El gran final de A Que No Me Dejas Capítulo 142 logo-shows.f4db5831d718e...

Novelas

A que no me dejas
Lunes a viernes 2PM/1C

A Que No Me Dejas

El gran final de A Que No Me Dejas Capítulo 142

Transcripción del Video

Locutor: Televisa presenta...

Osvaldo: ¿Están seguros

que ella está bien?

Gracias, gracias.

Muchas gracias.

Era la guardia costera.

Angélica está a salvo.

Fernanda: ¿Sí? Gracias a Dios.

[Solloza] Mi mamá.

Valentina: ¿Y Mau y mi abuelo?

Osvaldo: Todos.

Todos están bien.

Valentina: ¿Sí?

Adriana: Ya puedes

estar tranquila, Vale.

Osvaldo: Los que fallecieron

fueron Maite y Clemente.

Julieta: Mire, estoy buscando

algo elegante

para un evento al aire libre

por la mañana.

>> Mm... Tengo varias cosas

que le pueden quedar muy bien.

Venga por aquí, por favor.

Julieta: Gracias.

Fernanda: iMamá!

Qué bueno que estás bien, ma.

Angélica: No te preocupes,

estoy bien.

Valentina: Qué bueno

que estás bien.

Fernanda: Gracias

por salvar a mi mamá.

Mauricio: Ya todo pasó.

Osvaldo: Siento haber provocado

tanto odio en Maite

y que ella al final

se haya aliado con Clemente.

Angélica: No somos responsables

de las decisiones de los demás,

Osvaldo.

Ellos labraron su destino

y su muerte.

Gonzalo: Así es.

Y por fin se terminó

esta pesadilla

y se terminó para siempre.

Mónica: Angélica,

qué bueno que estás bien.

Angélica: Gracias, Mónica.

Gonzalo: Angélica,

¿vamos a que te revisen

los médicos?

Angélica: Sí.

Mauricio: Te amo.

Fernanda: ¿Qué pasó, mamá?

Angélica: Era del Ministerio

Público para decirme

que en unos días nos entregan

el acta de defunción

de Clemente.

Fernanda: Yo ya había llorado

su muerte.

Angélica: No logró

hacernos daño, hija.

Eso es lo importante.

Y ya lo juzgará Dios

por sus acciones.

No nosotros.

Fernanda: Sí,

ya no habrá más sorpresas.

Hoy sí enterramos a mi papá

para siempre.

Angélica: Sí, mi amor.

Mónica: Supongo

que con la muerte de Maite,

se cerró un capítulo en tu vida.

Como le sucede a Angélica

y a Fer con Clemente.

Osvaldo: Sí.

Se cierra un capítulo.

Y cuando eso sucede,

te permite abrir otros.

Mónica: ¿Estás listo

para abrir uno nuevo en tu vida?

Osvaldo: Pensé que no lo estaba,

pero todo lo que ha pasado

últimamente,

me hace pensar que sí.

¿Y tú?

Mónica: Pronto lo estaré.

Osvaldo: Pues,

vamos a brindar por tu futuro.

Por todos esos capítulos

que tenemos por vivir.

Salud.

Mauricio: Valentina,

¿adónde quieres ir conmigo?

Valentina: Espérate.

Te voy a contar la historia

de Poseidón.

Es la misma que un día mi papá

le contó un día a mi mamá.

Cuenta la leyenda...

Adrián: Que había

un joven pescador

que moría de amor

por una princesa.

Valentina: Para ser

correspondido, le pidió ayuda

a Poseidón, el dios del mar.

Mauricio: ¿Cómo lo ayudó?

Adrián: Sí, porque Poseidón

es el dios del mar.

¿Y sabes qué hizo?

Paulina: ¿Qué?

Valentina: Poseidón apagó

todas las estrellas del cielo.

Adrián: Para que el pescador

se las diera a la princesa.

Valentina: Y las hizo caer

al mar para que el enamorado

se las entregara

como prueba de su amor.

Y ella le correspondiera

de la misma manera.

Mauricio: Yo no necesito

una estrella de mar para saber

que quiero estar junto a ti.

Valentina: Yo sé.

Pero, según la leyenda...

