publicidad

Rubia, rusa y radiante logo-shows.f4db5831d718e60c9bb72e630f8aacfd.svg

Novelas

Rubia, rusa y radiante

Rubia, rusa y radiante

Ana Layevska ha tenido una breve pero fructífera carrera. De heroína huvenil se convirtió en "mujer de dos caras".

Ana nació el 10 de enero de 1982 en Kiev, Ucrania. Es hija única de Sergei Layevski y de Inna Rastsvestaeva. La actriz recuerda que de niña era muy alegre y sociable, pero también muy estudiosa. Tanto que ya a los cinco años comenzó a estudiar violín que ha sido, junto a la actuación, la gran pasión de su vida.

A los nueve años, Ana siguió a su familia a México donde el Ingeniero Layevski había conseguido trabajo. Fueron años difíciles de adaptación y también de soledad, puesto que la abuela de Ana, que los había seguido, regresó a Rusia, causándole a la rubia actriz uno de los momentos más dolorosos de su vida.

publicidad

Ana no es una "rubia tonta" como muchos de sus personajes. Además de ser una violinista consumada, gusta de la música de Tchaikovski, el arte de Monet y Miguel Angel, la poesía de Pushkin y la obra de Erich Maria Remarque, autor de Tres Camaradas, su novela favorita. Por si esto fuera poco, habla tres idiomas, inglés, español y ruso. No es de sorprender que cuando habla del hombre ideal pida que además de guapo sea inteligente.

Y ya que estamos comparando, muchas personas encuentran un parecido físico entre Ana y la actriz norteamericana Jodie Foster. Curiosamente el personaje que la Layevska sueña con interpretar es Clarice, el que Foster interpretó en El Silencio de los Inocentes (The Silence of the Lambs).

Ana se autodefine como voluble, distraída y un poco egoísta como buena capricorniana, pero también es leal, trabajadora y muy perfeccionista. ¡Tanto así que se queja de sus piernas ya que las encuentra feas! Muchos discreparán con esa opinión. Esta belleza eslava tiene una hermosa figura encerrada en 1.68 de estatura y que conserva a pesar de su afición por chocolates con almendra, helados de vainilla y comida italiana, principalmente ravioli.

Ana Layevska estudió en el CEA y comenzó a aparecer en pequeños roles en telenovelas de los 90's, tales como Alguna Vez Tendremos Alas, Preciosa y Amor Gitano. En el 2001, Pedro Damián le dio el co-estelar de Primer Amor...A Mil Por Hora, la nueva versión de la insuperable Quinceañera. En el rol que había hecho famosa a Thalia, Ana demostró que aparte de linda era muy talentosa. Sobre todo en la etapa en que Marina, su personaje, sufre de anorexia.

publicidad

Tras ese prometedor papel, Ana se convirtió en la adorada de una teleaudiencia juvenil que la aplaudía en sus subsecuentes proyectos como la alocada y semi-álcoholica Paulina de El Juego De La Vida y el de la problemática Valentina en Clap. La rubia traslado su radiante belleza y se personaje de pobre niña rica neurasténica a su primera telenovela adulta, La Madrastra. Allí era la malcriada Estrella, la del carácter tan estridente como su colección de sombreros. Estrella se ganó al público con sus berrinches, su muletilla de "Yo no soy mala persona" y su conmovedora necesidad de cariño.

En el 2006, Ana Layevska viajó a Miami para su primer rol estelar, uno que la alejaría de la imagen de niña malcriada que había cultivado en las telenovelas. En Las Dos Caras De Ana, por primera vez interpretaba a una chica pobre, que tiene que trabajar para vivir y que lucha por cumplir su sueño de ser actriz. Como Ana, La Layevska estrenó un look sencillo, casi sin maquillaje con ropa juvenil de jeans y camisetas.

La historia da un vuelco, cuando Ana supuestamente muere debido a las maquinaciones del diabólico Ignacio Bustamante y renace como la fría y resentida Marcia cuyo máximo objetivo es vengar la muerte de su familia y la suya. Marcia era una mujer de gran belleza e inteligencia, quien sabía enamorar a los hombres en este caso a todos los miembros de la familia Bustamante a quienes engatusaba y torturaba de la manera más calculadora y despiadada.

publicidad

En el 2005, Ana nos mostró una nueva faceta, la de la bailarina al ayudar a un "Soñador" en Bailando Por Un Sueño. La rubia ucraniana, también ha trabajado en el cine. Participó "El tiempo de las mariposas" junto a Salma Hayek y en "Cansada de besar sapos" con Itati Cantoral. Este próximo año la veremos en un co-protagónico en "Casi Divas" y quizás en otra telenovela.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad