urge hablar contigo,

así que deja de esconderte.

Fernanda: Tía,

gracias por ayudarme

y por estar aquí conmigo.

Tú sabes que sin tu apoyo,

todo esto

no hubiera sido posible.

Graciela: Ay, mi Fer,

¿cómo crees que te iba a fallar

en algo tan importante para ti?

Mira, tú eres para mí

como una hija.

Graciela: ¿Lista?

Fernanda: Sí.

Graciela: Me encanta

cómo quedó todo.

Fernanda: [Suspira] Ay, sí, ya.

Ya terminaron mi nana y Sonia.

Y quedó todo muy padre.

Graciela: Se ve muy bien.

Ay, Fer, ¿qué tienes?

En serio te ves muy bien.

Tranquila.

Fernanda: Ay, tía,

es que estoy muy nerviosa

porque Tano va a venir

Graciela: Ay, ya,

no te preocupes

que quedaste tan guapa

que de seguro

Tano no te va a poder quitar

los ojos de encima.

Fernanda: Ay, ¿crees, tía?

Bueno, eso espero.

Graciela: Claro que sí.

Todo va a salir perfecto.

Y tranquila, yo no me voy

a separar de tu papá,

bueno, para distraerlo

para que tú puedas estar

un buen rato con el Tano.

Sé que va a ser

la mejor noche de mi vida.

Graciela: Ay, claro que sí.

Luciana: Ay, pero qué guapos

se ven cuando se peinan

y se bañan, ¿eh?

León: No. Tú también te ves

guapísima, hermanita. Ven.

[Silba] Qué guapa.

Tano: Te queda muy bien

ese vestido. Te ves genial.

Luciana: Muchas gracias.

Bueno, yo los alcanzo

en la casa grande

porque me voy a terminar

de arreglar.

León: Sí, sí, sí.

Mejor porque yo voy a estar

haciendo la de bar tender

y, pues, me tengo que ir

de una vez.

Vente, vámonos.

Nos vemos.

Tano: Sí. Bye. Nos vemos.

David: Luciana.

Guau.

Te ves--

Te ves increíblemente hermosa.

¿Y sí te había dicho

que me encantan tus ojos?

Luciana: Sí.

Ambos: [Ríen]

Luciana: Muchas gracias, David.

¿Y tú pudiste localizar a Juan?

David: No. No lo vi

en todo el día en el viñedo

y no me contesta las llamadas.

Mañana temprano

lo intento localizar.

Y le voy a decir

que me acompañaste

a valorar las tierras

y que está equivocado

en lo que él dice.

Luciana: Bueno, tampoco

te arruines la noche con eso.

Ya mañana hablas con él.

David: Es que ya la situación

es insostenible

con él y con Graciela.

Luciana: Bueno, la verdad,

a mí no me sorprendió nada

de lo que te dijo

porque era obvio

que no lo iba a aceptar.

Nada más espero

que eso no te vaya a traer

más problemas con Fernanda.

David: Pues, sí.

Y, Luciana,

lo que pase hoy en la noche,

cualquier cosa,

me lo tienes que decir.

Luciana: Sí, está bien,

pero lo único por lo que tú

te tienes que preocupar hoy

es que Fernanda

se la pase muy bien.

De hecho, yo pensé

que ya estarías con ella.

David: No.

Quise venir por ti

porque es lo correcto.

David: Aunque tengamos

que disimular en la fiesta.

Luciana: Bueno, muchas gracias.

Es un lindo detalle.

David: Bueno, ¿nos vamos?

Miguel: Buenas noches.

Perdón que los interrumpa,

pero sólo vengo a decirte,

Luciana,

que a pesar de que ya no estamos

juntos y que tú me pediste

que cada quien haga su vida,

yo voy a seguir luchando

cada día para ser

un mejor hombre para ti.

Juan: A ver, Perla,

ya es momento

de hablar en serio.

¿Por qué--?

¿Por qué estás tan nerviosa?

Perla: C--Claro que no.

Yo no sé por qué estás

diciendo esas cosas.

Juan: Perla, te he visto

muy tensa. Dame el teléfono.