Adrián: Desde entonces,

se volvieron las protectoras

del amor verdadero

para hacerlo eterno.

Paulina: Como el nuestro.

Mauricio: Igual

que nuestro amor.

Valentina: Como nuestro amor.

Mauricio: Guau.

Esto está padrísimo.

Valentina: [Ríe]

Julieta: A nadie--

A nadie he odiado más en mi vida

que a Paulina y a Valentina

Murat.

Pero pronto, a tu hija,

le va a pasar lo mismo que a ti.

Muy pronto.

[Aplausos]

Gonzalo: Gracias,

gracias por sus aplausos

y gracias por también

su presencia.

Hoy es un día muy especial.

Por fin podremos presentarles

todas las actividades

que forman parte

de "Por un mundo más azul".

La vez anterior,

pudimos presentarles la labor

que se está haciendo

con las tortugas marinas.

El siguiente paso será cuidar

a uno de nuestros gigantes.

Los príncipes del mar.

Los tiburones.

Gonzalo: De las 375 especies

existentes,

la mayoría se encuentra

en peligro de extinción

ya que cada año

se pescan más de 100 millones

de ellos alrededor del mundo.

Las especies que encontramos más

en nuestro hermoso Caribe,

son el tiburón toro,

el tiburón ballena,

este es el más grande

que hay en la especie

y el que con frecuencia se ve

cerca de la superficie del mar.

Les pido por favor

que pongan atención

a las pantallas

que están frente a ustedes,

en donde veremos a mis nietos

Valentina, Mauricio,

buceando cerca

de estos príncipes del mar.

¿Me acompañan?

Un fuerte aplauso.

Valentina: México

es un santuario

elegido por muchas especies

para reproducirse.

Y encuentra en nuestras aguas

el lugar perfecto para vivir.

Simplemente, albergamos a más

de 100 especies de tiburones.

El príncipe del mar.

Esto,

además de ser un gran orgullo,

es una responsabilidad

de la que todos

debemos cobrar conciencia

para salvaguardar

el paraíso de los tiburones

que en los últimos años

ha sido víctima

de la pesca ilegal.

De ahí la importancia

de esta campaña

para crear conciencia

y proteger al príncipe del mar.

>> ¿Puedo ayudarla en algo?

Julieta: Sí, estoy buscando

a Pau--a Valentina.

¿Dónde está?

>> ¿Se refiere a la señorita

Valentina Fonseca?

Julieta: Sí, sí, sí.

>> Está dentro del evento

y solo se puede entrar

con invitación.

Julieta: Ya lo sé,

pero no la encontré

por ningún lado.

>> Disculpe, ¿cuál es su nombre

o el de la persona

que viene a cuidar?

Julieta: Mire,

no me haga perder el tiempo.

Conozco muy bien

a la familia Murat

y a Jaime Córdova,

el que realizó

toda esta campaña.

Mírelo, allá está

con su esposa Gisela. ¿Mm?

>> Muy bien.

>> Permítame.

>> Señora, señora,

por favor no puede pasar.

Julieta: iVoy a entrar!

>> Cuidado, ¿qué te pasa?

>> Discúlpeme.

Gonzalo: Gracias, de verdad

que nos sentimos muy orgullos

que se encuentren con nosotros.

Julieta: [Piensa] Ahí está

mi corazón.

Ella va a darse cuenta

de todo lo que soy capaz

con tal de estar a su lado.

Porque sin Valentina,

yo seré tu único refugio,

corazón.

Valentina: Como todos ustedes

saben, este hotel

es un legado familiar.

Mi papá Camilo

y mi abuelo Alfonso fueron

los fundadores y visionarios

de este desarrollo.

A la muerte de mi papá Camilo,

mi mamá siguió sus pasos

para lograr consolidar

al hotel Mauva

como el mejor hotel de la zona.

iY lo consiguió!

Valentina: Gracias.

Ahora nos toca a nosotros.

A Mauricio, a mí, a Alan,

a las nuevas generaciones

que trabajamos en este hotel

seguir con ese legado.

Un legado de amor, de pasión,

de esfuerzo

por tener un mundo mejor.

iUn mundo más azul!

Mauricio: iValentina!

Julieta: [Dispara]

[Disparos]

Valentina: iMauricio! iNo!

>> iMi niño!

iMi niño, no!

Valentina: [Llora] Mauricio.

Osvaldo: ¿De dónde vino

ese disparo?

Gastón: El reloj, el reloj.

Karen: [Llora] No, Gastón.

Gastón: Tu reloj,

necesito verlo.

Valentina: Esa bala iba para mí.

Esa bala iba para mí.

Karen: ¿Quién querría

matarte a ti, hija, por Dios?

Valentina: Debe haber sido

Julieta.

Karen: ¿Cómo Julieta?

Gonzalo: iUna ambulancia!

Pidan una ambulancia, por favor.

Jaime: Estoy llamando.

Gastón: Le dieron

en un costado.

Mau, Mau, Mau, resiste.

Mau, Mau.

Quítelo--el estómago.

[Sollozos]

Valentina: Mi amor,

por favor no te mueras, mi amor.

Ambas: [Sollozan]

Gonzalo: [Piensa] No, no, no.

No, Dios mío, otra vez no. No.

Almudena: Alan, ven.

Vamos a ver a quién más

podemos ayudar. Ven.

Julieta: Vámonos.

Nos tenemos que ir.

Vámonos ahorita

que nadie nos está viendo.

Adriana: ¿Qué haces aquí?

Julieta: Vine por ti.

No pierdas tiempo, vámonos.

No podía dejar

que nadie nos separara.

Adriana: ¿Tú fuiste

la que le disparaste a Valentina

y diste a Mau?

Valentina: Cállate.

Ahorita no hay tiempo de nada.

iVámonos!

Adriana: No,

no voy a ir contigo.

Tú le disparaste a mi hermana.

Tú le disparaste.

Julieta: [Chista] iCállate!

Te vas a ir conmigo

lo quieras o no,

porque no me voy a volver

a quedar sola, ¿mm?

Adriana: No voy a ir contigo.

Julieta: Mira.

[Dispara]

Todos: [Gritan]

Julieta: iVámonos!

Adriana: iAyúdenme!

iAquí está la asesina!

iEs Julieta!

Fabrizio: Adriana, ¿estás bien?

Mi amor--mi amor, siéntate.

Gonzalo: Alan, Alexis,

que no se escape.

Síganla. Ahí se va.

Tobías, ayúdalos.

Valentina: [Llora] Mi amor.

Te amo.

Por favor no te rindas,

no te rindas.

Valentina: ¿Por qué, abuelo,

por qué?

¿Por qué, abuelo?

Gonzalo: No puede ser

que esta maldita

se vuelva a salir con la suya.

Gastón: Ha perdido

mucha sangre.

La bala entró por las costillas.

Osvaldo: Yo no me voy

a mover de aquí

hasta que detengan a esa mujer.

Jaime: No, no, no.

Yo me quedo contigo,

por supuesto.

Paramédico: ¿Listos?

Contamos: Una, dos, tres.

Arriba. Una, dos, tres.

Valentina: Aquí estoy.

Aquí estoy

y no te voy a dejar solo.

Aquí estoy.

Alexis: Ey, ey.

Alan: Vamos,

tenemos que alcanzarla.

Alexis: Alan, no.

Esa parte del mar

es muy peligrosa.

Hay mucha corriente.

Julieta: Ah, mi corazón,

llegó el momento

de estar juntos.

Paramédico: Recibió un disparo

en el costado.

No sabemos si haya tocado

órganos vitales.

>> Aquí, vámonos, de inmediato.

Valentina: Mi amor, ino!

iTe amo! iNo!

[Solloza] Gastón,

por favor que no se muera.

Por favor, no.

[Llora]

Dios.

Ay, Dios, no te lo lleves,

por favor.

No te lo lleves.

El se interpuso para que la bala

no me diera a mí.

[Música]

[Tema musical]

Angélica: Gonzalo, no, no.

Ya verás que Dios

escuchará nuestras súplicas.

Gonzalo: Es como si--es como si

todo volviese a estar pasando

otra vez.

No, no quiero.

Es la tragedia de mi vida.

No, no quiero que pase otra vez.

Karen: Gonzalo,

a mí me pasa lo mismo.

Pero esta vez, no.

Esta vez, no.