¿Por qué estás así?

Perla: Por nada. No se te--

Juan: iPerla!

Perla, Perla, Perla.

Si no me dices,

no te puedo ayudar.

Perla: ¿Para qué?

Si tú ni me crees.

Juan: No, no, no, nada de eso.

Dime, por favor,

porque estoy preocupado, Perla.

Perla: Es que--

Estoy harta

de tenerle miedo a Mark.

Luciana: Miguel--

Miguel: Ey, Luciana,

No tienes que decirme nada.

Simplemente tenías que saberlo.

Y no sé cuánto me tarde,

pero yo sé que lo voy a lograr.

Y ese día, señor David,

la competencia

va a dejar de ser por el vino

y va a ser por el amor

de esta bella mujer.

David: Pues, ya veremos, Miguel.

Además, será Luciana

la quien decida eso.

Miguel: Exacto.

Me voy. Discúlpenme de verdad

y--y disfruten su noche.

te ves hermosa.

Luciana: David, eh, perdóname.

Te juro que yo no--no le había

dicho nada de nosotros y--

David: No te preocupes. Lo sé.

Luciana: Además, como quedamos

que todavía no se lo íbamos

a decir a nadie--

David: Mira, tranquila.

Miguel tiene muchos pantalones

en venir a decirte

lo que te dijo

sabiendo que no estás con él.

Y la vida da muchas vueltas.

Vamos a esperar a ver qué pasa.

Lo que sí te aseguro

es que no va a ser

nada fácil para él.

Si tengo la suerte

de contar con tu amor

y tener tu corazón,

no voy a permitir que nada

me aleje de ti.

Perla: Ya. No quiero

hablar de eso.

Juan: No, Perla, por favor,

dime qué te pasa.

no quiero meterme en problemas.

Juan: Mira, mira, mira.

Si no me dices bien qué te hizo,

voy a pensar que son cosas tuyas

para darme celos.

Perla: No, Juan.

Es que esto es en serio.

Primero, me pidió

que espiara a Susan.

Y aunque tú no me creas,

ite juro que estoy segura

de que él me robó mi celular!

Y también--

Juan: ¿También qué?

Perla, dime. ¿También qué?

Perla: Me acosa.

Y me amenaza cada que puede

para que yo no te diga nada.

iYa intentó besarme a la fuerza!

A mí me da mucho miedo Mark.

Juan: Mira, ya le advertí

que no se te acerque.

Perla: ¿En serio?

Juan,

¿me defendiste en serio?

Juan: Claro. Claro, Perla,

pero voy a volver a hablarlo

con él, ¿sí?

Pero, mira,

en lo que arreglo esto,

no--ya no vengas aquí

si no es conmigo.

Perla: Yo lo quiero bien lejos

de mí, Juan.

¿En serio tenemos

que trabajar con él?

[Solloza] ¿No puedes tener

otro socio?

Juan: Mira, Perla,

tipos como Mark no aparecen

en cada esquina.

¿No te acabo de decir

que por eso le dije que le iba

a dar la mitad de las ganancias?

Mira, lo siento,

pero estoy muy cerca

de juntar el dinero,

pero todavía no lo tengo,

así que nos tenemos que aguantar

hasta que tenga el dinero,

pero, entonces, sí,

nos largamos de aquí. ¿Sí?

Perla: Ay, Juan.

Pues, si me aguanto,

es porque te quiero.

Mira cómo estoy.

Juan: Ya, ya, ya. Ya.

Lo siento,

pero no hay mucho más

que podamos hacer ahorita.

Perla: Amenazó con hacerles daño

a Carito y a ti

si yo decía algo.

Y yo no quiero

que les haga nada, Juan.

Juan: No te preocupes.

Yo voy a ver cómo lo manejo.

¿OK?

>> [Resuella]

Guau, Fer.

Está hermoso tu vestido.

Fernanda: ¿Verdad?

Me lo trajo mi tía Graciela

de Madrid.

>> Y te quedó increíble

la decoración.

Me encantaron los globos, ¿eh?

Feliz cumpleaños, amiga.

Fernanda: Muchas gracias.

Gracias.

>> Te ves guapísima, Fer.

Esta va a ser la fiesta del año.

Felicidades.

>> [Ríe]

Oye, ¿y--y dónde está tu galán?

Fernanda: Bueno, ya viene,

pero hay que ser muy discretas

con mi papá porque ya saben

cómo se pone con ese tema.

>> Sí, sí, ya.

Fernanda: Vengan, vamos.

>> Vamos.

>> Fer,

el Tano se ve guapísimo

vestido así.

Ve.

Fernanda: Hola, Tano.

Tano: Fer.

Eh, feliz cumpleaños.

Espero que esta noche sea como--

como siempre la soñaste.

Fernanda: Muchas gracias, Tano.

Ahora que estás aquí,

todo es perfecto.

León: Bueno, yo voy

a ayudar a Sonia.

Muchas felicidades, señorita.

Fernanda: Gracias, León.

Tano: No, no, no.

Tienes que esperar

al momento indicado.

Confía en mí.

Te ves guapísima, Fer.

>> Hola, Tano.

>> Hola, Tano. ¿Nos recuerdas?

Tano: Claro que sí.

Qué bueno que pudieron venir.

Esta noche nos vamos

a divertir un montón, ¿eh?

Fernanda: Bueno, vamos a dejar

los regalos en la mesa.

¿Me ayudas?

Tano: Claro.

Dame estos.

Lilian: God, this party

is a disgraced [...]

the smelly workers. Jesus.

Sonia: Señora Lilian,

por favor, no es así.

Mírelos qué guapos.

Además, le recuerdo que,

como novia del almost sheriff,

usted tendría

que estar de acuerdo

con sus mismas políticas.

Con su permiso.

¿Sí?

Perla: ¿Cómo me dices eso?

Ya no puedo más.

Juan: Mira, no voy a dejar

que nada malo te pase,

pero tienes que confiar en mí,

Perla.

Perla: Es que él es peligroso.

Me dio a entender

que había matado al Coyote.

Juan: Solamente te está

asustando,

pero yo tengo todo

bajo control, ¿sí?

Perla: ¿Y si no?

Juan: Mira, ya te dije

lo que vamos a hacer,

así que ya, tranquila.

Y no le vayas a platicar

a Carito. ¿Entendido?

Perla: Está bien.

Luciana: Guau. Qué--

Qué bonito le adornaron

la casa a Fer.

Seguramente, está bien contenta.

David: Sí. Tu mamá y Sonia

hicieron un gran trabajo.

Graciela: iDavid!

Ay, qué bueno que ya llegaste.

Fer está superemocionada

con la fiesta.

Quiere compartirlo contigo.

David: Sí, sí, claro.

Esta noche

va a ser una noche inolvidable.

Fer quiere aprovechar

cada segundo contigo.

Luciana: Pero mírela.

Está feliz con sus amigas, ¿no?

Graciela: Bueno, pero es que Fer

me dijo que quiere presentarte

a algunos amigos de su escuela.

David: Sí, perfecto.

Ahorita te alcanzo, Graciela.

¿Sí? Gracias.

Graciela: Eh, con permiso.

David: Va a ser

una noche complicada, pero--

aunque no pueda estar contigo

toda la noche,

siempre vas a estar aquí.

Luciana: [Suspira]

Miguel: [Resopla]

Erika: Vaya.

Hasta que te encuentro.

Por un momento, pensé

que ya te habías ido sin mí

a Tijuana.

Miguel: [Chista] ¿Cómo crees?

[Resopla]

Mira, la verdad

es que fui con Luciana

para darle las gracias

de todo este asunto de Juan.

Erika: ¿Y qué pasó?

Miguel: Se veía hermosa.

Erika: ¿Cómo?

Miguel: Pues, que estaba

muy arreglada.

Hoy es la fiesta de cumpleaños

de la hija del señor David.

Erika: ¿Qué te dijo?

Miguel: Ya no hablamos de eso

porque ahí estaba David.

Erika: [Resopla]

Y, entonces, ¿qué?

Miguel: Nada.

Entonces, absolutamente nada.