Mau no puede correr

con la misma suerte

de Pau, de Adrián y de Inés.

No puede.

Debemos tener fe.

Mónica: Gonzalo.

Gonzalo, por favor, ten fe.

Gonzalo: Sí, sí, sí, sí.

Sí, sí, voy a tener fe.

[Celular]

¿Bueno?

Gracias, Osvaldo.

Gracias.

Julieta está muerta.

Se acabó la pesadilla

de mi familia.

[Pitido]

Doctor: La bala

penetró el abdomen.

Tenemos que sacarla,

pero no la encuentro.

Gastón: Resiste, Mau.

Tienes que ser fuerte.

Valentina: [Solloza]

Jaime: ¿Qué tal? ¿Cómo está Mau?

Gonzalo: No lo sabemos.

Sigue en el quirófano.

Angélica: En honor

a todos los que murieron

en manos de Julieta,

Dios nos va a recompensar

con la vida de Mau.

Mónica: Angélica, vamos a rezar.

Tú sabes cómo hacerlo,

cómo pedirle a Dios

que nos haga el milagro.

Julieta: [Solloza]

Angélica: En el nombre

del Padre, del Hijo

y del Espíritu Santo. Amén.

Todos: Padre nuestro,

que estás en el cielo...

Valentina: Ay, Dios mío.

Gastón: iMau se salvó!

iMau se salvó!

Valentina: Hola.

No hagas esfuerzos.

No necesitas decirme nada.

Yo soy la que te tiene

que dar las gracias

porque me salvaste la vida,

mi amor.

Te amo, te amo.

Te amo con todo mi ser,

con toda mi alma.

Siempre vamos a estar juntos

porque la amenaza de Julieta

ya no existe.

Julieta se murió.

Pero ¿sabes qué?

Lo único hermoso de todo esto

fue que hablaste, ¿te acuerdas?

Volviste a hablar.

Dijiste mi nombre.

Me salvaste la vida.

Yo quiero

volver a escuchar tu voz.

Por favor.

Mauricio: Te... Amo.

Julieta: [Ríe]

Gonzalo: Quiero que me acompañen

al que será su nuevo hogar.

Acompáñenme a conocerlo.

Ya se los había comentado

a Beto y a Chelo

y por fin llegó el día.

Micaela: Ay, don Gonzalo,

pero no sabe

lo agradecidos que estamos

por su generosidad.

Gonzalo: Mica, ya te dije

que solamente

les estoy devolviendo

un poco de lo mucho

que ustedes me han dado, ¿eh?

Chelo: Es que con eso

y la gratificación que nos dio,

vamos a poder abrir

la cocina económica

que traíamos en mente.

Micaela: Sí.

Beto: Don Gonzalo, de verdad,

¿me--me deja darle un abrazo?

Gonzalo: Ay, Beto, Beto.

Por supuesto, hombre.

Chelo y Micaela: [Ríen]

Chelo: Ay, yo también

le voy a dar un abrazo.

¿Cómo de que no?

Micaela: [Ríe]

Tobías: ¿Y ahora

por qué tanto abrazo?

Chelo: Ay, muñeco,

vamos a ir a ver la casa

que don Gonzalo nos regaló

y donde vas a vivir con

nosotros.

Gonzalo: ¿No quieres venir

a conocerla tú también?

Tobías: Claro que sí,

Y más porque, pues,

porque ahí van a estar ustedes.

Los papás y la familia

que de verdad me cogió

como si fuera su hijo.

Micaela: Así fue.

Así fue, hijo.

Gonzalo: Así fue.

Tobías: Al volver a ver

las fotos que--que me dio

mi papá,

me di cuenta de una cosa.

Que ustedes--ustedes son

la única familia

que yo he tenido.

Los papás que--

Que nada más tengo.

Chelo: [Ríe] Mi muñeco.

Tobías: Quiero--

Quiero hacer algo

que debí haberlo hecho antes.

Quiero--

Quiero pe--quiero pedirles

perdón.

Perdón por todas esas--todas

esas groserías,

todos esos malos tratos

que tuve con ustedes.

Beto: No, no.

No te preocupes, hijo,

eso--eso ya quedó en el pasado.

Está perdonado.

No te preocupes.