Me queda claro

que me tengo que concentrar

en el trabajo

y en lo que estoy haciendo

para lograr lo que yo quiero.

Erika: Ay, Miguel.

Miguel: A ver, de--de verdad

no pasa absolutamente nada.

Discúlpame.

Es que con todo esto--

Erika: Es que, eh,

ese tipo de cosas

no te van a llevar a nada bueno.

Creo que estando lejos,

sin la tentación

de ir a buscar a Luciana,

digo, al--al menos

por lo que duremos en Tijuana,

eso te va a caer bien.

Miguel: Ojalá.

Erika: Entonces, ¿qué?

¿Nos vamos?

Miguel: Vamos.

Graciela: Fer, David,

sí, la foto.

Voy. Ay, uh, no.

Ya va.

Ay, sí.

David.

León: ¿Qué le puedo ofrecer,

señorita?

Luciana: Ay. Lo más fuerte

que tengas en la mano, León.

León: Ay, ¿tan mal está la cosa?

Luciana: Mira.

León: Ay, lo siento, hermanita.

Mira, sé que te mueres

por ir con el patrón, pero--

pues, tienes que aguantarte.

Mira, mejor tómate

un refresquito

porque de por sí,

estás a dos de ir a matarla.

No, con unas copas encima--

Es que no solamente es eso,

León. También Miguel

vino hace rato

a la casa de empleados.

León: ¿Para?

Luciana: ¿Sabes qué?

Mejor yo luego te cuento, pero--

la verdad es

que sí me impresionó.

León: ¿De plano?

Luciana: Sí, no sé.

Lo--Lo vi muy seguro,

muy cambiado.

No sé qué le esté pasando

en el otro viñedo,

pero sí lo noté muy diferente,

pero sí, cada quien

tiene que seguir con su vida.

León: Pues, mira, concéntrate

en no matar a la guera

y trata de pasarla bien, ¿OK?

Quédate este.

Luciana: Gracias.

Lilian: Brian.

Hi.

Welcome.

You look so handsome

without your uniform.

Brian: Thank you, Lilian.

You look great too.

Lilian: Oh. Do you think so?

Brian: And that kiss?

Lilian: No. It's just

I'm happy that you're here.

Brian: Oh, thank you.

Lilian: Yeah.

There are all kinds of people

here, as you can notice.

I'll make sure that so--

if many of the pictures

sent up in the social media

and you're in them,

it goes well with your...

Brian: ...campaign.

Lilian: Yeah, that's it.

Brian: Thanks,

but I came over

because you told me

you were gonna speak

to your son-in-law.

Did you?

Lilian: Briefly.

Yeah, he's been really busy

with issues he has

in the vineyard.

Brian: Um,

Lilian, I need this opportunity

to talk to him about this.

It's important.

Lilian: Yeah, I know.

Brian: The elections are close.

Lilian: I know, I know.

Don't worry.

He'll get over it one day.

But right now, let's just enjoy

the party, yeah?

Brian: Okay.

Lilian: We can talk to him

again later.

Brian: Yeah?

Lilian: Yeah, relax.

Just enjoy.

Do you want

something to drink?

Brian: Please.

Lilian: iMartha!

iMarthita!

Bring my guest a glass of wine,

please.

El de reserva,

para que me entiendas.

Mark: We're gonna make

lots of money

with this new business.

And it wasn't that complicated.

Juan: Well, I need the money

right now, Mark.

Mark: What's wrong?

You seem angry.

Juan: I don't want you

near Perla again.

Mark: Careful, Juan.

Are you gonna take her side?

I'm your partner.

Juan: I'm gonna do

whatever the hell I want, Mark.

Mark: I think you need to get

your priorities straight

instead of listening

to your lover.

Juan: Listen, listen!

This is the last time

I'm gonna tell you nicely.

Stay away from her.

Mark: Fine.

Juan: Serious, Mark.

You keep insisting

and I'm gonna forget

about the business.

And I don't care

if I have to start all over

again by myself.

Sua.

Susan: ¿Cómo estás, amiga?

Luciana: Qué bueno que llegaste.

Susan: Ay, gracias.

A ver.

Déjala que disfrute su momento

aunque no le va a durar el gusto

cuando ustedes formalicen

su relación, ¿eh?

Luciana: ¿Crees?

Es que Graciela está

muy enamorada de David.

La verdad, no sé

cómo lo vaya a tomar.

Susan: Ni te preocupes.

¿Por qué no tratamos de--

de disfrutar la fiesta?

David: Y, bueno, quiero

proponer un brindis.

Hija, te quiero decir

que vamos a brindar

con el vino de reserva.

Tú sabes que tu mamá y yo

sembramos esas uvas

cuando eras una bebé.

Ella y yo platicamos

que íbamos a abrir esas botellas

justamente el día de hoy,

cuando cumplieras 18 años.

A esas uvas

les dimos mucho amor

y muchos cuidados,

el mismo amor

y el mismo cuidado

que te dimos a ti.

Es por eso que es

tan significativo

brindar con ese vino

el día de hoy

y brindar

por la mujer tan inteligente,

guapa, cariñosa

en la que te estás convirtiendo.

Graciela: [Susurra] Ay, gracias.

David: Gracias, León.

iSalud!

iSalud a todos!

Invitados: Salud.

David: Hija,

este vino es tuyo

para que tu vida

siempre, siempre

esté llena de amor.

Te amo, hija.

Graciela: iSalud!

Invitados: iSalud!

[Festejan]

[Aplauden]

Graciela: iBueno, creo

que este es el mejor momento

para una foto familiar!

Tú, Lucianita,

nos vas a ayudar

a tomar la foto. Ven.

Gracias,

pero la tomas bien.

Vente, Bobby.

Aquí.

Fernanda: Ay, sonríe.

David: Venga, señora,

Graciela: iVamos!

Lilian: Permiso.

Luciana: Listo.

Bobby: iAhora hay que tomarnos

una con Luciana!

Tú la tomas, tía.

David: Sí, buena--buena idea,

Bobby.

¿Nos tomas una foto?

Fernanda: Nana.

Graciela: Ah, sí.

Fernanda: Tú también.

Martha: Sí, mi amor.

Claro.

Fernanda: Hazte a--

tantito, papi.

Graciela: Rápido.

Uno, dos, tres.

Muy bien.

Bobby: iOtra!

David: Sí, otra.

Graciela: Ay, a ver.

La última.

Listo.

Ay, no, ustedes no pueden tomar

que son muy chiquitos.

Ay, mi Fer.

¿Te gustó?

Muy lindo lo de tu papá.

Brian: Hi, Martha.

Martha: What do you want?

Brian: I was looking

for a glass of water.

Martha: Sure.

The waiter is outside.

Could you please let me work?

Brian: It's a shame

that you won't be by my side

as the sheriff's wife.

Martha: You have to win first,

right?

Brian: I will.

Martha: Uh-huh.

You know what, Brian?

I don't really care anymore.

Brian: Really?

Martha: You chose to be

with Lilian, ¿no?

So, stay with your witch.

Brian: You took the decision

first. Remember?

Martha: Because of you.

Now you're alone and bitter,

just like her.

Excuse me.

Bye.

Fernanda: Tano,

es la mejor noche de mi vida.

Tano: Gracias por invitarme

a tu fiesta.

Me--Me la estoy pasando

increíble y--y tus amigas

son geniales.

Fernanda: Bueno,

no podías faltar.

¿Ya puedo abrir mi regalo?

Tano: Eh, sí.

Fernanda: No tenías

por qué molestarte.

Tano: E--Es algo pequeño.

Digo, va con todo mi cariño,

pero me hubiera gustado

regalarte algo más grande.

Fernanda: No, no, no.

Lo que cuenta es el detalle

y que te hayas acordado de mí.

Tano: Bueno, pues, ábrelo.

Espero que te guste.

Por: Televisa
publicado: Feb 17, 2017 | 02:00 AM EST
David le dice a Graciela que si no trata bien a Luciana será mejor que se vaya. Tano le da su regalo de cumpleaños a Fernanda y la besa por primera vez.
         
publicidad