Tobías: Papá...

¿Me dejas--me dejas

darte un abrazo?

Chelo: [Solloza]

Mónica: [Ríe]

Osvaldo: Tú conoces

perfectamente mi historia.

Y--y sabes--sabes

que todo quedó atrás.

[Suspira]

Mónica: Eso me da mucho gusto,

Osvaldo: A mí también.

Y eso te lo debo a ti, Mónica.

Mónica: ¿A mí?

Durante todo este tiempo

que hemos compartido--

Ambos: [Ríen]

Osvaldo: Me he dado cuenta

que--que quiero intentarlo

contigo.

Siento que eres la mujer

con la quien quiero

compartir mi vida.

¿No me dices nada?

Gonzalo: ¿Qué ves

así entre todo? ¿Algo?

Angélica: No, pues, nada.

Todo igual.

Ay.

Gonzalo: ¿Aceptarías

ser mi esposa?

Ya no estamos en edades

de perder el tiempo

ni de tener un noviazgo largo.

Angélica: Sí, sí,

estoy de acuerdo contigo.

Sí. Sí, claro.

Claro que quiero ser tu esposa.

Acepto.

Gonzalo: Bien, bien.

Ahí está.

Mónica: No sabes lo feliz

que me hacen tus palabras.

Desde hace meses me di cuenta

que me había enamorado de ti.

Osvaldo: ¿En verdad?

Mónica: Sí.

Osvaldo: Mónica,

me haces el hombre más feliz.

Yo también

estoy enamorado de ti.

gracias por haberme dado

este gran regalo.

Me queda demasiado claro

que para el amor no hay edad.

No hay edad.

Doctora: Les tengo

muy buenas noticias.

Al extraer el tumor,

no hubo ramificaciones.

Y el resultado del PET

fue excelente.

Así que no hay rastros

de células cancerosas.

Gisela: ¿Eso quiere decir

que ya la libró por completo?

Doctora: Eso quiere decir

que entra en período de remisión

y que vamos a estar pendientes

con estudios cada año,

pero que efectivamente

Jaime venció al cáncer.

Eres un gran sobreviviente,

Jaime.

Fabrizio: Felicidades, pa.

Jaime: Muchísimas gracias, doc.

Doctora: No, no, ya les dije

que yo pongo mi parte,

pero ustedes ponen la suya

que es tan o más importante

que los medicamentos.

Jaime: No, me queda clarísimo

que sin el amor de la familia,

jamás hubiera podido librar

esta batalla y esta lucha.

Los amo, ¿eh?

Gisela: Y nosotros a ti.

Almudena: Jaime, ¿qué pasó?

¿Qué te dijo el doctor?

[Resuella]

Guau, qué alegría.

Eso lo tenemos que festejar.

Así que pon el día y fecha

porque Alan y yo

te vamos a preparar de cenar

para celebrar

que eres un sobreviviente

y el amigo más querido

que tengo.

Yo también te mando besos.

Ay, qué alegría.

Todo salió muy bien con Jaime.

Alexis: Qué buena onda, ¿eh?

Jaime, la verdad, es un tipazo.

Alan: Sí, y el día

que festejemos por su salud,

les voy a preparar

una pasta deliciosa como esta.

Bueno, la mía va a quedar

un poco más deliciosa--

Almudena: [Gruñe]

Fernanda: Déjame a poco

la receta, ¿eh?

Para luego yo prepararla

en alguna otra celebración.

Alexis: Ah.

Alan: Sí, mira,

es muy importante

que el agua ya esté hirviendo

cuando metas la pasta

y que solo la deje unos minutos

para que quede al dente.

Almudena: [Ríe]

Fernanda: ¿Qué?

Ambos: Al dente.

Almudena: ¿Suena difícil?

Bueno,

yo quiero brindar por nosotros.

Por esta amistad

que se ha formado

entre los cuatro.

Todos: Salud.

Alan: A los ojos.

Jaime: Fabrizio nos ayuda

en las tardes

además de seguir estudiando,

así es que ya está ganando

su dinero.

Fabrizio: Sí. Y ese dinero

lo voy a utilizar

para mantener a nuestro hijo.

Gisela: Ay, y nosotros

siempre los vamos a apoyar.

Valentina: Nosotros también.

Ven acá, voy a ser tía.

Tobías: Fabrizio.

Oye, felicidades.

Adri, oye.

Felicidades, de verdad.

Adriana: Gracias.

Fabrizio: Adri,

gracias por este bebé.

Valentina: Me encanta

venir al mar contigo.

Es lo que más me gusta

en la vida.

Mauricio: El mar

es nuestro lugar.

Valentina: No sé qué haces,

Mau, que...

creo que ya te amo al máximo.

Te amo más y más

y cada vez más.

[Ríe]

Mauricio: Estoy loco de amor

por ti.

Ahora vamos a ir

a un lugar especial.

Valentina: ¿Adónde?

¿Sorpresa?

Mauricio: Valentina, mi amor,

¿te gustaría casarte conmigo?

Alejandro Sanz: ♪ Espérate

Que a lo mejor

Se acaba la fiesta

Y quedamos dos

Espérate

Recuérdame

que te abra las puertas

De mi querer

Yo no seré quien sople al sol

Quien pierda el paso

Y pise la flor

Acuérdate

Ya lo verás

En ti encuentro las llaves

De la felicidad

Recuérdame que diga no

Al frío, a la pena

Diga no al dolor

Empújame y oblígame

A dar otro paso para caminar

Y permíteme

Darte la razón

Tu verdad lo arrolla todo

Es un tren

Ven, acércate, dame calor

Y un beso que me despeine

iQue me despeine!

Pero tú, pero tú, pero tú

Pero tú, pero tú,

Dime de dónde sales

Estás loca, lo sé

Pero tu luz es lo más grande

Pero tú, pero tú

Pero no importa, amor

Que a mí ya ni me vale

Mira, desnúdate, ponte el rubor

Te como la tristeza

Y te bebo el dolor

Entérate, mi curiosidad

Conserva las mejores vistas

De tu libertad

Regálame, tu convicción

Entregas tesoros que no sé ni yo

Qué suerte que nos va a quemar

La vida soñada es mejor sin más

Reclámame, nuestra ilusión

Exígeme el valor

Que tiene la intención

Solo mírame, no digas más

Que todo es tan normal

Que me aburre

Reconocer que tienes valor

Salpicándome de risas y fe

Mira no seré

Quien corte la flor

La verdad me sorprendes

Cada día más

Vuelvo a vivir

Desnúdate

Ponte el rubor

Y te bebo el dolor ♪

Gonzalo: [Ríe]

Angélica: Ah.

Gonzalo: Qué increíble, ¿no?

Ya tengo tres bisnietos.

Jamás pensé que la vida

me fuera a dar la oportunidad

de poder llegar a verlos.

Angélica: La vida ha sido

bastante generosa con nosotros.

Gonzalo: Sí.

Ay, ay, ay, mis rodillas.

Pero ha sido más generosa

todavía conmigo

porque te tengo a ti también.

Angélica: [Ríe] Ay, te amo.

Gonzalo: Te tengo a ti.

Valentina: Camilo,

tú ya estás grande

y te sabes poner el visor

y las aletas.

Ande con su papá.

Ande, ande.

Inés, tráeme el visor azul.

Yo te ayudo a ponerlo.

Poncho, ya sabes.

Mauricio: En la leyenda

de Poseidón,

el rey de todos los mares,

la estrella de mar es el símbolo

del amor eterno.

Para encontrarla,

tuvimos que pasar

por grandes tormentas,

por enormes obstáculos.

Valentina: Como les pasó

a mis papás.

Al príncipe Adrián

y a la sirena Paulina.

Pero, a diferencia de ellos

y en su honor, nuestro amor

vivirá en este mundo.

Mauricio: Y cuando

hayamos cumplido nuestra misión,

nos uniremos a ustedes.

Y ahí juntos

celebraremos que el amor

es la estrella más brillante

que tiene

este maravilloso universo.

Valentina: Te amo, Mau.

Mauricio: Te amo, Vali.

Por: Televisa
publicado: Apr 01, 2017 | 02:00 AM EDT
Julieta le dispara a Mau durante la presentación en el hotel. Tobías le pide perdón a Chelo, Beto y Mica por todo lo que hizo.
         
publicidad